Menu
Radio en vivo

| Eduardo Castex, La Pampa.

Pericia de UTN: les pincharon celulares a familiares de los tripulantes del ARA San Juan

Un informe del Laboratorio de Seguridad en las Comunicaciones de la Universidad Tecnólogica Nacional (UTN) confirmó que al menos el teléfono celular de la mujer de un tripulante del submarino ARA San Juan se encuentra "intervenido" por una computadora especializada en inteceptación. Así lo reveló la doctora Valeria Carreras, abogada de un grupo de familiares de los marinos desaparecidos, quien adelantó que en las próximas horas "se aguardan pericias en una docena de aparatos y líneas que han venido sufriendo sospechosas alteraciones en sus configuraciones".

Además, durante las jornadas del juicio que se lleva a cabo en los tribunales federales de Caleta Olivia para determinar qué ocurrió con la nave de cuyo paradero nada se sabe desde el 15 de noviembre de 2017, se conocieron sugestivos relevos de cargos de submarinistas ligados a la investigación y surgieron elementos que contradicen los dichos del ministro de Defensa, Oscar Aguad, ante la Comisión Bicameral del Congreso. "Sería muy peligroso admitir que las víctimas de esta historia dramática estén siendo investigadas -además de intimidadas- como si fueran las responsables de la tragedia", sostuvo Carreras.
Aprietes y traslados
Cuando la semana pasada Aguad concurrió al Parlamento para dar explicaciones del caso, hubo una situación que despertó suspicacias entre varios de los asistentes. Al momento de tomar la palabra el capitán de navío Héctor Aníbal Alonso (ex jefe de Estado Mayor del Comando de Submarinos), el ministro se le acercó y en una clara actitud intimidatoria le sugirió que no diera "detalles" porque sería citado por la Justicia. "Le rogaría que no seamos muy detallistas, porque no me olvido de la investigación judicial, y usted va a ser citado como testigo", fueron las palabras que quedaron en la transcripción de la sesión especial. "Sugestivamente Alonso fue transferido de la base naval de Mar del Plata a la sede de la Armada, en el Edificio Libertad, lo cual en el marco de esta investigación no puede ser leído como un traslado más", completó la abogada.
Sin embargo, no es el único caso de personal transferido hacia áreas que poco o nada tienen que ver con sus funciones específicas, tras la tragedia. O directamente retirados de la fuerza. Por ejemplo, Daniel Ernesto Iribarren, quien fue jefe del Centro Integración de Inteligencia Táctica Atlántico (superior directo del suboficial Enrique Castillo, hombre la inteligencia naval que se encontraba en el ARA San Juan al momento de su desaparición), a fines del año pasado se retiró y hoy dirige una escuela de suboficiales. Javier Alberto Giungi, que fue también como agente de Inteligencia embarcado en ARA San Juan en el viaje de julio de 2017, hoy reporta tareas en Chipre. Al igual que otro suboficial de apellido Boggia (también de Inteligencia de Mar del Plata), que hoy reviste funciones en el país europeo. Otro de los casos es el del teniente de fragata Carlos Cristian Schultz, maquinista, que también estuvo en la misión del San Juan en julio de 2017 y que, a su regreso, pidió ser separado de la escuela de submarinos. "La hipótesis que manejamos es que están alejando a los que podrían aportar datos sobre aquellos viajes y el estado de la nave desaparecida para dilatar la conclusión inexorable de que no estaba en condiciones de sumergirse", concluyó la letrada.
Pinchaduras
Durante la interpelación a Aguad, la esposa del Oficial Diego Wagner -otro de los 44 desaparecidos- relató circunstancias extrañas ocurridas en los archivos compartidos en grupos de WatsApp con el celular de su marido, lo que generó la sospecha de que alguien pudiera estar intrusando la línea del marino. Tras el relato, otros familiares coincidieron en situaciones similares. Por esta razón, con la expresa autorización de las esposas de los tripulantes- el Laboratorio de Seguridad en las Comunicaciones de la UTN, a cargo del ingeniero Ariel Garbaz, realizó una pericia en la que verificó que una de las líneas había sido "interferida". Según el informe, "la línea se encontraba interceptada por una computadora que reaccionó atacando a nuestros equipos con contramedidas típicas de los Interceptios Management Systems". Carreras denunciará hoy ante la Justicia el grave episodio y pedirá que disponga la revisión de todas las líneas de los familiares de los tripulantes del ARA San Juan.

Leer más ...

