Menu
Radio en vivo

| Eduardo Castex, La Pampa.

Condenaron a una mujer a trabajos comunitarios por insultar en Twitter

Una mujer fue condenada a realizar 150 horas de trabajos comunitarios por haber insultado a un empresario a través de la red social Twitter, en un fallo inédito emitido por la Justicia Federal porteña. 

El fallo es novedoso en cuanto a castigar publicaciones calumniosas en redes sociales, aunque también podría ser utilizado para lo que se dice en medios masivos.
La causa se había iniciado el 3 de mayo último con una querella presentada por el empresario Marcelo Frydlewsky, esposo de la abogada Ana Rosenfeld, contra Mónica Lang. 
Frydlewsky se sintió agraviado por una serie de tuits publicados por la mujer. Es así que se inició una demanda por "calumnias e injurias", un delito que consta en los artículos 109 y 110 del Código Penal. 
La presentación señalaba que la mujer, desde una cuenta falsa, había acusado al empresario de distintos delitos, que nunca fueron probados por la Justicia. 
El proceso continuó hasta que en noviembre pasado durante una audiencia de reconciliación, el demandante pidió a Lang que se retracte de sus dichos en tres periódicos de circulación nacional. Además, solicitó una indemnización que iba a ser destinada a entidades de bien público. 
Como la mujer dijo que no estaba en condiciones de acceder a la demanda, la querella pidió que cumpla con 150 horas de tarea en entidades de bien público. 
La Justicia Nacional de la Ciudad de Buenos Aires obligó, en un fallo sin precedentes, a una mujer a realizar 150 horas de tareas comunitarias por "Calumniar e injuriar" a un hombre a través de las redes sociales y la decisión judicial se convirtió en un caso testigo para resolver los agravios entre particulares cuando son difundidos en medios masivos.
La mujer, entonces, deberá cumplir 150 horas de trabajo en las instalaciones de Cáritas, la institución de la Iglesia Católica dedicada a la acción social, más cercana a su domicilio.

Leer más ...

Snapchat cambió y explotaron los usuarios

La actualización de la red social no pasó desapercibida, pero las críticas fueron lapidarias: más de medio millón de personas solicitó desechar las modificaciones ¿La probaste?

La actualización de la red social Snapchat, muy popular entre los adolescentes, enfureció a muchos usuarios este lunes que criticaron lo engorroso de las nuevas herramientas, y pidieron a la firma regresar al diseño anterior. Más de 578.000 usuarios firmaron una petición en línea para pedir a la firma Snap Inc que anule la actualización de la red social, realizada la semana pasada.

“Muchos usuarios han encontrado que no es más fácil de usar y que, de hecho, muchas herramientas son más difíciles”, dice la petición publicada en change.org states.

“Muchas ’nuevas herramientas’ son inútiles o frustran los objetivos originales de Snapchat en estos últimos años”, agregan los usuarios.

La actualización de la aplicación separa los “contenidos multimedia” de los amigos con los más institucionales, un cambio que buscó no caer en la proliferación de información que enfrentan sus rivales Twitter y Facebook.

“No quiero usar Snapachat mientras mantengan esta actualización, me enfurezco apenas abro la aplicación”, escribió un usuario en Twitter.

Snap, que apareció en 2011 bajo el nombre de Picaboo, se hizo popular por sus mensajes efímeros y sus filtros fotográficos.

“¿Cuántas personas tienen que odiar una actualización para que sea reconsiderada?", cuestionó por su parte la modelo estadounidense Chrissy Teigen.

Otros usuarios se quejaron de que la aplicación se actualizó automáticamente, por lo que puede haber causado la pérdida de algunos archivos almacenados en la característica Memories.

Algunos usuarios hicieron recomendaciones sobre cómo desinstalar la actualización, pero el equipo de soporte de Snapchat respondió “las soluciones no oficiales para cambiar la apariencia de Snapchat son temporales y pueden terminar bloqueando permanentemente su cuenta o provocar la pérdida de Memories”.

