Menu
Radio en vivo

| Eduardo Castex, La Pampa.

Dos condenas de “prisión en suspenso” por violencia de género

El juez de control santarroseño, Nicolás Casagrande Lorences, condenó a Gerardo Ariel Calvo, como autor penalmente responsable de los delitos de amenazas simples en tres oportunidades en concurso rea, en el marco de la ley 26.485 de Protección Integral contra la Mujer, a la pena de seis meses de prisión en suspenso. Además le fijó reglas de conducta por dos años, bajo apercibimiento de revocarle la condicionalidad de la sanción impuesta, figurando entre ellas la prohibición de relacionarse de modo alguno con la víctima, su ex pareja y madre de un hijo suyo.

El conflicto penal se resolvió a través de la solución alternativa de juicio abreviado, que presentaron en forma conjunta el fiscal Andrés Torino, el defensor oficial Martín García Ongaro y el imputado, de 32 años. La damnificada también dio su consentimiento, dijo que no deseaba que se viera afectado el vínculo padre-hijo y solo pidió que no la moleste más.

En la causa se acreditó que el 11 de septiembre pasado, Calvo le envío a su ex pareja un whatsapp manifestándole "mirá para atrás porque si te agarro otra vez te plancho a vos, sabelo yo ya te avise y no te rías".

A los tres meses, el 14 de diciembre, le mandó otros mensajes de whatsapp, diciéndole entre otras cosas, "si te encuentro arriba de la camioneta se te arma" y "te bajo los dientes... una más sabé". Ante ello, la mujer bloqueó dicha aplicación y el acusado le envió mensajes de texto expresándole "ok, pero si es verdad te pateo la cabeza, así que más vale que no sea cierto porque ese gil va a hablar".

 Al día siguiente, Calvo volvió a escribirle: "Vos te crees que tengo miedo de ir preso... bueno, te lo voy a demostrar entonces, acordarte lo que va a pasar" y "vos jugaste con fuego, todo se paga con fuego y sangre yo voy preso pero vos.. bajo tierra".

 A su vez, el 22 de diciembre Calvo le mandó a la víctima otros cuatro mensajes de voz y uno de texto con insultos descalificativos y amenazantes ("no te olvides que te estoy vigilando... ya te voy a encontrar". Los tres hechos últimos ocurrieron mientras existía una restricción de acercamiento y contacto judicial que le había sido impuesta al imputado el 27 de octubre.

SEGUNDA CONDENA

Por su parte, el  juez de control, Gabriel Lauce Tedín, condenó a Lorenzo Germán Flores, como autor del delito de lesiones leves calificadas por la relación de pareja preexistente y amenazas simples en concurso real, valorado en el marco de la ley 26485 de Protección Integral contra las Mujeres, a la pena de seis meses de prisión de ejecución condicional.

La resolución de Tedín fue consecuencia de un acuerdo de juicio abreviado presentado por el fiscal Marcos Hernán Sacco, la defensora oficial Silvina Blanco Gómez y el imputado, un cartonero de 46 años, sin instrucción. A su vez se le fijaron reglas de conducta por dos años (fijar residencia, someterse al cuidado del Ente de Políticas Socializadoras y abstenerse de relacionarse de modo alguno con la víctima). Esa última también dio su aprobación al acuerdo.

¿Cuál fue el hecho? El 14 de agosto del año pasado, Flores "tomó del hombro derecho a su expareja, cuando ésta se bajaba del micro, circunstancia en que se produjo un forcejeo entre ambos, en el cual la mujer resultó lesionada. Minutos más tarde, personal policial acudió al lugar a raíz de un llamado realizado por un vecino, aprehendiendo al imputado, quien le gritó a su ex pareja 'si yo salgo de acá, te cago a trompadas'".

Leer más ...

Dos condenas por lesiones y amenazas a ex parejas en General Pico

El juez de audiencia de General Pico, Florentino Rubio, condenó hoy a Eric Joan Domínguez a ocho meses de prisión en suspenso, como autor material y penalmente responsable de los delitos de amenazas simples y lesiones leves calificadas, en concurso real. La víctima fue una ex pareja, por ese entonces menor de edad.

Además le fijó las siguientes reglas de conducta durante dos años: fijar residencia, someterse al contralor del Ente de Políticas Socializadoras, abstenerse de acercarse a menos de 200 metros del domicilio y de los lugares de concurrencia habituales de la víctima y someterse a un tratamiento psicológico.

El fallo fue dictado en el marco de un juicio abreviado convenido entre el fiscal Luciano Rebechi, el defensor oficial Guillermo Costantino y el imputado, un jornalero de 21 años que admitió su culpabilidad.

Con las pruebas reunidas durante la investigación fiscal preparatoria, quedó probado que el 18 de febrero del año pasado, a la madrugada, Domínguez agredió a su pareja “propinándole un golpe de puño en su ojo derecho”, lo que le generó “lesiones de carácter leves (edema papilar superior derecho y hematoma en el dorso de los nudillos de dedos anular, medio e índice derechos) conforme surge del certificado médico”, dice la sentencia. En ese contexto amenazó a la víctima manifestándole textualmente: “Antes que llegue la policía te voy a matar”.

