Menu
Radio en vivo

| Eduardo Castex, La Pampa.

Condenas por agresiones a mujeres en la Colonia Menonita y en 25 de Mayo

El juez de control de General Acha, Héctor Alberto Freigedo, condenó a Cornelio Banman a seis meses de prisión de ejecución condicional por ser autor del delito de lesiones leves agravadas por el vínculo, y le impuso el cumplimiento de reglas de conducta por dos años (fijar residencia, someterse al control del Ente de Políticas Socializadoras, abstenerse de usar estupefacientes y abusar de bebidas alcohólicas y realizar un tratamiento médico o psicológico). La víctima fue su concubina, con quien tiene hijos en común.

El fallo de Freigedo fue dictado a consecuencia de un acuerdo de juicio abreviado alcanzado entre el fiscal achense Juan Bautista Méndez, el defensor particular Gabriel Esteban Pérez y el propio imputado, un metalúrgico de 28 años que se domicilia en la Colonia Menonita, que reconoció la autoría del hecho. La damnificada también dio su conformidad al acuerdo, al ser informada por el Ministerio Público Fiscal.

En el legajo quedó probado que el 16 de junio pasado, en un campo de la Colonia Menonita, ubicada en Guatraché, Banman agredió físicamente a su concubina, “dándole patas por todo el cuerpo y la cabeza, por lo que fue trasladada al hospital de Darragueira, donde le constataron hematomas en ambos lados del cuello y raquialgia, lesiones de características leves”.

Entre las pruebas tenidas en cuenta figuran, entre otras, copia de la denuncia de la víctima, certificados médicos y un informe de la Oficina de Atención a la Víctima y a los Testigos.

Méndez, al referirse al caso, dijo que es la primera que se obtiene una condena de estas características contra un integrante de la Colonia ya, en general, ellos se han resuelto internamente y sin acudir a la justicia ordinaria.

CASO II

A su vez, el propio Freigedo, en otro abreviado, condenó a Jorge Luis Regueira a seis meses en suspenso por ser autor de los delitos de amenazas simples y lesiones leves agravadas por el vínculo, en concurso real entre sí, y le fijó las mismas pautas de conducta. La víctima fue su pareja, con quien tiene hijos en común.

Aquí se probó que el 30 de marzo de este año, el imputado le manifestó a su concubina que iba a matarla y, además, la agredió físicamente provocándole lesiones. Ello ocurrió en la vivienda familiar que compartían en 25 de Mayo.

De acuerdo a la denuncia de la mujer, ella le pidió en buenos términos que se retirara de la casa y, ante la negativa del agresor, le dijo que llamaría a la policía; a lo que éste le respondió “si vos llamas a la policía yo no voy a estar preso toda la vida, cuando salga te voy a matar…”

Luego le arrojó “un fierro o elemento de metal” que debió esquivar para que no la lesionara, y después se abalanzó sobre ella “con otro fierro o caño de metal, que me apoyó por sobre el cuello, llegando al límite de dejarme casi sin aire”. A posterior, siempre de acuerdo a esa versión, Regueira intentó asfixiarla nuevamente tomándola con sus manos del cuello.

El abreviado fue convenido entre Méndez, el defensor oficial Marco Mezzasalma y el acusado, un imputado de 30 años. La damnificada, al conocer esta solución alternativa del conflicto, prestó su conformidad y pidió que no se le aplique una prohibición de acercamiento porque actualmente mantienen una buena relación.

Leer más ...

Tres condenas "en suspenso" por agresiones a mujeres pampeanas

El juez de audiencia Daniel Sáez Zamora, por intermedio de un procedimiento de juicio abreviado, condenó a Damián José Luis Schmidt a seis meses en suspenso por ser autor material y penalmente responsable de los delitos de daño simple y amenazas simples, en concurso real, en un contexto de violencia de género de acuerdo a la ley 26.485 de Protección Integral a las Mujeres. El expediente se resolvió en un mes.

