Salvando la ropa: ¿que quedó de la oposición pampeana? (*)

El triunfo del PJ en la provincia y en Santa Rosa y General Pico fue rotundo y celebrado a más no poder. Cambiemos quedó muy disminuido y atrapado por la crisis nacional. Sin embargo, la UCR y el PRO alcanzaron a «salvar la ropa». Al resto de la oposición lo aplastó la polarización.

Consuelo en la derrota





La derrota pesó en Cambiemos La Pampa: el PJ le sacó en la provincia un poco más de 20 puntos y le arrebató Santa Rosa por casi 25 puntos. Y dolió perder localidades importantes como Intendente Alvear y Realicó.

Sin embargo, aunque quedaron lejos de las expectativas, y sobre todo de las generadas por los resultados de 2017, Cambiemos alcanzó a «salvar la ropa». Algo de consuelo frente a la caída. Daniel Kroneberger, un candidato de último momento, con menos presencia que otros dirigentes y sin recursos, llegó al 31.83% de los votos, muy bajo con respecto al histórico 52,6% del PJ, pero no tan desastroso como pronosticaban muchos. De hecho, el FRAP en 2003 tuvo 25,6% con Francisco Torroba y el Frepam en 2011 el 31,3% con Juan Carlos Marino.

Esos 64 mil votos sirvieron a la UCR para mantener 11 diputados (en sí son 7 radicales, los mismos que tiene actualmente, aunque el partido bajó con respecto a 2011) y continuar siendo la segunda fuerza. Y además Cambiemos ganó en 23 localidades, entre ellas General Acha y Eduardo Castex. Ahora no se sabe qué pasará con la alianza Cambiemos, si a partir de diciembre continuará unida o volverá a dividirse. De hecho, ya algunos radicales están replanteando su alianza electoral con el Pro para las legislativas de agosto. No ven que sea buen negocio mantener la marca frente a la crisis económica que los está azotando y que llevó a la derrota del domingo, las diferencias a nivel nacional y sobre todo una sociedad que nunca cuajó en la provincia. Pero toda decisión se remite a lo que se defina a nivel nacional.

Salir empatados

Ahora la UCR deberá procesar qué hará ante las PASO de agosto y comenzar a redefinir hacia adelante no solo la relación con el macrismo sino su propia interna. «Falta una profunda autocrítica», indica al autor uno de los ganadores del domingo en ese partido. Los Altolaguirre quedaron golpeados con la dura derrota luego que Santa Rosa le diera la espalda a su gestión. Francisco Torroba salió más fortalecido al mantener sus diputados en la Legislatura. Y habrá que ver qué lugar ocupará Abel Sabarots, el intendente electo de General Acha, fortalecido al ganar la localidad más importante que será gobernada por un opositor.

Cambiemos-Pro fue derrotado en las internas de febrero por paliza a manos de la UCR. Sin embargo, fue otro sector que a pesar del golpe le quedó algo para celebrar en silencio: mantuvo los cuatro diputados provinciales actuales (tres Pro y uno de un partido aliado como el MID), tiene seis intendentes que estaban referenciados por esa fuerza (General San Martín, Bernasconi, Puelén, Rancul, La Reforma y Unanue) y consiguió concejales en varias localidades donde hubo lista de acuerdo. «Nos mantuvimos y hasta crecimos, a pesar de todo», afirman sus voceros.

Sin lugar para los débiles

Las encuestas que manejaba el gobierno provincial indicaban un escenario de dispersión de votos que podía llevar a otras fuerzas a tener legisladores, como Comunidad Organizada, Pueblo Nuevo y hasta el Partido Socialista, si se deban las condiciones. Pero hay poca vida fuera de las coaliciones electorales. La polarización terminó arrasando en las últimas semanas: el PJ arrastró los votos peronistas y Cambiemos los demás como principal opción opositora.

Comunidad Organizada descansaba en el conocimiento del ex ministro Juan Carlos Tierno para levantar votos. En 2011 había logrado 26 mil sufragios y en 2015 6 mil solo en la interna del PJ en Santa Rosa. Pero el tiempo pasa para todos.

CO fue la única fuerza que logró ingresar diputados provinciales por fuera de la polarización. Llegó a 14.500 votos (7,18%) para gobernador, sumó un diputado al que tenía, un concejal en Santa Rosa y un intendente, el de Cuchillo Co.

Pueblo Nuevo descansó en la campaña del evangelismo y el pañuelo celeste jugando por fuera del PJ y quedó afuera de todo, ya que perdió el diputado y los concejales en Santa Rosa y General Pico. El Partido Socialista también perdió su diputado atado a la boleta del progresismo anti-Macri, cosechando un puñado de concejales en toda la provincia.

Como reza el título de la película, en La Pampa «no hay lugar para los débiles». Y menos cuando el peronismo arrasa.

(*) Por Norberto G. Asquini

Comentarios

Comentarios

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.