El Programa Educación + Justicia casi duplicó el número de alumnos participantes

La participación de alumnos secundarios en el programa «Educación y Justicia» prácticamente se duplicó este año, ya que asistieron 2.133 contra los 1.125 del año pasado, marcando un crecimiento del 89,6 por ciento. Hasta ahora pasaron por él 5.867 estudiantes. Entre las principales novedades vale remarcar que, por primera vez, colegios nocturnos formaron parte de esta propuesta.

El programa, promovido por el Superior Tribunal de Justicia, es de alcance provincial y ofrece cinco ofertas pedagógicas: a) concurrencia de estudiantes secundarios, a partir de los 16 años, a juicios orales en Santa Rosa, General Pico y General Acha; b) exhibición de un juicio real editado en colegios secundarios del interior, con presencia de jueces, fiscales y defensores oficiales; c) organización de simulacros de juicios a partir de un caso real; d) visitas guiadas al Centro Judicial de Santa Rosa y al Edificio Judicial de General Pico, y d) charlas de funcionarios y magistrados en colegios.

La iniciativa, que lleva cinco años consecutivos y es implementada por la Oficina de Comunicación Institucional, tiene características únicas en el país, cuenta con el respaldo del Ministerio de Educación de La Pampa y tiene como objetivo que los estudiantes secundarios próximos a cumplir la mayoría de edad tengan un acercamiento real a la Justicia.

A su vez también busca aproximar de una forma concreta el Poder Judicial a la sociedad pampeana, contribuir a la formación ciudadana de los alumnos, concienciarlos acerca del respeto a la ley –sus derechos, deberes y obligaciones– e inculcarles el valor justicia. También permitirles a ellos que observen en forma directa y concreta cómo actúan jueces, fiscales, defensores, abogados, querellantes y testigos frente a hechos que muchas veces son reflejados en los medios masivos de comunicación.

El interior, muy presente.

Durante 2019 formaron parte del programa 37 colegios, con la inclusión por primera vez de dos establecimientos nocturnos como el Instituto Secundario Comercial Nocturno «1° de Mayo», de Santa Rosa, y el Centro Educativo de Nivel Secundario N° 3 «Alberto Campo», de General Pico.

El primer grupo estuvo compuesto por cinco alumnas que realizaron una visita guiada al Centro Judicial de Santa Rosa y conversaron con la jueza de ejecución, concursos y quiebras, Adriana Isabel Cuarzo, y el fiscal Marcos Hernán Sacco.

El segundo estuvo compuesto por 13 estudiantes que también recorrieron dicho lugar, presenciaron una audiencia de formalización y dialogaron con el juez de control, Néstor Daniel Ralli, el fiscal Oscar Cazenave y el defensor oficial Juan José Hermúa.

El año pasado había ocurrido otro hecho significativo cuando, también por primera vez, una delegación de un colegio primario –quinto grado de la Escuela 221, de Santa Rosa– concurrió a una visita guiada al Centro Judicial.

Un dato sobresaliente fue la presencia fuerte de escuelas del interior en el programa, ya que sumaron más del 50 por ciento en comparación con las de Santa Rosa y General Pico juntas. También vale remarcar las muchas salidas de magistrados y funcionarios a dar charlas al interior, sobresaliendo los 300 alumnos de todos los cursos de los dos colegios secundarios de Ingeniero Luiggi («Héroes de la Patria» y «Mariano Moreno») que se reunieron en el Centro Cultural y de Convenciones de esa localidad, y los 150 reunidos en la escuela «Juan Humberto Morán», de Eduardo Castex. 

El listado de establecimientos intervinientes incluyó a once colegios de Santa Rosa (Barrio Aeropuerto, 9 de Julio, Nacional, Mabel Peralbo, Polivalente de Arte, Ricardo Nervi, Santo Tomás, Edgar Morisoli, Panguitruz Nger, Instituto Domingo Savio y Normal) y seis de General Pico (Eduardo de Chapeaurouge, Nuestra Señora de Luján, Río Atuel, Virginia Galletti de Amela, República del Salvador, Ciudad e Instituto de Formación Profesional N° 7). 

El resto fueron escuelas del interior: «Juan Humberto Morán», «Manuel Belgrano» y Escuela Provincial de Educación Técnica N° 10 (Eduardo Castex), «Ramón Rodil» (Rolón), «Enrique Stieben» (Anguil), Instituto «José Manuel Estrada» (Doblas), Instituto «Dr. Ernesto López» (Catriló), «General Martín Miguel de Güemes» (Miguel Cané), «María Ofelia Espósito» (Quemú Quemú), «Héroes de Malvinas» (Villa Mirasol), «20 de Noviembre» (Macachín), «Héroes de Malvinas» y «25 de Mayo» (Trenel), Colegio Secundario (Dorila), Secundario Rural (Speluzzi), «Élida Salas» (Rancul) y «Modesto Caretto» (La Maruja).

