Alumnos de Castex realizaron “prácticas profesionalizantes” en una reconocida fábrica de cosechadoras

Alumnos del Centro Provincial de Formación Profesional 1 (CPFP 1) y la EPET 10 de Eduardo Castex realizaron «prácticas profesionalizantes durante una semana» en la planta fabril de una reconocida marca de herramientas agrícolas, en la ciudad bonaerense de Ameghino. «Los alumnos durante una semana fueron empleados de la empresa, cumpliendo horarios y trabajos como cualquier operario», destacó el director del CPFP 1 de Eduardo Castex, Héctor Daniel González.

El entrevistado recordó que en las escuelas técnicas «siempre existieron las pasantías con muy buenos resultados, pero en algún momento quedaron sin efecto por los seguros y la burocracia estatal, pero ahora se está tratando de implementar» nuevamente. «La escuela busca empresas y fábricas que puedan captar el perfil del alumno, nosotros formamos técnicos en mecanización agropecuaria y en formación profesional capacitamos a auxiliares agropecuarios», resaltó González.

Pasantías

El director del CPFP 1, Héctor Daniel González, explicó que estas «prácticas profesionalizantes» surgieron por una intermediación del docente Juan Lucero, quien fue operario de la fábrica de cosechadoras Class en la ciudad bonaerense de Ameghino. Así viajaron inicialmente cuatro alumnos de 7° Año de la EPET 10 que tienen la orientación «Técnicos en mecanización agropecuaria»; y la semana siguiente concurrieron seis alumnos de 4° Año del CPFP 1 que se capacitan como «Auxiliares Agropecuarios».


«Estas pasantías fueron muy valiosas porque los alumnos trabajaron en una empresa internacional, porque ahí están fabricando partes de cosechadoras que viajan a todo el mundo», destacó González. Y resaltó que uno de los encargados de recursos humanos de la reconocida empresa pidió «conocer a quien les enseña a soldar, que es el profesor Julio Fanzi, porque estaban sorprendidos de la capacidad que tienen los alumnos para soldar con nuevo sistema de soldadoras semiautomáticas».

Felicitaciones

Los alumnos castenses cumplieron funciones de 7 a 17 horas, y se alojaron en un departamento dentro del predio de la fábrica de cosechadoras. «Hemos recibido felicitaciones de los gerentes de la empresa por el desempeño de los jóvenes», destacó González.


«Los alumnos -continuó- vivieron una experiencia extraordinaria porque pudieron vivenciar la experiencia real de ser trabajadores y es una gran salida laboral para ellos porque la empresa estaría disponible a tomar el personal capacitado».
«Averiguaron si estaban interesados en quedarse a trabajar en la empresa, y esto es lógico porque las empresas tienen desesperación por encontrar mano de obra calificada», agregó González.

Comentarios

Comentarios