El acuerdo fue rubricado por el fiscal Torino, el defensor oficial Juan José Hermúa y el acusado, un policía de 33 años. Las partes también convinieron que Schmidt deberá cumplir las siguientes reglas de conducta por un plazo de dos años: fijar residencia, de la que no podrá ausentarse sin previo aviso a la autoridad de control; someterse a "un tratamiento psicológico relacionado con la problemática de la violencia y la visibilización de esas situaciones"; y abstenerse de tener contacto con la víctima (una ex pareja).

¿Cuál fue el hecho? El fin de semana del 19 al 21 de agosto pasado, el policía se hizo presente en el domicilio de su ex pareja, en Santa Rosa, y "efectuó un disparo con una rifle de aire comprimido contra uno de los vidrios de las aberturas del departamento, provocando un daño en ella".

"Esa conducta fue perpetrada luego de un sinnúmero de hostigamientos efectuados por el imputado hacia la víctima en forma personal –con presencias y pasadas en su vehículo por la casa de la damnificada y en forma telefónica con llamados y mensajes intimidatorios", dijo el juez en la sentencia.

Asimismo se le imputó a Schmidt que el día 24 de agosto, a las 0.23, le envió un mensaje de texto a su ex pareja diciéndole "hola, pasé para agradecerte lo de la denuncia y no estabas... otra vez qué casualidad che... y agradecerte en nombre de Roma. Gracias, un besote", y otro –un minuto más tarde– expresándole "Q.e.p.d.". A su vez a las siete de la mañana la mujer recibió otro mensaje advirtiéndosele que el acusado estaba afuera de la vivienda en su Fiat Palio.

Sáez Zamora acumuló como evidencias capturas de pantallas de los mensajes, un informe de Criminalista sobre el daño efectuado en la abertura y el secuestro de un proyectil de plomo perteneciente al rifle, un informe de Servicios Sociales de la Jefatura de Policía y el acta de secuestro de un celular, entre otras.

"Las acciones desplegadas por el acusado, además de modificar el estado físico de las cosas correspondiente a la vivienda de la víctima, provocaron una acción intimidante que afectó claramente la libertad física y psíquica de la víctima; al extremo que debió modificar sus hábitos y solicitar ayuda a terceras personas (...) El accionar de Schmidt fue claramente deliberado, dado que existió voluntad de querer y saber configurar los tipos objetivos de los delitos por el que se acordó el juicio abreviado", concluyó el magistrado.

"Te voy a cagar matando..."

Por su parte, el juez de control, Nicolás Casagrande Lorences, condenó a José María Rojas a seis meses de prisión en suspenso, como autor de los delitos de violación de domicilio y amenazas simples, dos hechos, en concurso real, y le fijó el cumplimiento de reglas de conducta por dos años, entre ellas la prohibición de relacionarse de modo alguno con la víctima.

La resolución del magistrado fue consecuencia de otro abreviado firmado entre el fiscal Andrés Torino, la defensora oficial Paula Arrigone y el imputado, un jornalero de 29 años. La damnificada también dio su consentimiento al ser notificada de él.

En un legajo se probó que el 4 de julio pasado, la ex pareja de Rojas vio, al llegar a su hogar, que el acusado estaba en el comedor y había ingresado sin autorización, por lo que le pidió que se retirara. El agresor reaccionó "tomándola del cuello y diciéndole '... si te encuentro con otro te voy a cagar matando'". Luego se alejó del lugar.

En el otro expediente se dio por demostrado que días después, el 25 de julio, a primera hora de la mañana, la mujer recibió un llamado de su ex cuando estaba en su lugar de trabajo. Rojas le expresó: "te voy a pisar la cabeza... te voy a cagar matando, así me quedo con la nena". Posteriormente el hombre fue hasta allí y le repitió personalmente: "vos no querés creer que yo te voy a pisar la cabeza".

Lorences, más allá de la confesión del imputado, tuvo en cuenta como elementos incriminatorios el registro de llamadas, el acta de secuestro de un celular y una declaración testimonial, entre otras pruebas.

"Te meto un tiro en la cabeza"

Finalmente, la jueza de control, María Florencia Maza, condenó a Ariel Fernando De la Cruz a ocho meses de prisión en suspenso, por resultar autor material y penalmente responsable de los delitos de lesiones leves calificadas por la relación de pareja, en concurso real con lesiones leves, en concurso material con amenazas simples en dos oportunidades en concurso real entre sí. El caso se definió en 45 días.

