Menu
Radio en vivo

| Eduardo Castex, La Pampa.

Apuñaló a un joven en Castex y lo condenaron a un año de prisión condicional

A través del procedimiento de juicio abreviado, el juez de control santarroseño, Gabriel Lauce Tedín, condenó hoy a Jonathan Darío Villanueva, a un año de prisión de ejecución condicional, por haber cometido el delito de lesiones graves, y le fijó reglas de conducta por un plazo de dos años (fijar residencia, someterse al control del Ente de Políticas Socializadoras y abstenerse de relacionarse con la víctima).

El hecho imputado ocurrió el pasado 4 de marzo, a la madrugada, en el frente de una vivienda en Eduardo Castex. Villanueva “le asestó una puñalada en el abdomen” a un joven de 20 años, provocándole “una herida en el flanco izquierdo, que suturas en el estómago y el intestino delgado”, indicó la sentencia.

Esas lesiones no pusieron en peligro la vida del agredido y curaron en un lapso mayor a un mes calendario, inhabilitándolo por igual tiempo para realizar sus tareas habituales. Previamente ambos habían participado de una pelea.

El abreviado fue pactado entre la fiscala María Cecilia Martini, el defensor oficial Juan José Hermúa y el acusado, un alambrador de 23 años.

Durante la investigación se tuvo en cuenta, como elementos probatorios, el secuestro de dos cuchillos, fotografías, el relato de la víctima, certificados médicos y tres declaraciones testimoniales. Tedín expresó en el fallo que “el imputado agredió físicamente de manera intencional y voluntaria” a la víctima, “modificando su estructura morfológica y causándole una lesión que, conforme al informe forense, lo inhabilitó para ejercer sus tareas habituales por un lapso superior al mes calendario”.

Leer más ...

Dos condenas por violencia de género contra sus parejas

La jueza de control santarroseña, María Florencia Maza, condenó hoy a Alfredo David Lezcano a un año de prisión en suspenso por los delitos de amenazas simples en concurso real con lesiones leves agravadas por la relación de pareja, en concurso material con amenazas con arma; debiendo ser enmarcados en la ley 26.485 de Protección Integral a las Mujeres.

A Lezcano se le probaron dos hechos. El primero ocurrió el pasado 1 de febrero, a las 19, cuando estaba en la casa de una ex pareja visitando a una hija que tienen en común. En ese contexto se generó una discusión y el imputado amenazó con matar a la mujer y su familia, luego “la tomó de sus ropas y la levantó contra la pared, repitiéndole ‘los voy a matar a todos’”.

La víctima logró zafarse, pero el acusado la siguió, “la tomó de ambos brazos, sacó de entre sus prendas un cuchillo de 20 centímetros e intentó lesionarla, pero ante el llanto de ella, Lezcano le dijo que no sabía qué estaba haciendo y salió afuera de la vivienda” y así su ex pareja pudo cerrar la puerta. El imputado se quedó hasta las cuatro de la madrugada pidiéndole que le abriera.

El segundo episodio violento sucedió el 25 de febrero, cuando la víctima llevó a la hija que tienen en común a lo de Lezcano, porque éste le había solicitado verla a través de una red social. Cuando la mujer quiso retirarse, el agresor “empezó a insultarla, la empujó sobre un sillón y se abalanzó sobre ella, tomándola del cuello”.

La damnificada intentó “sacárselo de encima, rasguñándolo en el cuello hasta que logra zafarse”, pero Lezcano le dio un golpe de puño y le dijo que “no se iría de allí o si se iba aparecería muerta a las dos cuadras”. Posteriormente la denunciante fue a buscar sus pertenencias, pero aquél la “tomó fuertemente de los brazos y del cuello y le propinó otros dos golpes de puño en el rostro”.

Cuando la víctima pudo irse con su hija, el acusado la siguió durante siete cuadras, “mientras portaba un cuchillo de gran porte, oxidado y sin mango, diciéndole que la mataría a ella, a su hija y a la ex pareja por haber criado a la nena”. Al manifestarle la mujer que tenía razón y que la dejara ir, Lezcano se quedó parado en la calle y la mujer –que había sufrido lesiones– se fue hasta lo de su madre.

La causa concluyó a través de un juicio abreviado acordado entre el fiscal Raúl Míguez Martín, la defensora oficial María Silvina Blanco Gómez y el imputado, un peón de albañil de 22 años. Además se le fijaron reglas de conducta por un lapso de dos años (restricción absoluta de contacto y acercamiento con la víctima y someterse a un tratamiento psicoterapéutico vinculado a la citada problemática). La damnificada, al ser informada por el Ministerio Público Fiscal, dio su conformidad con el acuerdo.

LESIONES POR CELOS

El juez de control santarroseño, Carlos Matías Chapalcaz, condenó hoy a Daniel Eduardo Arnauti a seis meses de prisión en suspenso, como autor del delito de lesiones leves calificadas, las que deberán ser valoradas en el marco de la ley 26.485 de Protección Integral a las Mujeres.

En el legajo se probó que el 3 de diciembre pasado, a la madrugada, la pareja del imputado llegó a la vivienda de éste junto a un amigo y Arnauti “comenzó a realizarle una escena de celos y a propinarle golpes de puño en el abdomen, el rostro y en la boca. Luego la arrojó contra el suelo, provocando su caída”.

Frente a esta circunstancia, la víctima intentó retirarse del lugar por sus propios medios, pero el acusado se lo impidió y “la llevó en su vehículo particular hasta su casa y, una vez allí, la tomó del cuello y de los cabellos, arrastrándola por el suelo”, por lo que sufrió lesiones en varias partes del cuerpo.

El conflicto penal se resolvió por la vía del procedimiento de juicio abreviado, que fue convenido entre el fiscal Walter Antonio Martos, el defensor oficial Martín García Ongaro y el propio imputado, un vendedor de autos de 44 años. Además se le fijaron reglas de conducta por dos años, entre ellas un impedimento absoluto para contactarse con su ahora ex pareja ni acercarse a menos de 200 metros de su domicilio. Además deberá someterse a un tratamiento psicológico “especializado en la temática de violencia de género”. La mujer, al ser notificada del acuerdo, dio su conformidad.

Leer más ...

Le pidió medallones de pollo y le tocó los glúteos, ahora el MPF lo condenó por abuso sexual

La investigación está a cargo del doctor Andrés Torino, perteneciente a la Fiscalía de Violencia Familiar y de Género. Se le dictó la pena de 6 meses de prisión de ejecución condicional y el cumplimiento por 2 años de reglas de conducta.

El Fiscal Andrés Torino calificó el accionar del imputado como constitutivo del delito de abuso sexual simple. En cuanto a la pena, se lo condenó a seis  meses de prisión de ejecución condicional.

También deberá, por el término de dos años, cumplir con las siguientes reglas de conducta: fijar domicilio y concurrir mensualmente entre el 1 y 10 de cada mes ante la Unidad de Abordaje Supervisión y Orientación de Personas en Conflicto con la Ley Penal; prohibición absoluta de acercamiento y contacto con la denunciante; someterse a un tratamiento psicológico.

La víctima se encontraba en su comercio cuando ingresó el imputado solicitando comprar medallones de pollo. La damnificada se dirige a buscarlos al frezeer y en circunstancias en que se agacha a tomarlos, éste último se acerca por detrás y le toca los glúteos por encima de la ropa. Inmediatamente la mujer le ordenó que se retire del local.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
asdasdasdasdasd