Menu
Radio en vivo

| Eduardo Castex, La Pampa.

Charla sobre el uso de tobilleras electrónicas y pulseras duales en el Centro Judicial de Santa Rosa

En el Centro Judicial de Santa Rosa se brindó una charla explicativa sobre el funcionamiento de los dispositivos de tobilleras electrónicas y pulseras duales, en el marco del convenio para la implementación del Programa de Asistencia a Personas Bajo Vigilancia Electrónica que, el año pasado, firmaran el Superior Tribunal de Justicia y el Ministerio de Gobierno y Justicia con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

La convocatoria reunió a medio centenar de fiscales, defensores, jueces de control y ejecución, responsables de Oficinas Judiciales y operadores del fuero penal y policías. Por el Poder Ejecutivo Provincial asistió el subsecretario de Justicia y Registros Públicos, Diego Álvarez.

Las disertaciones estuvieron a cargo de Mariel Viladrich, directora a cargo de la Dirección de Asistencia a Personas Bajo Vigilancia Electrónica –organismo dependiente de la Subsecretaría de Asuntos Penitenciarios– y Horacio Amden, gerente técnico de la empresa privada que brinda el servicio.

Las tobillleras electrónicas se utilizan en personas detenidas bajo arresto domiciliario o condiciones similares, y las pulseras duales para casos de violencia de género, ya que las portan las víctimas y los victimarios y se activan cuando el agresor viola las restricciones de acercamiento. A esos dos dispositivos se le suma una tercera alternativa de control como es el botón antipánico, un mecanismo que ya se viene utilizando en la provincia.

Viladrich señaló que la experiencia lleva algo más de dos años de puesta en práctica, que se desarrollara en Nación y en algunas provincias y que los índices de reincidencia son muy bajos. “El monitoreo electrónico permite un control más seguro, disminuye el uso del recurso humano de las fuerzas de seguridad y permite que la persona controlada se comunique con el centro de monitoreo, en forma inmediata, ante cualquier inconveniente imprevisto”. Detalló que en el país hay disponibles 3.127 dispositivos

Amden explicó que las tobilleras electrónicas y las pulseras dulares utilizan tecnologías diferentes y que el convenio con La Pampa previó la entrega de cincuenta y cinco aparatos, respectivamente. Después respondió preguntas específicas formuladas por los concurrentes.

A su vez, Álvarez informó que aún restan aprobarse los protocolos de ambas alternativas, que habrá una prueba piloto en la Primera Circunscripción Judicial –con asiento en Santa Rosa– y que, por tratarse de un recurso escaso y costoso, habrá un exhaustivo análisis de cada caso para fijar el listado de prioridades.​

Leer más ...

Mecánico amenazó con un arma de fuego a tres compañeros de trabajo en Santa Rosa

La jueza de control de Santa Rosa, María Florencia Maza, condenó hoy Jorge Daniel Abbona a un año de prisión en suspenso, por ser autor del delito de amenazas calificadas por el uso de armas, en perjuicio de tres compañeros de trabajo. El hecho ocurrió a principios de mes y la causa se resolvió en 24 días.

El primer episodio ocurrió el domingo 4 de febrero a la tarde, en el sector de oficinas donde trabaja Abbona, de 38 años, dueño de un taller mecánico y apodado “Gringo”. El imputado “sacó desde su cintura un arma de fuego plateada y brillosa, apuntando hacia tres compañeros de trabajo  que se encontraban almorzando”, según puede leerse en el fallo. En esas circunstancias, mientras los apuntaba con el revólver y les decía que tenía el tambor “lleno de balas”, manifestó: “más vale que aparezca el pantalón porque si no van a ver”, en alusión a una ropa que le faltaba desde hacía dos meses. Y culpó a ellos de esa pérdida.

La magistrada tuvo en cuenta, entre las pruebas incriminatorias, que al allanarle su domicilio se encontraron municiones de distintos calibres y un informe de un gerente de la empresa donde trabajaba en esa época.

