Albañil condenado a prisión en suspenso por abuso sexual contra dos menores de edad

Jorge Alberto García, un albañil de 58 años, fue condenado a un año y seis meses de prisión en suspenso, por resultar autor de abuso sexual simple, como delito continuado, respecto de dos víctimas en concurso real entre sí; el cual deberá ser valorado en el marco de las leyes 26485 de Protección Integral a la Mujer y 26061 de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes. Las víctimas fueron dos hermanitas.

La sentencia fue dictada por la jueza de control de Santa Rosa, María Florencia Maza, en el marco de un acuerdo de juicio abreviado rubricado por el fiscal Andrés Torino, la defensora oficial Silvina Blanco Gómez y el propio imputado, quien admitió la autoría de los hechos. La asesora de Niñas, Niños y Adolescentes, María Gabriela Manera, y la madre de las niñas, al ser informadas de ello, también dieron sus consentimientos.

Maza, además, le fijó al acusado las siguientes reglas de conducta durante dos años: fijar domicilio, del que no podrá ausentarse sin autorización de la autoridad judicial; someterse al cuidado y contralor de la Unidad de Abordaje, Supervisión y Orientación de personas en conflicto con la ley penal, debiéndose presentar del 1 al 5 de cada mes; abstenerse de entrar en contacto con las menores; no pudiendo acercarse a menos de 200 metros del lugar donde se encuentren, ni de su domicilio; y realizar un tratamiento psicoterapéutico.

A su vez, una vez que el fallo quede firme se notificará a la Procuración General para dar cumplimiento a lo establecido en el artículo 5 de la ley 2547, dejando expresamente facultado a si titular, Mario Oscar Bongianino, en su calidad de autoridad de aplicación del Registro de procedimiento y notificación de antecedentes de condenados por delitos contra la integridad sexual.

La magistrada, con las pruebas acumuladas, dio por probado que García realizó tocamientos a las niñas, “aprovechándose de la relación de amistad que mantenía con la familia” de ellas, durante cinco años y en dos domicilios diferentes.

“Los hechos deben ser valorados en el marco de las leyes 26485 y 26061, teniendo en cuenta el contexto en el que tuvieron lugar; encuadrados dentro de la violencia sexual contra las mujeres, teniendo en cuenta la corta edad de las víctimas y la necesidad de una mayor protección de ellas”, concluyó Maza.

Comentarios

Comentarios