OTRA CAUSA

Por otro lado, otro juez de audiencia piquense, Marcelo Luis Pagano, condenó hoy a Ezequiel Domínguez a la pena de ocho meses de prisión de ejecución condicional, por ser autor material y penalmente responsable de los delitos de amenazas simples y lesiones leves agravadas por haber sido cometidas contra la persona con quien mantiene o mantenía una relación de pareja (dos hechos). La víctima fue su entonces pareja. Además le fijó pautas de conducta por el término de dos años.

La sentencia fue dictada luego del juicio oral en el que intervinieron la fiscala Ana Laura Ruffini por la parte acusatoria, y el defensor oficial Guillermo Costantino, en representación del imputado, un empleado rural de 26 años.

Con las pruebas recolectadas en el proceso, Pagano dio por probado la denuncia formulada el 13 de noviembre del año pasado por una ex pareja de Domínguez. Ella dijo que se había alejado de él hacía tres meses porque era violento y que, a posteriori, había recibido mensajes de texto y de audio insultándola y amenazándola, por lo que le tenía miedo porque ser una persona agresiva.

En el juicio se reprodujeron siete audios, “advirtiéndose que en todos hay insultos hacia (la víctima) que van subiendo de tono, hasta que en uno de los mensajes la amenaza de muerte: ‘voy a llegar ahí y te voy a cagar matando’. Estos mensajes fueron escuchados ni bien recibidos por una testigo, quien agregó que (la damnificada) temblaba de miedo”, dijo el magistrado en el fallo.

Y agregó que “al prestar declaración antes de finalizar el debate, el acusado confesó haberle mandado los mensajes de voz escuchados durante la audiencia, señalando que estaba enojado porque (su ex pareja) no le dejaba ver a su hija, por lo que no tuvo intención de amenazarla”. No obstante, Pagano consideró que “las amenazas fueron vertidas por Domínguez en forma injusta y con el dolo específico de infundir temor” y “en un contexto de violencia de larga data y previo a  insultarla en varios mensaje de voz”.

A su vez, en el otro expediente, Pagano también dio por acreditado que el 14 de enero de 2017, mientras aún convivían, Domínguez “quedó (a su pareja) con un cigarrillo, primero en la boca y luego en el hombro izquierdo, mientras que al día siguiente volvió a agredirla físicamente, aplicándole puntapiés en sus piernas y sujetándola fuertemente del cuello, para luego aplicarle cachetadas en su rostro”.

Leer más ...

Condenados por robos cometidos en Santa Rosa

El juez de control, Gabriel Lauce Tedin, condenó hoy a Maximiliano Echeverría y a Marcos Damián Fernández a tres años de prisión de ejecución condicional en un proceso de juicio abreviado. A ambos les imputó el delito de robo agravado por haber sido cometido en poblado y en banda, y al segundo le agregó el de robo agravado por el uso de arma en grado de tentativa por un segundo hecho.

Además les fijó el cumplimiento de las siguientes reglas de conducta por el plazo de dos años: fijar domicilio, someterse al contralor de la Unidad de Abordaje, Supervisión y Orientación de personas en conflicto con la ley penal, y no contactarse con la víctima, ni acercarse a menos de 200 metros de su domicilio. Las penas y esas medidas fueron convenidas entre la fiscala Leticia Pordomingo, el defensor oficial Juan José Hermúa y los imputados, quienes admitieron su culpabilidad.

El primer episodio probado ocurrió el pasado 27 de mayo a las 22.30 en el pasillo que una vivienda de la calle Jujuy, en Santa Rosa. Allí Echevarría (21 años, alias Pato, albañil) y Fernández (18, lavacoches) le sustrajeron a un hombre 250 pesos, las llaves de su automóvil Peugeot 206 y un celular, después de agredirlo físicamente y causarle lesiones de diversa consideración.

Entre las pruebas para dar por acreditado el delito se tuvieron en cuenta el acta de secuestro de las ropas de los acusados, declaraciones testimoniales, fotografías e informes de la División Criminalística –Sección Química Forense– de la Policía y del Laboratorio de Genética Forense del Poder Judicial, entre otras.

Tedín señaló en el fallo que, más allá de la aceptación de Echeverría y Fernández, el testimonio del damnificado resultó acorde en un todo con lo dicho por familiares suyos que fueron testigos del hecho y reconocieron a los imputados.

“Se valoró en igual sentido, como prueba de cargo, que personal policial logró la aprehensión de Echeverría y Fernández, coincidiendo las prendas de vestir que tenían con las detalladas por la víctima, las cuales tenían incluso manchas de sangre”, agregó el magistrado, indicando que en el robo intervino una tercera persona.

En el otro hecho juzgado en el legajo, se probó que el 14 de julio de este año, a la madrugada, Fernández intentó sustraerle a un joven –en las vías del ferrocarril, entre calles Fortín y Olascoaga de Santa Rosa– una campera de abrigo, tras ponerle en el cuello un cuchillo de hoja lisa de 20 centímetros de largo. Cuando la policía aprehendido al imputado, le secuestró esa arma.

Para ello Tedín tuvo en cuenta, como prueba independiente, las declaraciones de la víctima y de un testigo, que fueron coincidentes, y los dichos de la prevención. El delito lo encuadró como tentativa porque Fernández “previo esgrimir un elemento apto para aumentar su poder ofensivo y causar mayor temor en la víctima, intentó desapoderarlo de una campera, cometido que no logró por la huida del damnificado del lugar”.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
asdasdasdasdasd