Maza dictó la sentencia a partir de haber admitido un pedido de juicio abreviado presentado por el fiscal Walter Martos, el defensor oficial Pablo De Biasi y el propio acusado, quien admitió su autoría. Ese acuerdo incluía las condenas por otras dos amenazas con armas, en perjuicio de su esposa y dos policías, en los días siguientes a aquél episodio.

Con respecto a esas dos acusaciones, y “sin perjuicio del acuerdo suscripto por las partes, y del reconocimiento efectuado por el imputado en la audiencia de visu, entiendo que corresponde analizar si los elementos de prueba colectados alcanzan para atribuirle a Abbona los hechos que se le achacan o, si por el contrario, corresponde decretar su absolución”, indicó la jueza.

Así, la magistrada concluyó –con relación a las amenazas contra su mujer– que debía absolverlo por entender que “las evidencias colectadas” no alcanzaron para probar su conducta delictiva; y sobre las amenazas a los policías, dijo que “no se acreditó que la conducta de Abbona, al tomar el cuchillo, haya estado dirigida a amedrentar al policía que se encontraba en su vivienda, ya que dejó pacíficamente el arma y se sentó en la mesa durante la primera oportunidad en que ello le fue requerido”.

El abreviado incluyó, además, la imposición de las siguientes pautas de conducta durante dos años: fijar domicilio, someterse al contralor de la Unidad de Abordaje, Supervisión y Orientación de personas en conflicto con la ley penal, abstenerse de entrar en contacto con los ahora ex compañeros de trabajo, no acercarse a menos de 200 metros de dónde se encuentren ni de sus domicilios, no consumir estupefacientes ni abusar de las bebidas alcohólicas, y realizar un tratamiento psicoterapéutico, con seguimiento psiquiátrico en forma ambulatoria.

Leer más ...

Juicio por sedición a policías pampeanos: Imputado amplió la indagatoria y exhibieron videos y fotos de la protesta

Finalmente, el juicio por el delito de sedición contra 14 policías y expolicías tuvo 71 testigos, luego que hoy declararan los cuatro últimos. Además, el imputado Luis Horacio Bruno amplió su declaración indagatoria a través de la muestra de cinco fotografías y varios videos.

Así, el proceso se extendió durante diez audiencias. El próximo martes, las partes ofrecerán sus alegatos ante el Tribunal de Audiencia compuesto por los jueces Carlos Besi, Gastón Boulenaz y Gabriel Tedín, y una semana más tarde se conocerá la sentencia.

El Ministerio Público, por intermedio del fiscal general de la Primera Circunscripción, Guillermo Sancho, ha sostenido que el delito se cometió porque los acusados tomaron "en forma violenta y hostil" –la noche del 11 de diciembre de 2013–, la Jefatura de Policía, el Centro de Control, Operación y Monitoreo Policial y la Dirección de Comunicaciones. Afirmó que lo hicieron para "arrancarle al Poder Ejecutivo Provincial" una serie de reclamos que habían solicitado por escrito en un petitorio entregado en Casa de Gobierno. El conflicto concluyó en los primeros minutos del día 13 al aceptarse la oferta salarial del PEP.

Los 14 imputados de sedición –una conducta sancionada con entre uno y seis años de prisión–son Fernando Alberto Bruno, Diego Hernán Rolhaiser, Guillermo Julián López, Daniel Narciso Giménez, Carlos Daniel Gatica; Carlos Aníbal Mendibe; José Luis Furriol, Marcelo Ormaldo Cisneros, Jeremías Martín Salvatierra, Luis Rodrigo Wiggenhauser, Roberto Germán Mora Bartolomé, Pablo Orlando Montes y Silvio Norberto Rojas. Estos dos últimos también están imputados, por la carga de combustible en Vialidad Provincial, de daño y coacción por un incidente ocurrió en Vialidad Provincial.

