Menu
Radio en vivo

| Eduardo Castex, La Pampa.

Condenas por agresiones a mujeres en la Colonia Menonita y en 25 de Mayo

El juez de control de General Acha, Héctor Alberto Freigedo, condenó a Cornelio Banman a seis meses de prisión de ejecución condicional por ser autor del delito de lesiones leves agravadas por el vínculo, y le impuso el cumplimiento de reglas de conducta por dos años (fijar residencia, someterse al control del Ente de Políticas Socializadoras, abstenerse de usar estupefacientes y abusar de bebidas alcohólicas y realizar un tratamiento médico o psicológico). La víctima fue su concubina, con quien tiene hijos en común.

El fallo de Freigedo fue dictado a consecuencia de un acuerdo de juicio abreviado alcanzado entre el fiscal achense Juan Bautista Méndez, el defensor particular Gabriel Esteban Pérez y el propio imputado, un metalúrgico de 28 años que se domicilia en la Colonia Menonita, que reconoció la autoría del hecho. La damnificada también dio su conformidad al acuerdo, al ser informada por el Ministerio Público Fiscal.

En el legajo quedó probado que el 16 de junio pasado, en un campo de la Colonia Menonita, ubicada en Guatraché, Banman agredió físicamente a su concubina, “dándole patas por todo el cuerpo y la cabeza, por lo que fue trasladada al hospital de Darragueira, donde le constataron hematomas en ambos lados del cuello y raquialgia, lesiones de características leves”.

Entre las pruebas tenidas en cuenta figuran, entre otras, copia de la denuncia de la víctima, certificados médicos y un informe de la Oficina de Atención a la Víctima y a los Testigos.

Méndez, al referirse al caso, dijo que es la primera que se obtiene una condena de estas características contra un integrante de la Colonia ya, en general, ellos se han resuelto internamente y sin acudir a la justicia ordinaria.

CASO II

A su vez, el propio Freigedo, en otro abreviado, condenó a Jorge Luis Regueira a seis meses en suspenso por ser autor de los delitos de amenazas simples y lesiones leves agravadas por el vínculo, en concurso real entre sí, y le fijó las mismas pautas de conducta. La víctima fue su pareja, con quien tiene hijos en común.

Aquí se probó que el 30 de marzo de este año, el imputado le manifestó a su concubina que iba a matarla y, además, la agredió físicamente provocándole lesiones. Ello ocurrió en la vivienda familiar que compartían en 25 de Mayo.

De acuerdo a la denuncia de la mujer, ella le pidió en buenos términos que se retirara de la casa y, ante la negativa del agresor, le dijo que llamaría a la policía; a lo que éste le respondió “si vos llamas a la policía yo no voy a estar preso toda la vida, cuando salga te voy a matar…”

Luego le arrojó “un fierro o elemento de metal” que debió esquivar para que no la lesionara, y después se abalanzó sobre ella “con otro fierro o caño de metal, que me apoyó por sobre el cuello, llegando al límite de dejarme casi sin aire”. A posterior, siempre de acuerdo a esa versión, Regueira intentó asfixiarla nuevamente tomándola con sus manos del cuello.

El abreviado fue convenido entre Méndez, el defensor oficial Marco Mezzasalma y el acusado, un imputado de 30 años. La damnificada, al conocer esta solución alternativa del conflicto, prestó su conformidad y pidió que no se le aplique una prohibición de acercamiento porque actualmente mantienen una buena relación.

Leer más ...

Costumbres menonitas en La Pampa: Hombres al agua, mujeres mirando

Hace algunos días más de 20 policías, apoyados por patrulleros, irrumpió en un balneario de Necochea porque tres jóvenes damas estaban haciendo toples. La furia censora de las autoridades policiales en aquella playa desató obviamente todo un debate, por lo que parecía un arcaico y desmesurado procedimiento. Una situación que, tal vez, hubiera ameritado otro tratamiento de parte de las autoridades. Hubo voces que reprobaron el accionar policial, pero naturalmente también expresiones de algunos escandalizados por la “osadía” de las muchachas que se atrevieron a tomar sol con sus senos al descubierto.

