Funcionario pampeano emitió más de 30 cheques sin fondos por $1.486.000

El subsecretario de Protección Ciudadana de La Pampa, Lisandro Ranocchia Ongaro, tiene una deuda que supera el millón de pesos por una cantidad importante de cheques que fueron rechazados y sin fondos, lo que fue advertido por distintas entidades bancarias. El funcionario negó haber pedido ante la justicia provincial el procedimiento de concurso de acreedores, una situación que deviene de la insolvencia por la que el deudor no puede hacer frente a la totalidad de los pagos comprometidos.

La cifra adeudada asciende a 1.486.652 pesos por 36 cheques rechazados e impagos, mientras que solamente tres fueron abonados por una suma de 94.158 pesos. Es decir que solamente el 8,33 por ciento de los cheques fue abonado sobre los emitidos.
La mayoría de los cheques fueron rechazados -con la consiguiente multa impaga- entre los meses de junio y julio de este año, de acuerdo a la información bancaria pública que reveló el diario La Arena.
Los datos surgen de un informe del Banco Central consolidado por clave de identificación fiscal sobre cheques rechazados. Los bancos en cuestión serían el Banco de La Pampa y el Banco Santander Río.
Ranocchia fue subsecretario general de la Gobernación provincial y ahora se desempeña como subsecretario de Protección Ciudadana. Además, fue justamente abogado del Banco de La Pampa, presidente del club Santa Rosa y precandidato a intendente de Santa Rosa.

CONCURSO DE ACREEDORES

Fines

«No pedí ni evalúo la posibilidad de presentarme en concurso de acreedores» remarcó el funcionario provincial. «Mi idea es con la venta de algunos bienes ir pagando cada una de las cuentas» porque «tomo con responsabilidad los compromisos financieros que asumo»; dijo.
«Vengo tratando de frenar una bola que se armó en función de negocios que tengo en lo privado, el año pasado abrimos con mi hermano un negocio (restaurant) y no nos fue muy bien, y en otro tema de producción agropecuaria, donde yo arriendo, y se dispararon los costos de producción, entonces empecé parando la pelota financieramente con movimientos de cuenta de valores, pero en un momento el costo financiero se me fue y no pude hacer frente a los cheques porque además las tasas de interés son insostenibles», explicó Ranocchia Ongaro.
«Hablé con cada uno de los acreedores, la mayoría, el 90 por ciento, para que me banquen y estoy vendiendo ahora dos vehículos que tenía y mi familia me va a dar una mano con la venta de un inmueble para pagar», anticipó. Aseguró que pagará «cada una de las cuentas con algún grado de plazo para poder obtener el dinero con ventas de bienes y el trabajo de la actividad privada».

Comentarios

Comentarios