Kulfas anunció que el Estado pagará parte de los sueldos de la mitad de las pymes del país

El ministro de la Producción, Matías Kulfas, presentó las nuevas medidas de auxilio económico ante la comisión de Pequeñas y Medianas Empresas de la Cámara de Diputados y estimó que con la ampliación del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) el Estado va a ayudar a pagar los sueldos a entre 300 mil y 320 mil pymes. Además, explicó que para los monotributistas de las categorías superiores a la B y los autónomos habrá una línea de crédito especial a tasa cero.

Si bien remarcó que los datos son estimativos, las primeras proyecciones del Gobierno indican que van a pagar unos $70.000 millones de los sueldos del sector privado registrado en el mes de mayo, de modo que al menos 3 millones de trabajadores serán alcanzados por la ATP «para evitar despidos masivos para tener habilitada la capacidad productiva para volver a crecer» cuando pase la cuarentena. «Poco más de la mitad de los trabajadores registrados del sector privado va a cobrar este beneficio», estimó.

Solá dijo que se traerá «como sea» a los 20.000 argentinos que aún quedan en el exterior

Cabe recordar que bajo la nueva modalidad, la ATP toma como referencia los sueldos de febrero y calcula la mitad. Si esta mitad es inferior a los $16.825 que está actualmente el salario mínimo vital y móvil (SMVM), entonces desembolsa el SMVM, es decir más de la mitad del salario. Si esa mitad es superior a los dos SMVM, entonces desembolsa $33.750, menos de la mitad. Con este mecanismo, Kulfas estimó que «8 de cada 10 trabajadores van a cobrar la mitad del salario o más desde la Anses».

A las empresas que calificaron se las notificará y la Anses les depositará la mitad del sueldo a los empleados «a principios de mayo», aseguró.

«Modificamos el decreto 332 porque nos pareció importante porque ya no es una cuarentena de 11 días como se preveía o de 11 días más 12 días más, sino de 40 días», dijo el Ministro.

Por lo pronto, de un universo de 600 mil pymes, 420 mil ya se inscribieron y el gobierno estima que cuando haga el análisis de cuántas de estas empresas realmente necesitan que el Estado cubra el 50% de los sueldos, serán alrededor de 310 mil. Para determinar cuáles empresas van a calificar para recibir esta asistencia, el ministro dijo que se formará un comité integrado por la Afip y los ministerios de Economía, Trabajo y Desarrollo Productivo que fijará cuál será el criterio para afirmar que una empresa sufrió «una reducción sustancial» de su facturación y amerita el apoyo.

Al respecto detalló que la determinación no va a ser un trámite burocrático porque ya tienen identificados claramente a los sectores más golpeados en una escala de clasificación que los separa en tres grandes grupos: los de aquellos que van a ser los últimos en poder recuperar sus niveles de actividad porque implican la conglomeración y el movimiento de personas, como el turismo, la gastronomía, los teatros y las actividades culturales; los que están funcionando en niveles muy bajos o parados y que «van a salir más temprano que tarde» de la cuarentena; y los sectores que vienen con un funcionamiento pleno o parcial, como las alimenticias, farmacéuticas, insumos médicos y supermercados.

Las otras medidas de auxilio

Además, el ministro dio detalles de otras medidas de auxilio para las empresas y los trabajadores: la reducción de los aportes y contribuciones patronales a los sectores del grupo más afectado -que los diputados pidieron se amplíen a otros conceptos como los aportes para los sindicatos-, el refuerzo del seguro de desempleo (cuyo máximo se elevó a $10 mil), los préstamos a tasa cero para monotributistas y autónomos por hasta $150 mil y los créditos al 24% para que las pymes paguen los salarios, que ya habían sido anunciados y que reconoció que «está funcionando más lento que lo esperado».

Respecto de los créditos a los créditos a tasa cero, el ministro sostuvo que son para el sector que todavía no había sido abordado, porque los trabajadores informales y de las dos últimas categorías del monotributo habían sido asistidos mediante el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y no habían tomado medidas para los demás monotributistas y autónomos.

La Afip tiene todos los datos de facturación de este segmento de personas, quienes, a partir de la semana próxima, podrán verificar en la página de la Afip si fueron alcanzados por la medida y por qué monto. En caso afirmativo, podrán cargar el CBU de la cuenta en la que desean recibir el préstamo y comunicarle al banco que quieren que el beneficio se acredite en una tarjeta de crédito de su preferencia.

El crédito se desembolsará «en forma de saldo a favor en la tarjeta de crédito por 3 veces el tope de facturación» de cada categoría y será en 3 cuotas, «a devolverse a partir de octubre con 0% de tasa de interés» en 12 cuotas, lo que implica que el Ministerio de Desarrollo Productivo subsidie un costo financiero de 15%. Además, «para evitar el problema del scoring, saldremos de garantes de estos créditos» mediante el Fogar.

Para el resto de las pymes que no califiquen a los ATP, seguirá vigente la línea al 24% , de la que ya se han desembolsado $75.000 millones y otros $75.000 millones más ya fueron aprobados. «Esta línea tuvo un avance parcial», reconoció el ministro y apuntó a la falta de gimnasia de los bancos para dar créditos productivos. «La banca pública ha tenido mayor vocación para prestar», agregó.

 

Comentarios

Comentarios