Menu
Radio en vivo

| Eduardo Castex, La Pampa.

No otorgarán bono de fin de año a empleados estatales, ni jubilados, ni beneficiarios de AUH: “No es necesario”, dijo Triaca

El Gobierno anticipó que no otorgará un bono de fin de año para los empleados públicos de la administración nacional, tal como lo hizo en diciembre de 2016, medida que en esa oportunidad alcanzó también a jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH). Éstos tampoco lo cobrarían este año.

"El tema del bono no está planteado. La cláusula gatillo que se pactó en las paritarias de acuerdo a la inflación no lo hace necesaria", aclaró el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, al término de una reunión de gabinete consultado sobre la posibilidad de un bono para los trabajadores estatales.
El ministro no dejó claro si tampoco lo cobrarán jubilados y los beneficiarios de la AUH. La pregunta de los acreditados en Casa Rosada surgió a raíz de versiones periodísticas sobre esa decisión, que a su vez afirman que sí habrá un plus para las organizaciones sociales: sería un pago por única vez por unos $ 2.200, que beneficiará a cerca de 400 mil trabajadores de la denominada "economía popular", que forman parte de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC).
Ese bono representaría para el Estado una erogación de $ 900 millones, que ya están contemplados en el Presupuesto del Ministerio de Desarrollo Social.
El año pasado, para descomprimir la presión social, el Poder Ejecutivo había accedido a otorgar un bono a jubilados y beneficiarios de la AUH -alrededor de 7 millones de personas- cuyo desembolso representó más de $ 5 mil millones. 
También, los empleados estatales percibieron un plus de entre 2 mil y 3.500 pesos, que benefició a unos 130 mil agentes de la administración central.
Pero ahora, la Casa Rosada argumenta que esos bonos de fin de a año no son necesarios a raíz de las "cláusulas gatillo" que se firmaron en paritarias. 

Leer más ...

La CGT se reunió con Triaca: Rechazó la Reforma Laboral y exigió cambios

La reunión duró poco. Durante el encuentro desarrollado ayer en el Ministerio de Trabajo, la CGT le advirtió al Gobierno que rechaza el proyecto de ley de reforma laboral tal como está redactado porque "se pierden derechos", aunque aceptó conformar mesas técnicas para continuar negociando la iniciativa. Adelantaron que la negociación sería larga. 

"No aceptamos la ley tal cual está, tenemos que seguir debatiendo porque así como se redactó se pierden derechos", sostuvo Héctor Daer, uno de los integrantes del triunvirato, al retirarse de la reunión. Mientras que el lunes se llevará a cabo el primer encuentro de las mesas técnicas conformadas por funcionarios y sindicalistas y sus equipos para seguir revisando el borrador de la reforma laboral.
Del encuentro, que duró menos de lo que se estimaba ya que finalizó luego de haber transcurrido poco más de una hora, participaron por la CGT los miembros del triunvirato Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, además de Andrés Rodríguez, Armando Cavalieri, Omar Maturano, Rodolfo Daer y Francisco Guitérrez. Por su parte, Triaca estuvo acompañado por el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, y los referentes del PRO en el Senado, Federico Pinedo, y en Diputados, Nicolás Massot.
Daer dijo que la central obrera planteó "quejas porque veníamos conversando algunas cuestiones (blanqueo laboral y capacitación) y en la reforma apareció el tema de la Ley de Contrato de Trabajo".
"Algunas cosas son inclaudicables, cambiar la filosofía tutorial de la ley laboral es impensable, lo que está en juego son los derechos de los trabajadores", sostuvo sobre el proyecto que en uno de sus puntos busca igualar el estatus del trabajador y quien lo contrata. Sobre el mismo punto, Schmid agregó: "La relación capital-trabajo entendemos que es una relación asimétrica y eso lo queremos mantener".
A su vez, Daer evitó adelantar si considera que se va a llegar a un acuerdo si finalmente el oficialismo acepta los cambios que propondrá la CGT a la reforma laboral: "No tenemos apuro de llegar mañana a un consenso o no, esto cambia mucho la vida de la gente así que hay ser cautos con los acuerdos a los que se lleguen o no", respondió.
"El blanqueo y la capacitación permanente son cuestiones que ya están acordadas, pero los cambios de la Ley de Contrato de Trabajo encendieron las luces rojas, por lo que vamos a empezar a discutir la semana que viene", sostuvo Schmid, que entre los puntos del proyecto que la CGT resiste mencionó "las indemnizaciones, el banco de horas extras y las tercerizaciones".
En tanto, Daer no coincidió con la postura de las dos CTA acerca de que el proyecto del gobierno de Mauricio Macri es similar a las reformas laborales de Brasil y Francia: "Esta no es la reforma brasileña, acá queda en pie la negociación colectiva, es muy diferente", advirtió.
Además de la primera reunión técnica con el Gobierno del próximo lunes, el jueves la CGT tendrá una reunión de Consejo Directivo en la que repasará puertas adentro todo lo relacionado con la reforma laboral.
Este proyecto volvió a agitar las tensiones internas de la central, entre aquellos dirigentes dialoguistas que quieren negociar (Gordos e independientes) y otros más opositores al Gobierno (moyanismo) que la rechazan de plano e incluso propondrían convocar a movilizaciones o medidas de fuerza contra la iniciativa, como ya lo hicieron las dos CTA.
Esto quedó de manifiesto este mismo viernes, cuando poco antes de la reunión con Triaca, un grupo de dirigentes del moyanismo (prácticamente no está participando de las reuniones sobre la reforma laboral y solo envía como representante a Schmid, su dirigente más "conciliador") encabezó un acto en la sede de Azopardo con intendentes del peronismo.
En la previa del encuentro Pablo Moyano aseguró que la propuesta del Gobierno nacional para reformar las leyes laborales es "peor que la de los años noventa y la de Brasil". "Con la excusa de encarcelar dirigentes gremiales, o todos los días atacarnos desde los medios de comunicación, quieren allanar el camino de la reforma laboral, y debilitan a los gremios para atacar a los trabajadores con el verso del costo laboral".
El dirigente gremial participó de un acto de homenaje al dirigente José Ignacio Rucci, asesinado en 1973, en el salón Felipe Vallese de la central obrera, junto a intendentes peronistas de la provincia de Buenos Aires.
Pablo Moyano, quien siempre mantuvo un duro perfil crítico frente a las políticas del gobierno de Mauricio Macri, dijo en el acto: "Por parte de esta conducción gremial, de esta Confederación, los compañeros trabajadores quédense tranquilos que nos van a tener que cortar la mano para firmar esta ley de reforma para cagar a los trabajadores".