Montes permanece prófugo, no asistió al juicio y tiene un pedido de captura. Lo mismo había ocurrido con Salvatierra en el comienzo del juicio, pero éste fue aprehendido hace dos días en San Luis. Todos ellos, a excepción de Rojas, son asistidos por los defensores oficiales Martín García Ongaro y Paula Arrigone; en tanto que aquél es defendido por el abogado particular Boris Vlasich.

TRES POLICÍAS  

Germán Schamber era subjefe de la Sección Segunda. Dijo que el día 12 intervino en distintas presencias callejeras y que los llamados informativos los recibió en su celular particular, a través de una línea de emergencia alternativa, porque "el servicio habitual (del 101) estaba interrumpido". Una de esas presencias fue a raíz de que había un herido de arma blanca. El testigo afirmó que "al momento de arribar al lugar, en las inmediaciones estaba Daniel López (uno de los imputados), quien se acercó y preguntó si necesitábamos colaboración".

Schamber indicó que "la gran mayoría" del personal subalterno de la Segunda se plegó a la protesta y, ante una pregunta de la fiscalía, respondió que no estaban dadas las condiciones para brindarle seguridad a la población porque la dotación del personal había "quedado reducida al mínimo".

Cristian Acosta se desempeñó ese jueves 12 como oficial servicio en la Seccional Primera. "Cumplí mi trabajo en forma normal, junto a otros empleados. Fue todo pacífico", manifestó. Ante consultas de Vlasich, expresó que ese día "Rojas era el encargado de turno y chofer mío. Me trasladó en un móvil a uno o dos robos. También trasladamos detenidos... Recuerdo que durante la cobertura de una presencia, él se bajó conmigo. Mientas yo estuve, él trabajó normalmente".

– ¿Sabe qué pasó en Vialidad?

– No.

– ¿Lo vio a Montes?

– No recuerdo haberlo visto.

– ¿Fue un día normal?

– Normal, no. Porque hubo personal de franco que se presentó espontáneamente en la comisaría y los oficiales salieron a patrullar.

Mariano Víctor Moyano también cumplía funciones en la Primera como subalterno. Ratificó que el 12 Rojas se desempeñó como encargado de turno. "No fue un día normal porque habitualmente llegábamos, tomábamos el turno y salíamos a recorrer. Esa vez no pudimos recorrer porque los jefes habían salido a patrullar. ¿Los llamados? Se atendieron normalmente". Y recordó, específicamente, una presencia que hizo con Acosta y Rojas, en la calle Rivadavia, en una obra social. 

AMPLIACIÓN DE INDAGATORIA

 Bruno requirió ampliar su indagatoria a través de la exhibición de ocho videos breves con imágenes de la protesta en la plaza San Martín y la marcha a Casa de Gobierno, cinco fotografías mostrando la llegada del ministro de Gobierno, Justicia y Seguridad, Leonardo Villalva a la Jefatura –en la madrugada del 12– y otro video de ocho minutos donde también se aprecia el arribo a ese lugar de Villalva, el subsecretario Ricardo Torres, otros funcionarios y la custodia. Además se observó cómo ellos subieron por una escalera y caminaron por un pasillo del edificio para entrevistarse con un grupo de manifestantes.

Bruno no habló, ni recibió preguntas. Efectuó descripciones simples de las imágenes. "Me llamó la atención que, durante la marcha, hubo vehículos que pararon en la avenida San Martín y sus ocupantes se sumaron a la manifestación. Lo mismo ocurrió con comerciantes. Éramos 500 o 600 personas, con familias y chicos, y se incorporaron muchas más", señaló.

En las fotos y los videos no se vio a ninguno de los imputados dialogar con Villalva y su comitiva antes de que entraran a la Jefatura. Sí a algunos de los testigos del juicio.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
asdasdasdasdasd