Documentos confirman que el submarino ARA San Juan habría pasado cerca de las Islas Malvinas

Marcos Peña presentó en Diputados un informe confidencial de la Armada Argentina con coordenadas que indicarían que el submarino pudo pasar cerca del archipiélago, donde tenía como tarea secundaria la de monitorear a buques y aeronaves.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, respondió a la pregunta 456 del informe 108, que envió a la Cámara de Diputados esta semana, que el objetivo primario del submarino ARA San Juan "era la localización, identificación, registro fotográfico/fílmico de buques frigoríficos, logísticos, petroleros, buques de investigación de otras banderas, etc., que se encontraran realizando alijo con un buque pesquero".
El funcionario agregó: "Como objetivos materiales secundarios de esta actividad se establecieron buques y aeronaves que operan desde las Islas Malvinas. Ello con el propósito de verificar el cumplimento de los convenios suscriptos por ambos países, en cuanto a la obligación de informar los movimientos de unidades en zonas particulares".
La Armada y el ministro de Defensa, Oscar Aguad, habían negado que el submarino estuviera monitoreando las embarcaciones y aeronaves de Malvinas.
En su respuesta, Peña adjuntó la Orden de Operaciones (OP) COFS N 04/17 "C" que detalla la misión completa del ARA San Juan. Según publicó el diario La Nación, en ese informe de 8 páginas fechado octubre de 2017, al final de la última foja aparece una enmienda manuscrita que lleva la firma del Capitán de Fragata, Hugo Miguel Correa, Jefe de Operaciones y Guerra Acústica del Comando de la Fuerza de Submarinos de la Armada.
Allí modificaba una de las cinco Áreas de Operaciones del ARA San Juan y que bautizaron como Alejandra, las otras cuatro zonas se llamaban: Alessia, Esperanza, Milagros y Juliana.
Si se busca en un mapa una de las dos coordenadas manuscritas, 52 00 S 57 57 W, el lugar indicado para que opere el submarino es la costa de la isla Soledad, en Malvinas, cerca de Puerto Argentino.
Cuando se ingresa la otra: 52 20 S 57 57 W, la ubicación del ARA San Juan es a unos 30 kilómetros, siempre en las cercanías de las Islas Malvinas.

Leer más ...

El ARA San Juan realizaba tareas de espionaje: La armada inglesa también detectó una explosión

El gobierno nacional había reconocido ante los diputados que el submarino realizaba tareas de espionaje.

A cuatro meses de la desaparición del submarino ARA San Juan, Marcos Peña admitió en su presentación ante Diputados que la nave tenía como objetivo táctico secundario identificar buques y aeronaves que operan desde Islas Malvinas.
El ARA San Juan debía a partir del 15 de noviembre realizar un despliegue al área "Milagros" para proceder a un ejercicio de "Ataque submarino". Ese mismo día se registró la última comunicación con el submarino.Por otro lado, según publicó el diario La Nación,una tercera fuente la Royal Navy -la armada de Gran Bretaña-, también habría detectado una explosión, en forma coincidente con los otros dos registros.
Aunque tanto la Armada argentina como el gobierno de Mauricio Macri sostuvieron que, al momento de su desaparición, el submarino ARA San Juan sólo se hallaba realizando maniobras de entrenamiento, el jefe de Gabinete Marcos Peña echó por tierra esa versión.este último miércoles.
Peña admitió en el informe que entregó en Diputados que "el objetivo táctico prioritario de esta patrulla era la localización, identificación, registro fotográfico/fílmico de buques frigoríficos logísticos, petroleros, buques de investigación de otras banderas, que se encontraran realizando alijo con un buque pesquero".
Y abundó: "Como objetivos materiales secundarios de esta actividad se establecieron buques y aeronaves que operan desde las Islas Malvinas".
Peña admitió así que la misión del submarino no era meramente realizar maniobras de entrenamiento sino que, al responder a la pregunta 456 que le hicieron llegar los diputados, admitió que realizaba tareas de espionaje.
Entregó además un documento calificado de "confidencial" en el que se indica que "es de interés de este comando obtener la identificación mediante imágenes fotográficas o video de los buques de interés en dicha área (denominada "Juliana") y registrar su actividad". En el listado de los objetivos se enumeran barcos frigoríficos, petroleros, pesqueros, pero también "Aeronaves RAF130 (de la Real Fuerza Aérea británica" y "aeronaves de gobernación Malvinas".

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
asdasdasdasdasd