Santa Rosa: Golpeó a dos jóvenes y les robó y lo condenaron a prisión efectiva

Jonathan Adrián Sotelo, un lavacoches de 21 años, fue condenado hoy a tres meses de prisión de cumplimiento efectivo, por ser autor material del delito de robo simple. Además lo declararon reincidente y le mantuvieron la prisión preventiva hasta que el fallo quede firme.

La sentencia fue firmada por el juez de audiencia santarroseño, Carlos Alberto Besi, luego de admitirse un acuerdo de juicio abreviado presentado por la fiscala María Cecilia Molinari, el defensor oficial Juan José Hermúa y el imputado, quien reconoció la autoría del hecho, registra antecedentes penales y permanece detenido.

El ilícito acreditado se concretó hace trece días, el 5 de octubre, cuando Sotelo agredió físicamente a dos jóvenes de 19 y 20 años y a uno de ellos le sutrajo un celular mientras caminaban por la calle Farinatti, en Santa Rosa. Como uno de ellos lo reconoció, fue detenido por la policía a dos cuadras del lugar, en Italia y Pasaje Martínez, con el teléfono en su poder.

Al ser aprehendido in fraganti, el legajo penal se tramitó por el procedimiento de juicio directo y concluyó con el abreviado. “El hecho se probó, independientemente de la palabra del imputado, por el parte de novedades cursado por la policía sobre las circunstancias de tiempo y modo en que procedió a la detención de Sotelo”, indicó Besi.

Agregó que, además, a partir de esa aprehensión “se procedió al secuestro del celular sustraído, siéndole exhibido al damnificado, quien lo reconoció como de su propiedad (…) Asimismo el informe de Sanidad Policial acreditó la violencia física ejercida por el acusado contra la víctima”.

Sotelo había sido condenado por el juez de control Carlos Ordas, el pasado 28 de marzo en otro abreviado, a  dos meses de prisión por robo simple y hurto simple y se le había unificado la pena con otra anterior –dispuesta por el mismo juez un mes antes– en una pena única de cinco meses de prisión de cumplimiento efectivo.

En aquella ocasión se dio por demostrado, en dos expedientes distintos, que sustrajo de una vivienda –tras dañar el portón de acceso– una moto Honda Twister, una computadora con teclado, una Tablet, dos celulares, un chaleco, un caso y 700 pesos; y que de otra casa, sin ejercer fuerza ni violencia, se llevó un televisor plasma de 32 pulgadas, una netbook y cinco camperas.​

Comentarios

Comentarios