Según las nuevas previsiones publicadas este lunes por el gabinete eMarketer, Facebook sigue siendo la red social más popular en Estados Unidos pero los menores de 25 años se interesan cada vez más por Snapchat.

Leer más ...

Redes sociales y nuevas tecnologías en la política actual (*)

Damián Coll y Ariel Carrel en su último libro, mencionan una película antigua de Jhon Ford, The las hurrah, donde muestra a Spencer Tracy interpretando a un viejo político en los años 50, quien advierte a su joven discípulo que "lo que yo te he enseñado es lo que aprendí, pero no es lo que te será útil en tu carrera".

La escena se refiere a momentos en que la televisión se transformaba en protagonista y revolucionó la forma en que se comunicaban los candidatos. El 26 de septiembre de 1960 se realizó el famoso debate presidencial Nixon vs. Kennedy, que cambió para siempre la historia de la comunicación política. El primero de ellos no quiso maquillarse, vistió de gris y se mostró visiblemente cansado. El segundo tomó sol y se preparó para un nuevo escenario, con el lenguaje y los códigos que este moderno sistema representaba. El resultado fue el que todos conocemos, John F. Kennedy se impuso el 8 de noviembre convirtiéndose en el presidente número 35 de los Estados Unidos.

Aseguran que Nixon, después de aquel debate en el que fue consciente de que había perdido las elecciones, dijo: "Confíen plenamente en su productor televisivo, dejen que les ponga maquillaje incluso si lo odias, que les diga como sentarse, cuáles son nuestros mejores ángulos o qué hacer con nuestro cabello. A mí me desanima, detesto hacerlo, pero habiendo sido derrotado una vez por no hacerlo, nunca volví a cometer el mismo error".

Fue así como pasamos de la época de los grandes oradores que transmitían ideas a través de estruendosos discursos que se seguían con atención por la radio, a la era de la imagen, donde como mencionamos anteriormente la TV fue (y sigue siendo) la estrella, con sus propias formas y códigos.

Hubo quienes se adaptaron rápidamente y quienes quedaron en el camino por querer deslumbrar con discursos a una teleaudiencia que tenía y tiene el poder en su control remoto. Por otra parte, los formatos televisivos fueron mutando hasta transformarse en plataformas donde expresar una idea concreta se hace difícil.

En medio de panelistas que gritan, invitados que tratan de imponerse (y defenderse), queda poco espacio para trasladar una idea al televidente. Lejos quedaron las épocas donde Juan Domingo Perón, José María Velazco Ibarra, Fidel Castro y tantos otros, que conmovían a las masas con sus palabras precisas y su oratoria única.

Traigo estos ejemplos porque luego de la imprenta y la radio, la tele fue la gran trasformación comunicacional de su momento, asimilable a lo que vivimos desde hace un tiempo con las redes.

Los cambios son difíciles de comprender, pero como decía el citado Kennedy: "El cambio es ley de vida. Cualquiera que sólo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro".

LA ERA 2.0

La web 2.0, a diferencia de la web 1.0, es un medio de comunicación cuya principal función es la interacción entre el que emite y el que recibe, en este sentido el receptor se transforma en protagonista, generando opinión, contenido, ideas, etc.

La mayoría de nosotros recordamos la Campaña de Obama en el año 2008, la que sin dudas fue un punto de inflexión en la comunicación mundial. Un antes y un después que desató la Revolución Digital no solo para la política sino para las empresas de todos los continentes que copiaron su modelo de gestión de la comunicación.

Cabe aclarar que Obama no ganó porque abrió redes sociales con su nombre y publicaba sus actos de campaña o sus actividades como Senador de Illiniois, sino porque hizo un uso efectivo y muy innovador en el uso de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación).

Cuenta Obama en su libro - La audacia de la esperanza: "Dos semanas después de anunciar mi candidatura, con unos pocos miles de dólares recaudados, encargué mi primera encuesta y descubrí que el señor Rush (competidor de Obama por un puesto al Senado) tenía un reconocimiento de nombre de aproximadamente el 90%. El mío era 8%". Contra todos los pronósticos Barack Obama fue el primer Presidente Afroamericano de los EE. UU.