Tres veces y media más.

El incremento del 89,6 por ciento de alumnos participantes marcó un crecimiento inusual del programa, de alguna manera incentivado por la participación de las instituciones educativas del interior. Fue así que pasó de los 1.125 estudiantes del año pasado a los 2.133 del actual, los que sumados a los 3.734 de los primeros cuatros años da un total para el quinquenio de 5.867.

La suba más sustancial se produjo en la Primera Circunscripción Judicial (Santa Rosa), con la asistencia a audiencias, visitas guiadas, simulacros y charlas de funcionarios. Este año tomaron parte de «Educación + Justicia» 1.166 estudiantes, tres veces y media más que en 2018 cuando habían sido 331.

En la Segunda Circunscripción (General Pico) la suba fue del 21 por ciento, pasando de 794 a 967 alumnos participantes en las cinco ofertas pedagógicas.

Por fuera de los estudiantes secundarios, debe mencionarse que nuevamente asistieron a ver juicios orales los cadetes del Instituto Superior Policial y alumnos universitarios de la cátedra Derecho Procesal Penal; a los que en 2019 se sumaron sus pares del Instituto de Formación Profesional N° 7, de General Pico, donde se egresa como asistente jurídico.

Cuatro simulacros, inédito.

La consolidación de esta iniciativa se reflejó además en que, por primera vez, se organizaron cuatro simulacros de juicio durante el año. Ellos reunieron a 294 estudiantes y se llevaron a cabo en Santa Rosa y en General Pico.

En el primero que se realizó en la capital provincial intervinieron el Centro Polivalente, de Santa Rosa; y los colegios «Juan Morán», de Eduardo Castex, y «Ramón Rodil», de Rolón, lo que muestra la horizontalidad de la propuesta y el interés por incentivar la presencia de localidades pequeñas, ya que esta última no llega a los 700 habitantes.

Del segundo tomaron parte el Instituto Estrada, de Doblas y los colegios «Enrique Stieben», de Anguil (otra localidad chica), y «Santo Tomás», de Santa Rosa.

En el Edificio Judicial de General Pico, la primera simulación estuvo a cargo de las escuelas «Héroes de Malvinas», de Trenel; «Élida Salas», de Rancul; y «Eduardo de Chapeaurouge», de Pico. La segunda tuvo la intervención de alumnos de los colegios «Nuestra Señora de Luján», de General Pico; el Secundario Rural, de Speluzzi; y el «25 de Mayo», de Trenel.

Colaboradores ad honorem.

Otra pata fundamental para la ampliación y el mejoramiento del programa es la participación desinteresada de funcionarios, magistrados y empleados.

El listado incluyó a los jueces María Florencia Maza, Andrés Olié, Daniel Sáez Zamora, Gastón Boulenaz, Alejandra Ongaro, Carlos Besi, Carlos Ordas, Néstor Ralli, Martín Saravia, Andrés Zulaica,  Marcelo Pagano, Diego Ambrogetti, Alejandro Gilardenghi, María Jimena Cardoso, Heber Pregno, Carlos Pellegrino, María José Gianinetto y Mauricio Pascual.

Entre los fiscales, colaboraron Facundo Bon Dergham, María Cecilia Molinari, Máximo Paulucci, María Cecilia Martiní, Oscar Cazenave, Walter Martos, Hernán Sacco, Juan Bautista Méndez, Alejandra Moyano González, Armando Agüero, Damián Campos, Ivana Hernández, Hernán Cecotti, Cecilia Milanese, Luciano Rebechi, Guillermo Komarofky y Verónica Campo.

También participaron los defensores oficiales Paula Arrigone, María Silvina Blanco Gómez, Martín García Ongaro, Juan José Hermúa, Raquel Romero, Alejandro Osio, Guillermo Costantino, Elba Pozze, Walter Vaccaro, Alejandro Caram y Alejandro Piñero.         

Finalmente, otras dos funcionarias que acompañaron el programa fueron Graciela Massara, asesora de Niños, Niñas y Adolescentes; Lorena Catoia, flamante responsable de la Oficina de Orientación Judicial de General Pico; y la psicóloga forense Adriana Piras.

Comentarios

Comentarios