Santarroseño condenado a prisión por robo y amenazas contra su expareja

El juez de control santarroseño, Carlos Ordas, condenó a Emmanuel David Gigena, de 32 años, a una pena unificada de dos años de prisión de cumplimiento efectivo, por ser autor de seis delitos en tres causas diferentes donde la víctima fue una expareja. El imputado permanece detenido.



Banco de La Pampa

El conflicto penal se resolvió a partir de un acuerdo de juicio abreviado rubricado por el fiscal Walter Antonio Martos, la defensora oficial Silvina Blanco Gómez y el propio acusado, quien asumió su responsabilidad en todos los hechos. La víctima, al ser informada sobre los alcances de ello por el Ministerio Público Fiscal, brindó su consentimiento y dijo que no tenía necesidad de hablar personalmente con el juez. Sí pidió ser informada cuando Gigena recupere la libertad.





Así fue que Ordas condenó a Gigena –a un año y seis meses de prisión, por violación de domicilio, amenazas simples y desobediencia judicial en concurso real; amenazas simples, en concurso real con resistencia a la autoridad; y amenazas simples, lesiones leves calificadas por la relación de pareja preexistente, desobediencia judicial y violación de medidas oficiales para impedir la introducción o propagación de epidemias en concurso real, en tres expedientes distintos.

A su vez, como tenía otra condena a un año y seis meses, dictada por la jueza María Florencia Maza en un juicio por flagrancia, se le unificaron ambas penas en una única de dos años de prisión. Se trató de otro abreviado, del 16 de marzo de este año, por ser autor de robo con perforación o fractura de puerta en lugares habitados, en grado de tentativa, en dos oportunidades, ya que ingresó a dos domicilios para sustraer 103.000 pesos, cuatro celulares, un par de zapatillas y otras ropas y objetos.

General Acha: Iniciaron causa a una mujer que concurrió “a tomar mates” con camioneros foráneos

El primer episodio violento ocurrió el 18 de octubre pasado, cuando ingresó sin autorización al domicilio de su expareja, a pesar que un tercer juez de control (Carlos Matías Chapalcaz) le había impuesto dos meses antes una restricción de acercamiento. Cuando la mujer le pidió que se retirara, el imputado la insultó expresándole “te voy a matar a vos y al otro gil”. Recién cuando la víctima pudo llamar a la policía, Gigena cesó en su conducta.

Luego, el 11 de diciembre, el acusado volvió al lugar con intenciones de quedarse con la vivienda. La mujer nuevamente le solicitó que se fuera, pero él se ofuscó y empezó a gritarle “te voy a matar, traidora, te voy a hacer infeliz toda la vida”. Cuando arribó la policía, Gigena tomó un cuchilló con intenciones de atacar a los uniformados para evitar ser detenido, hasta que fue aprehendido.

La última agresión ocurrió el 26 de marzo. Gigena llegó al domicilio de la víctima, en estado de ebriedad. Cuando sus hijos salieron, ella les pidió que entraran por la cuarentena. El imputado reaccionó volviéndola a insultarla (“me cagaste la vida, te voy a matar, ya vas a ver, me las vas a pagar”). Luego la víctima quiso buscar a los niños y el acusado la tomó del cuello, le propinó una cachetada. Ese mismo día, a la noche, Gigena regresó ebrio, pateó una puerta y profirió toda clase de insultos; hasta que arribó la policía y lo detuvo.

Comentarios

Comentarios