Alberto Fernández: «No está en cartera hoy el aumento de tarifas»

El presidente Alberto Fernández dio más precisiones sobre su plan para el cuadro tarifario. Explicó que “no está en cartera hoy el aumento de tarifas” porque su objetivo inmediato es en realidad revisar el que dejó la gestión de Mauricio Macri para entonces poder ver “cómo se sigue”. Según detalló, su atención está puesta en realidad en el análisis por las “ganancias exorbitantes de empresas que pagaron los argentinos” con su bolsillo.

“Que nadie se apure, no sé si en junio vamos a estar en condiciones de hacer eso porque lo que a mí más me preocupa es que unos picaros dejen de ganar en detrimento de la gente”, explicó en diálogo con AM750 sobre los potenciales aumentos

En esa línea, dijo que quiere llevar «tranquilidad» a todos los argentinos. “Nadie se apure (…) Lo que tenemos bajo análisis es saber qué pasó para saber exactamente de donde partimos”, amplió. 

Según explicó, todos sus ojos están puestos en la génesis de los aumentos que se replicaron en estos últimos cuatro años. «Cuando uno mira lo que pasó, se da cuenta el incremento enorme que ha tenido en precios», remarcó, aunque subrayó que mientras tanto las empresas tuvieron «ganancias exhorbitantes». «Vamos a ver cómo se hizo y después, cómo vamos a seguir», enfatizó en entrevista con Eduardo Caimi y Romina Calderaro. 

También hizo foco en el efecto que tuvieron esos aumentos en la producción nacional. «Este sistema de tarifas también destruyó a la industria y paralizó las maquinarias», definió. Pero luego amplió: «Lo primero no es el aumento de tarifas, no tenemos en cartera hoy el aumento de tarifas». “Yo voy a cuidar el bolsillo de los argentinos hasta el último minuto que esté” en el gobierno, agregó. 

Los que ganaron en el gobierno de Macri

Alberto Fernández aseguró que no quiere confrontar “ni volver a las riñas” con un sector de la economía porque, a su entender, “la gente quiere que le arregle el problema no que le cuente quién es el responsable”, aludió al ser consultado sobre la responsabilidad del expresidente Mauricio Macri y su equipo económico.

En este sentido dijo que quiere arreglar la realidad económica con “el criterio de lógica y justicia”, lo que incluiría la revisión de las tarifas de los servicios públicos en cuanto a su relación con las ganancias de las empresas. “Primero veamos quiénes se llevaron la plata durante cuatro años y después si los argentinos tienen que pagar más o no”, aseguró.

“Hubo una política para que las empresas se llenen los bolsillos en detrimento de los argentinos, como también hubo una política de pedirle plata al Fondo para fugarla. El que ganó lo que no debía ahora tiene que hacer un esfuerzo y no aumentarle a la gente”, sostuvo Fernández. 

Sobre el comunicado del FMI

Sobre el último pronunciamiento del organismo financiero internacional, que apoyó el pedido argentino para extender los plazos de la deuda, el presidente agradeció el gesto y remarcó que respondió a la sensatez del pedido argentino. “No es que nos pusimos en caprichosos y dijimos no pagamos por eso el Fondo hizo un llamado al sector financiero mundial”, sostuvo Fernández. 

Para el mandatario, ese comunicado fue «histórico» y lo definió como «un paso importante». «Es un triunfo de la razón, que por una vez no nos apeguemos a los dogmatismos y miremos la realidad», celebró. Al mismo tiempo, aclaró que a pesar del avance «tampoco debemos ser exitistas». 

El mandatario recordó cómo fue la negociación con el Fondo cuando era jefe de Gabinete de Néstor Kirchner. “Cuando llegamos con Néstor la Argentina estaba en default y el Fondo había cortado toda la asistencia financiera”, recordó. Fernández destacó también cuáles eran las condiciones que pedía el organismo para aceptar la reestructuración de la deuda: la privatización de la banca pública, la reforma previsional y que la obra pública pasara a ser comprendida en el presupuesto como un gasto en vez de como una inversión.

“Si yo hago lo que ustedes dicen la Argentina va a ser más deudora y no van a cobrar nunca”, fue la respuesta en su momento al presidente del FMI. “No decíamos que no queríamos pagarle, decíamos que nos dejen crecer para poder pagarles. Es exactamente el mismo planteo del presente. Nos dieron luz verde y dos años después le pagamos toda la deuda”, remarcó el presidente.

