Ucrania gritó campeón en el Mundial Sub 20

Ucrania se convirtió por primera vez en campeón del mundo Sub 20 tras imponerse por 3-1 a Corea del Sur en la final disputada en el estadio Lodz, de Polonia. Lo hizo gracias a los goles de Vladyslav Supriaha (Dinamo de Kiev), por duplicado, y de Heorhii Tsitaishvili (Dinamo de Kiev) y una gran tarea del arquero de Real Madrid, Andrii Lunin.

Ucrania comenzó a participar en competiciones FIFA en 1992, un año después de la disolución de la Unión Soviética y, desde allí, sólo había competido en tres de los certámenes de la categoría, siendo eliminada siempre en octavos de final (Argentina 2001, Holanda 2005 y Nueva Zelanda 2015).

En Polonia, para hacerse con el título, Ucrania se enfrentó en fase de grupos con Estados Unidos (2-1), Qatar (1-0) y Nigeria (1-1); en octavos superó a Panamá (4-1); en cuartos, a Colombia (1-0) y, en semis, a Italia (1-0). Sin embargo, ni bien comenzada la final en Lodz, el invicto (y el título) ucraniano se pusieron en peligro por un rápido penal vía VAR para los surcoreanos, ejecutado a los 4 minutos por Kang-In Lee (Valencia, de España).

Con la ventaja, el escenario era propicio para los asiáticos, cuya mayor fortaleza reside en el aspecto defensivo, por lo que Ucrania tuvo que convertirse en protagonista, casi por primera vez en el torneo. Y en ello fue clave la actuación de Supriaha, quien se ganó el puesto de nueve titular recién en semifinales y, a los 33 minutos, giró dentro del área, aprovechó las dudas del fondo surcoreano y puso el 1-1.

Fines

El empate despojó a Ucrania de la necesidad de ir al ataque y volvió a refugiarse en su campo, haciendo figura a Lunin y apostando al contraataque. Y en la segunda parte obtendría sus réditos: a los 52, Supriaha detectó espacio entre los centrales, se metió a máxima velocidad para ocuparlo e hizo de la recepción un control orientado que no podía terminar sino en el 2-1.

De allí en más, Corea del Sur no hizo más que toparse con la sobriedad de Lunin, quien sostuvo a los suyos hasta que, a los 89, una espectacular carrera de Tsitaishvili al contragolpe puso el tercer gol ucraniano y aseguró la histórica consagración de su país.

Comentarios

Comentarios