Además le fijó reglas de conducta por dos años: fijar residencia, someterse al contralor de la Unidad de Abordaje, Supervisión y Orientación de personas en conflicto con la ley penal, abstenerse de entrar en contacto con su ex pareja ni acercarse a menos de 300 metros de su domicilio, y realizar un tratamiento psicoterapéutico.

Este legajó también se cerró a través de un abreviado rubricado por el fiscal Walter Martos, el defensor oficial Pablo De Biasi y el imputado, un jardinero de 18 años que admitió su culpabilidad. Con respecto a la damnificada, no pudo ser localizada ni por la fiscalía ni por la Oficina Judicial para informarle los alcances del acuerdo y conocer su voluntad sobre él, ya que se mudó fuera de la provincia.

Maza dio por demostrado que el 6 de agosto pasado se generó una discusión entre De la Cruz y su ex pareja y que, ante la negativa de ella de mantener relaciones sexuales, el hombre "se ofuscó y se colocó un cuchillo en el cuello, diciendo que se quería matar", según puede leerse en el fallo.

Inmediatamente soltó el cuchillo, tomó del cuello a la víctima y le propinó "varios golpes de puño en la parte trasera de la cabeza, provocándole lesiones, y manifestándole que le rompería la cabeza pegándole un tiro con un arma de fuego".

A su vez, ese mismo día, De la Cruz agredió al bebé de la mujer, de seis meses, "mediante un golpe de puño cerrado en la cabeza, cerca del ojo, provocándole lesiones". Por último, al llegar la policía, y al ver que la víctima comenzó a juntarle sus pertenencias, el acusado volvió a ofuscarse y le manifestó: "te voy a pisar la cabeza, vos no me conoces a mí, ahora me voy, pero cuando se vayan los milicos voy a volver y te meto un tiro en la cabeza".

Leer más ...

Condenado por lesiones a mujeres, encubrimiento y tenencia de arma en Santa Rosa

El juez de control, Carlos Matías Chapalcaz, condenó hoy a Iván Martín Ballejos a un año de prisión en suspenso, como autor de los delitos de lesiones graves en concurso real con amenazas simples, los que concursan en forma real con los delitos de tenencia de arma de fuego de uso civil y encubrimiento, estos últimos en concurso ideal; los que a su vez concursan realmente con el delito de lesiones leves en dos oportunidades en concurso real.

A su vez le fijó, como reglas de conducta por el término de dos años, las siguientes obligaciones, bajo apercibimiento de revocarle la condicionalidad de la sanción impuesta: fijar residencia, y someterse al cuidado de la Unidad de abordaje, orientación y supervisión de personas en conflicto con la ley penal.

La resolución de Chapalcaz fue consecuencia directa de un acuerdo de juicio abreviado convenido entre la fiscala María Cecilia Martini, el defensor oficial Juan José Hermúa y el propio imputado, un jornalero de 33 años que admitió su culpabilidad.

Ballejos fue condenado en dos legajos diferentes. En uno quedó demostrado que el 2 de marzo del año pasado, en la calle Baldomero Tellez, el acusado “profirió dichos con contenido amenazante” contra una vecina. Le dijo “a vos no te puedo pegar, pero cuando venga tu hijo lo voy a cagar a palos”. Luego “la tomó del cabello y la arrojó al suelo, provocándole una fractura de hombro”.

Además, al otro día, durante un allanamiento al departamento habitado por Ballejos, se secuestró “un arma de fuego –tipo revólver, marca Taka, calibre 22 largo, con cinco municiones en el tambor–, que se encontraba dentro de una mochila”. La diligencia se autorizó a raíz de que la vecina había denunciado que había visto al agresor “efectuar disparos en la vereda” del inmueble. El arma estaba reempadronada a nombre de otra persona y poseía pedido de secuestro vigente por una causa por robo.

En la otra causa se probó que el 22 de octubre de 2016, a la madrugada y en la vía pública –en Estrada y Mendoza–, el imputado “agredió físicamente con golpes de puño” a dos mujeres a la salida de un local bailable. A ambas les produjo lesiones tras tomarlas del cuelo y de los brazos.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
asdasdasdasdasd