Castense condenado a tres años de prisión por intentar incendiar la casa de una ex pareja

Nahuel Ezequiel Fleitas, un empleado municipal de 23 años, fue condenado hoy a tres años de prisión de cumplimiento efectivo, como autor del delito de incendio con peligro común para los bienes y/o peligro muerte de una persona, en grado de tentativa. Además como tenía otra condena por lesiones leves y abuso sexual simple, se le unificaron ambas en una pena única de tres años y dos meses de prisión.

Esa pena anterior había sido dictada el 3 de agosto de 2016 y fue a dos años y seis meses de prisión de ejecución condicional.

¿Cuál fue el hecho constatado? El pasado 8 de julio, Fleitas ingresó al patio de la casa de una expareja, en Eduardo Castex, “tomó un trapo que estaba debajo del marco de la puerta del patio, lo mojó con combustible y luego roció con ese líquido la puerta de acceso a la casa, paredes de las habitaciones y la puerta del patio”, dice la sentencia del juez de control, Néstor Ralli.

La damnificada “sintió ruidos en su patio y un fuerte olor a nafta”, por lo que le avisó a una vecina, quien abrió la ventana de su habitación y “pudo ver, en el patio de la casa de su vecina, al imputado vestido con un pantalón y buzo de jogging con la capucha a medio colocar y con un trapo de color blanco en sus manos”, añade el texto. El hombre salió corriendo cuando vio a ella. Por esas circunstancias, Ralli dijo que la autoría del ilícito fue en perjuicio de la expareja.

El fallo fue dictado como consecuencia de un acuerdo de juicio abreviado presentado por el fiscal  Cristian Alejandro Ramón Casais, el defensor oficial Martín García Ongaro y el acusado. La víctima, al conocerlo, prestó su consentimiento y pidió ser informada de eventuales decisiones que pudieran beneficiar al acusado antes de completar la pena en prisión (salidas transitorias, régimen de semilibertad, libertad condicional, prisión domiciliaria, etc.).

“A partir del análisis de los elementos probatorios colectados durante la investigación fiscal preparatoria, con el reconocimiento que efectuó el imputado y especialmente con la declaración testimonial de la vecina –quien observó cuando Fletas roció la casa con combustible– y los informes técnicos (surgió que ‘en la muestra de tela se detectó la presencia de trazas de hidrocarburos alifáticos’)”, el juez dio por probado el hecho.

Comentarios

Comentarios