Alberto Fernández remarcó que le contó toda esta historia a Kristalina Georgieva y que ella “escuchó” el pedido argentino. “Hicimos lo que políticamente debíamos hacer que fue pedirle ayuda a Israel, Italia, Francia, Alemania, y hasta el Papa. La respuesta del Fondo es mejor para el mundo, no sólo para la Argentina”, celebró.

En materia de deuda también salió a responder a los sectores que acusan al Gobierno de no tener un plan económico. “Nos dicen que no hay plan. Pero tenemos dos”, aseguró. “Lo que no hemos contado nunca, porque es obvio, es cuál es el programa de pagos. O sea que confunden no decir cómo se va a pagar (la deuda) con no tener un plan económico”, puntualizó.

Salarios

El presidente reconoció que el retraso de los salarios con respecto a la inflación es uno de los temas que más preocupa a los argentinos. “Tenemos que recomponer el salario real y tenemos que hacerlo dentro de la fragilidad que tiene la economía”, advirtió, aunque reconoció también que hay que hacerlo con prudencia, por lo que pidió “paciencia”. “Ya sé que han tenido mucha paciencia durante estos cuatro años”, agregó.

Jueces y jubilaciones de privilegio

Sobre el salario de los jueces y la discusión por un posible ajuste en el cálculo de su haber jubilatorio, Fernández remarcó que la intangibilidad de los sueldos de la jueces fue concebida “para evitar que el Ejecutivo no pueda usar el dinero como un elemento de presión”. “Pero esa hoy no es la realidad, hoy los jueces se fijan su propio sueldo”, señaló el mandatario, quien recordó que algunos magistrados ganan hasta 700 mil pesos.

“Lo único que estamos planteando es que sigan la misma lógica que se le aplica a todo el mundo”, remarcó Fernández sobre el actual calculo que promedia los últimos diez años de salario y computa el 82 por ciento móvil. “Los jueces quieren jubilarse con el último cargo y tener el 82 por ciento del bruto no del neto como todo el mundo”, explicó.

El presidente remarcó también que no es un objetivo iniciar “una guerra santa con los jueces”. “Estamos discutiendo privilegios y un sistema que no es igualitario. No me parece feliz que los jueces me amenacen diciendo ‘como nosotros manejamos la constitucionalidad ya le advertimos que si nos tocan los sueldo lo vamos a declarar inconstitucional’”, aseguró.

Jubilaciones

Por otra parte, pidió a la sociedad “un poquito de paciencia” para la política económica que apunta a corregir los desajustes que dejó el gobierno de Mauricio Macri y se refirió también a la situación de los jubilados y reconoció que “tienen toda la razón” quienes cuestionan el bajo porcentaje de aumento a las jubilaciones más altas.

“Nadie que gane 23 mil pesos es un potentado, pero lo que necesitamos es tiempo porque no tenemos los recursos”, dijo y destacó que “lo primero que tenemos que resolver son las urgencias, y lo urgente es el jubilado que gana 16 mil pesos”.

Sobre «arrepentidos» y «testigos protegidos»

El Presidente también se refirió a “las lógicas de arrepentidos y testigos privilegiados” que funcionan en la Justicia penal y puso en duda su eficacia porque, a su entender, “encubren sistemas de miserias” personales.

Como ejemplo de esto citó lo que ocurrió con el expresidente de Brasil Inacio Lula Da Silva, quien fue condenado por el testimonio de un supuesto arrepentido en una causa por corrupción que redujo su condena a la mitad con solo testimoniar (sin pruebas) que una empresa constructora le regaló un departamento a Lula.

“Son sistemas muy perversos que proliferaron en algunos lugares del mundo” originalmente para “el combate contra el narcotráfico y el terrorismo”, pero “después lo usaron para cualquier cosa” y terminó ocurriendo lo que ya se conoce, explicó Fernández.

Precios e inflación

También se refirió a los precios. Destacó que hubo “un avance” en ese tema y reconoció que si bien “hubo un crecimiento moderado” en los valores de varios productos, durante los últimos dos meses “hemos logrado una desaceleración muy grande de los precios” en comparación con la tendencia inflacionaria heredada del macrismo.

“Tenemos que seguir peleando día a día con ese tema” y “con Precios Cuidados hemos logrado corregir bastante” el tema de las subas, dijo. Además, llamó a la sociedad a participar de los sistemas de control de precios en góndolas a partir de la aplicación para celulares que ofrece ese plan. “Necesito que todos los argentinos se involucren. Hemos tenido más de 200 mil denuncias y las resolvimos”, destacó.

Comentarios

Comentarios