Leer más ...

Triaca estudia dar de baja un 10 por ciento de los sindicatos

"No puede ser que haya más de 3.000 sindicatos en la Argentina y sólo 600 firmen paritarias anualmente". La frase de Mauricio Macri generó revuelo en el mundo sindical y alerta por la posibilidad de que el Gobierno inicie una avanzada contra las organizaciones, sobre todo para aquellas que no tienen personería gremial. Hay más de 3.200 sindicatos, la mitad con personería gremial. En la CGT no ven mal el avance contra gremios chicos.

En el Ministerio de Trabajo tienen la estimación de que alrededor del 10 por ciento de los sindicatos estarían en condiciones de ser dados de baja por distintas irregularidades, aunque se trata de un proceso que no es sencillo ni depende exclusivamente de una decisión del gobierno, publicó el sitio LPO.

Si la cartera laboral pretendiera avanzar en ese sentido primero tiene que determinar que un sindicato en cuestión cumplió o no con todos los requisitos legales. De encontrar irregularidades, el paso siguiente sería una resolución administrativa pidiendo que se dé baja a la organización. La pelea luego se traslada a la Justicia que tiene la decisión final sobre la baja o no del gremio.

Una pelea de esa naturaleza se está dando actualmente en la Justicia por la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (Agtsyp), los Metrodelegados, que lograron llegar hasta la Corte Suprema. La Cámara Nacional le había revocado la personería gremial por presuntas irregularidades formales en el trámite, un fallo que en su momento fue festejado por el macrismo que pretende que la negociación colectiva quede en manos de pocos gremios.

Esa es la naturaleza de la queja de Macri. Actualmente, (según los últimos datos disponibles) existen algo más de 3.200 sindicatos reconocidos oficialmente, de los cuales la mitad tiene personería gremial (con capacidad de intervenir en las negociaciones colectivas) y la otra mitad simple inscripción.

En la CGT están bastante de acuerdo con el avance sobre los gremios más chicos, ya que pretenden mantener el monopolio de la negociación y también de la recepción de los aportes, además de que por naturaleza la central avala la sindicalización por actividad. "Puede haber tantos gremios como crean los trabajadores; a partir de ahí, que puedan tener personería gremial, es otra cosa", aclaró el triunviro Héctor Daer.

En el Gobierno ven como un problema la notable expansión de entidades que hubo durante el kirchnerismo, donde según los cálculos que hacen en la cartera laboral en 2003 había alrededor de la mitad de los sindicatos que existen actualmente. Esto se dio en parte por el surgimiento de nuevas actividades, pero también por la diversificación dentro de cada rama y las internas dentro de los sindicatos.

Para el notorio crecimiento de los gremios en la década kirchnerista fue clave el papel del fuero laboral donde se dio el visto bueno al surgimiento masivo de las nuevas actividades. En el macrismo dicen que detrás de esas autorizaciones estuvo la mano de Héctor Recalde, que tiene una amplia influencia sobre ese fuero.

La evolución histórica muestra que la curva de crecimiento es imparable. En 1945, en el apogeo del sindicalismo peronista, había unos 40 gremios. A mediados de los 70, eran alrededor de 100. En el Gobierno ponen como contraejemplo a Alemania, donde la principal central de trabajadores está conformada por apenas 8 gremios. Otras dos centrales tienen mayor cantidad de gremios (alrededor de 60 entre las dos), pero representan a muchísimos menos afiliados.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
asdasdasdasdasd