El pasado fin de semana, en Guatraché, se habría de dar una circunstancia totalmente diferente: en la laguna del lugar, jóvenes mujeres de la comunidad menonita habrían dejado satisfecho a aquellos censores funcionarios que se hicieron presentes en la playa necochense: la escena era absolutamente disímil a la de Necochea, pero quizás pasible de ser cuestionada por lo que aparece como una tradición machista.
El fenómeno de las redes sociales permitió acceder a un episodio curioso, pero que deja claramente evidenciada la contradicción en los usos y costumbres. Una usuaria subió a su cuenta de Facebook varias fotos de familias menonitas “gozando” de un día de playa en la laguna de Guatraché, publicó el diario La Arena.
Las imágenes muestran como los varones, usando modernas mallas, disfrutaban de un chapuzón, mientras sus mujeres -vestidas con vestidos largos y sombreros típicos, a la usanza de esa comunidad-, los observaban a pocos metros metidas en la laguna con el agua hasta poco más arriba de sus tobillos.
Una situación que no dejaba de llamar la atención, pero que revelaba el extremado celo que se tiene con las mujeres -sobre todo- en la comunidad menonita. Un contraste que, a una mirada occidental, suena como exagerada y por qué no injusta.

DEBATES EN LA RED

En las redes sociales se pueden ver distintos mensajes, la mayoría cuestionando la tradición menonita, pero sin que faltaran algunos que justificaban
“Menonitas: culto al machismo… las mujeres tienen que bañarse en la laguna Guatraché con los vestidos puestos, mientras ellos disfrutan en mallas”, publicó la usuaria, y sirvió para generar un enorme e interesante debate. Las fotos fueron compartidas unas 200 veces y tuvo una enorme cantidad de comentarios, lo que indica el impacto social de la publicación.
La catarata de comentarios ayuda a visualizar y dimensionar el disenso producido en la visión de éste fenómeno de nuestros días que son las comunidades -como la menonita-, que pugna por mantener una forma de pensar y de vivir a la usanza del siglo pasado.
“Ese día no le permitieron a un papá menonita que introduzcan a su hija pequeña en la pileta porque no quería que se quite el vestido y el varoncito de la misma edad se bañó en calzoncillos”, aportó otra usuaria.

OPINIONES

“Les parece justo que haya todo tipo de prohibiciones dentro de la comunidad, pero que los hombres al salir de allí puedan olvidarse de ellas y al volver las hagan cumplir a rajatabla?? Y así con muchísimas cosas más. El hecho que sean tradiciones, formas de vida, costumbre o como las quieran llamar no significa que estén bien. Llamará la atención la manera en cómo viven, asombro, incredulidad, pero admiración?? Por favor!”, fue otra opinión.
También hubo ponencias como para señalar: “Para qué meterse… son como son y allá ellos con su forma de pensar”. Y hubo otra que indicó, irónicamente: “Falta que llamen a los derechos humanos, dejen de molestarlos, es su vida”.
Y hasta hubo un posteo que expresaba: “Soy museóloga y esto me parece muy interesante de registrar”.
Muchas opiniones que se refirieron a favor y en contra de las costumbres de los menonitas, reflejando aspectos de sus obligaciones como integrantes de ésa comunidad.

MENONITAS EN GUATRACHÉ

El grupo de menonitas en cuestión desembarcó en la zona en los últimos meses de 1986 y se establecieron en el paraje Remecó, jurisdicción rural de Guatraché. Se trata de una comunidad religiosa, de orientación protestante, cuya doctrina se basa en la Biblia como palabra de Dios. Están en nuestro país desde 1985 y 1987, llegados desde México, Belice, Paraguay y Bolivia y son descendientes de alemanes y rusos.
En La Pampa poseen 10 mil hectáreas, a 40 kilómetros de Guatraché y a 160 de Santa Rosa, denominada La Nueva Esperanza. También hay otras dos comunidades agrícolas de 10 mil hectáreas en Pampa de los Guanacos, Santiago del Estero. Y en el 2011 se registró otro asentamiento en Salta.
La llegada de la congregación menonita a la zona, modificó algunos aspectos sociales, culturales, económicos y políticos de esa localidad pampeana. Los menonitas se dedican a la elaboración de quesos, muebles y silos en cantidades industriales, y se asegura que son capaces de producir 15 mil litros de leche por día.
Hay quienes sostienen que en Guatraché se hace un culto del debate, porque se acepta y respeta la disparidad de pensamientos, y en ese sentido se recuerda que hace algunos años, en los ’90, hubo un gesto político que de alguna manera marcaba esa realidad: en el concejo deliberante convivían cuatro bloques y, más allá que alguno tenía preeminencia en número, se aceptó que en el período legislativo todas las bancadas a su turno -uno por año- ocuparan la presidencia del cuerpo legislativo.
Ahora, a partir de un par de fotos publicadas en un muro de Facebook, vuelve el debate y, por supuesto, no todos están de acuerdo en la forma de pensar, pero cada uno aporta su mirada. (Fuente: diario La Arena)

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
asdasdasdasdasd