¿Cómo lo hizo? Lo primero que hizo fue entender que para cambiar la forma de hacer política primero tenía que cambiar él. Otros lo habían intentado antes sin éxito, pero Obama fue producto de la innovación permanente rompiendo las reglas tradicionales de la comunicación utilizando las redes sociales para algo más que lo que venían haciendo sus competidores, las utilizó para interactuar, para generar diálogo, consenso, participación y movilización.  

¿QUE CAMBIÓ CON CAMBIEMOS?

Sin dudas fue Cambiemos en el año 2015 quien mejor supo interpretar el momento histórico de la Argentina, y el ejemplo más cercano de una buena utilización de las nuevas tecnologías.

Realizó una campaña basada en la interacción, con cercanía, aprovechando absolutamente todas las redes sociales para trasladar sus mensajes, con segmentación de públicos e intereses, etc.

A mi entender, el equipo de Macri no cambió en el fondo la manera de hacer política, sino que cambió en las formas y ahí estuvo la clave de su éxito electoral.

Si hay algo que hay que destacar de aquella campaña, fue la capacidad del equipo para interpretar la realidad que se vivía y de adaptarse al siglo XXI.

Entendieron rápidamente que la mayoría de los ciudadanos ya no querían cadenas nacionales, agravios, ni distancias físicas e intelectuales con la clase dirigente, y fundamentalmente que se debía trabajar de manera estratégica y con planificación profesional.

¿CÓMO SE UTILIZAN HOY ESTAS HERRAMIENTAS?

El principal problema en la mayoría de los casos es que la comunicación política 2.0 no logra romper el paradigma de la comunicación de una sola vía, en la que el gobierno habla y la ciudadanía se supone que escucha, es decir, se utilizan nuevas herramientas al modo antiguo de comunicación. Es común, por ejemplo, ver en los muros de Facebook e Instagram la misma gacetilla de Prensa que se le envió a un diario, este es un error de concepto y de canal, porque cada una de las redes tienen su particularidad.

Este tipo de situaciones se comprende porque la mayoría de los políticos que hoy nos gobiernan, nacieron en tiempos de la radio, la tv y el diario papel, es por ello que siguen comunicando desde esa lógica, les cuesta mucho incorporar a su actividad diaria los nuevos formatos digitales y ajustarse a una sociedad dinámica y fanática de lo inmediato. Lo que no se comprende es que no se dejen asesorar por especialistas para evitar inconvenientes y poder lograr una real interacción con la ciudadanía.    

Hoy la población se encuentra mucho más informada, quiere participar, quiere ver, pero fundamentalmente quiere ser parte. Demanda diálogo e intercambio mientras el sistema político sigue ofreciendo monólogo y discurso.

La lógica de las redes sociales es vincularse con los otros - la gran mayoría de la ciudadanía utiliza estas herramientas no sólo para investigar y consumir información, sino para vincularse con los demás, con lo cual, en nuestras vidas cotidianas, el feedback -idea y vuelta-  es sumamente importante. Esto tan valioso es lo que desaprovechan muchos políticos, funcionarios y gobiernos.

 Hay que comprender que la comunicación no solo es un derecho de los ciudadanos y un deber de los funcionarios públicos, es una enorme posibilidad que permite aprovechar la tecnología para mejorar la calidad de vida de la gente.

 Particularmente tengo la sensación de que el futuro está siempre entre nosotros, casi no hay tiempo presente, la realidad es tan dinámica que no deja tiempo para dudas. Las tecnologías de la información y la comunicación revolucionaron en tiempo récord, todo lo conocido y lo seguirán haciendo.

El gran desafío sigue siendo comprenderlas y utilizarlas correctamente.

(*) Alexis González - Consultor en Estrategia y Comunicación Política e Institucional.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
asdasdasdasdasd