El rol del HSBC detrás de la fórmula Macri-Pichetto

El banco organizó la gira del senador a EEUU, clave para su elección. El viaje de Macri con Martino, su banquero preferido. El rol de «Gerry» Mato y Gastón Remy, el presidente de IDEA.

«Para el HSBC es todo o nada al triunfo de Macri». Con crudeza, un operador de mercado resumió a LPO la apuesta que jugará el banco en la campaña argentina. Tanto que los hombres más importantes de la entidad tuvieron un rol clave para que el presidente eligiera como su compañero de fórmula a Miguel Pichetto, en un gesto de apertura que el círculo rojo le reclamaba desde hace tiempo.

El hombre clave detrás de la apuesta del HSBC por la fórmula Macri-Pichetto es Gabriel Martino, amigo y consejero del presidente. Invitado habitual a la quinta Los Abrojos para conversar con Macri, el banquero mostró el miércoles que su cercanía con el mandatario es muy fuerte: volvieron juntos desde Neuquén tras el precoloquio de IDEA. Fue el único empresario que tuvo esa posibilidad.

El HSBC estuvo detrás de un hecho que terminó siendo clave para la elección de Pichetto como vice. El banco organizó en abril el viaje del senador a Nueva York para que defienda a Macri ante inversores extranjeros en plena turbulencia económica. A ese viaje también fueron invitados para una conferencia Carlos Rosenkrantz, que se terminó bajando, y el asesor presidencial José Torello que la semana pasada definió al rionegrino como «un capo».

Pichetto estuvo varios días en el centro del poder económico mundial y se encargó de reunirse con fondos de inversión y otros actores del círculo rojo local (que por esos días se interesaban en el Plan V), a los que les garantizó que Argentina no iría hacia un default y trató de trasmitirle previsibilidad. «Después del viaje a Nueva York comenzó un proceso de acercamiento a Macri», contó ayer Pichetto. El Gobierno se deshizo en elogios al rionegrino.

En aquella conferencia que organizó el HSBC en Nueva York hubo otros dos nombres claves de la historia. Uno fue el CEO del HSBC para América Latina y acaso el argentino más influyente en Wall Street, Gerardo «Gerry» Mato, quien en los últimos días estuvo en el país en coincidencia con el anuncio de la fórmula. 

El otro fue Gastón Remy, director de IDEA, que ayer se encargó de armarle el escenario ideal a Macri y Pichetto para que debuten como fórmula en el precoloquio del think tank empresario sobre Vaca Muerta. La jugada de Remy fue arriesgada y casi inédita en el mundo empresario argentino, que tienen como tradición no mostrar apoyos evidentes durante en los años de elecciones y tienen una habilidad particular para no comprometerse con ningún candidato, o mejor dicho para comprometerse con todos.

Fines

El evento en Nueva York, promovido por Mato y Martino, y el precoloquio de IDEA, organizado por Remy y el macrista Juan Procaccini, tuvieron un punto en común, además del papel central de Pichetto. En ambos los organizadores coordinaron todo con la Jefatura de Gabinete de Marcos Peña.

Los hechos muestran un hilo del posicionamiento de Pichetto que terminó con su inclusión en la fórmula de Cambiemos. Parece un triunfo del círculo rojo y el reclamo a Macri de «más política» y «más peronismo» en el Gobierno. Tras tres años y medio de resistencia, el presidente terminó cediendo. En un informe a sus clientes globales, el HSBC celebró ayer la «cuota de racionalidad» que aporta el rionegrino.

La estrecha relación de Macri con Martino y el HSBC ha sido más que evidente durante su primer mandato. Apenas un día después de que el líder del PRO desembarcó en la Casa Rosada, el banquero consiguió una cautelar que lo repuso al frente de la conducción de la entidad, de donde había sido corrido por el kirchnerismo por el escándalo de las cuentas suizas y graves acusaciones de lavado, una mancha que el HSBC reitera en sus operaciones por distintas regiones del globo. 

A partir de esa cautelar, todas fueron buenas para Martino que logró incluso ubicar a una apoderada del banco como número dos de la Unidad de Información Financiera, justo la entidad encargada de investigar el lavado de dinero, tema por el que el kirchnerismo lo tenía en la mira y que lo llevó a tomarse unas largas vacaciones en el exterior por temor a que lo metan preso. 

Martino también consiguió que el Gobierno le anulara millonarias multas que le aplicó el kirchnerismo y devolvió el gesto con generosos préstamos, al mismo tiempo que hacía jugosos negocios con las emisiones de deuda. 

No hace falta explicar el porqué de la apuesta a «todo o nada» del HSBC y Martino por la reelección de Macri. (LPO)

Comentarios

Comentarios