Tenía una probation, robó en un campo de Catriló y lo condenaron a tres años de prisión

El juez de control santarroseño, Néstor Daniel Ralli, condenó hoy a Alfredo David Lezcano a tres meses de prisión por el delito de hurto simple y le unificó la pena con otra anterior en una pena única de tres años de prisión de cumplimiento efectivo, aunque seguirá gozando del régimen de libertad condicional. El acusado había recibido por el hurto el beneficio de la suspensión de juicio a prueba, o probation, pero le fue revocado en mayo porque había recibido otras dos condenas.

El conflicto penal se resolvió por la vía de un juicio abreviado rubricado por el fiscal Facundo Bon Dergham, la defensora oficial Mariel Annecchini y el propio imputado, de 23 años, quien admitió la autoría de los hechos. El damnificado, al ser informado de ello, también brindó su consentimiento.





En el legajo quedó probado que el 20 de enero de 2016, Lezcano ingresó a un predio rural ubicado al noreste de Catriló y mató “a dos terneros de raza Holando, de 70 kilos cada uno” y se los llevó a una quinta de su propiedad. También de darle muerte a “cinco lechones de  entre 7 y 15 kilos”, que también fueron hallados en su predio.

El imputado había sido beneficiado, el 24 de octubre de 2017, con la probation por un año a raíz del hurto simple, pero el 23 de mayo esa gracia le fue revocada por Ralli porque el 15 de junio del año pasado lo condenaron a un año de prisión en suspenso como autor de amenazas simples, en concurso real con lesiones leves calificadas por la relación de pareja, en concurso material con amenazas con armas, por hechos ocurridos el 1 de enero y el 25 de febrero de 2018.

Poco después, el 6 de agosto, volvió a ser condenado a dos años y seis meses de prisión por lesiones leves agravadas por la relación de pareja y amenazas con arma en el marco de protección de la Ley 26.485 de Protección Integral a las Mujeres, y amenazas con arma. Esa pena le fue unificada con la anterior en una pena única de tres años de cumplimiento efectivo.

Ahora Ralli, por pedido de las partes en el abreviado, lo condenó a tres meses por hurto simple y le unificó la pena con aquella en una pena unificada de tres años de prisión efectiva, aunque continuará bajo el régimen de libertad condicional que le había sido otorgado oportunamente.

En la causa hubo otros dos imputados, que fueron beneficiados el 13 de diciembre de 2016 con la aplicación del principio de oportunidad, previsto en el artículo 15, inciso 4°, del Código Procesal Penal de La Pampa. Ello contó con la conformidad de la fiscalía, de Lezcano y de la defensa.​

Comentarios

Comentarios

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.