La Justicia investigará si hubo un “entregador” en el violento robo en Rucanelo

La Justicia investigará si la banda foránea tuvo un «entregador o datero» para cometer -el sábado al mediodía- el violento asalto en un campo de la familia Farías, ubicado sobre la ruta provincial 11, en Rucanelo.

Los fiscales Alejandra Moyano y Juan Marcelo Cupayolo solicitaron, entre otras pruebas, la apertura de los celulares de los atracadores, para tratar de determinar si tuvieron un contacto local que «marcó» dónde cometer el asalto. Además, el juez de control de la Cuarta Circunscripción Judicial, Carlos Espínola, dictó la prisión preventiva durante 90 días para los seis detenidos, quienes quedaron involucrados en una causa judicial caratulada «Robo agravado en poblado y en banda» y «Privación ilegítima de la libertad».

La audiencia de formalización en la sede judicial de Victorica se desarrolló después de las 23 horas del domingo, y finalizó durante la madrugada de ayer. Previamente los seis detenidos estuvieron delante de los fiscales Alejandra Moyano y Juan Marcelo Cupayolo, donde tampoco hablaron.
El juez Carlos Espínola dictó la prisión preventiva -hasta el 22 de mayo- para los seis detenidos por el violento robo cometido -el sábado al mediodía- en el campo Cuatro Cuartos de la familia Farías, en Rucanelo. Además, los fiscales Alejandra Moyano y Juan Marcelo Cupayolo pidieron «distintas pruebas como apertura de celulares y rueda de reconocimiento».
Las autoridades judiciales destacaron «el buen trabajo del personal policial» que trabajó en los procedimientos para detener a la banda integrada por tres bonaerenses, un mendocino, un sanjuanino y una persona de nacionalidad peruana. En las distintas actuaciones participó el personal de la comisaría departamental de Eduardo Castex y las subordinadas de Conhelo y Rucanelo, y también de Luan Toro; además de la Brigada de Investigaciones de la UR I; los peritos de la Agencia de Investigación Científica (AIC) de Santa Rosa y General Pico y la sección Canes de la UR I.

ENTREGADOR Y EQUIVOCACIÓN

Los investigadores y los funcionarios judiciales pretenden determinar si existió «un entregador y datero», para lo cual los fiscales Moyano y Cupayolo consideran fundamental la apertura de los celulares de los detenidos. Estos indudablemente integran una banda que presumiblemente «habría cometido hechos similares en otras provincias», pero en el ámbito policial no encuentran respuestas a un interrogante: «Personas de Buenos Aires, San Juan, Mendoza y un peruano cómo saben los movimientos económicos de los productores de la zona rural de Rucanelo». Y además surge otra hipótesis que se trata de determinar: ¿Los asaltantes se equivocaron de campo?
Los detenidos tenían una interesante logística. Se movilizaban en vehículos de alta gama, tenían handys para interceptar las comunicaciones policiales, varios teléfonos celulares y dinero para movilizarse con tranquilidad. A simple vista puede observarse que el dinero robado en el campo de Farías es muy significativo, pero (con la venta de las joyas) no alcanzaría para comprar -solamente- la VW Amarok TDI en la cual se movilizaba el conductor detenido en cercanías del basurero municipal de Rucanelo.
Farías en los últimos días solo vendió algunos corderos y ovejas. Pero, un vecino habría realizado un movimiento económico «muy importante», trascendió.

ESTABAN ORGANIZADOS

Los asaltantes irrumpieron el sábado al mediodía en el campo de Cuatro Cuartos, sobre la ruta provincial 11, donde golpearon, maniataron y amordazaron a Farías y un primo. Se llevaron 240 mil pesos, 10 mil dólares y joyas de oro.
A los atracadores los esperaban sobre la ruta en tres vehículos de alta gama. Un vecino se alertó y avisó a la policía. Y cuando percibieron la presencia del móvil policial, los conductores se dieron a la fuga. Los tres asaltantes se metieron en los montes con intenciones de evitar la detención.
La camioneta VW Amarok fue interceptada «a 20 kilómetros sobre un camino vecinal opuesto al acceso principal de Rucanelo; y los vehículos Peugeot 308 y Peugeot 2008 fueron demorados a más de 60 kilómetros del lugar del hecho». Los otros tres asaltantes fueron detenidos después de las 22.30 horas del sábado, en cercanías del acceso a Rucanelo. Y ahí la policía logró recuperar el importante botín de dinero y joyas sustraído a la familia Farías.
Tres detenidos son oriundos de Buenos Aires -Avellaneda, Quilmes y Capital Federal-, hay uno de San Juan, otro de Mendoza y el restante es de nacionalidad peruana. Estaban organizados. Tenían equipos de comunicación para interceptar las comunicaciones policiales y varios teléfonos, entre otros elementos.

Comentarios

Comentarios