Joven pampeana que denunció ser víctima de abuso sexual se quitó la vida en Mendoza

En la tarde del miércoles, Mariana, una joven de 18 años atentó contra su propia vida en San Rafael, donde estudiaba kinesiología. La joven había denunciado un abuso sexual que habría ocurrido a principios del año pasado. La familia apunta a la inacción judicial como gatillo de la fatídica decisión, y hay conmoción social. Ayer jueves vecinas y vecinos, sin importar las medidas preventivas por la pandemia, realizaron una multitudinaria marcha reclamando justicia.

La noticia fue visibilizada por el diario «Info Ya» de la ciudad mendocina. De acuerdo a la información policial señalaron que el fatal desenlace ocurrió alrededor de las 16.30 horas, cuando una joven habría tomado la decisión de quitarse la vida en una zona céntrica de la ciudad, precisamente en un departamento del tercer piso del edificio situado en la esquina de las calles Day y Buenos Aires.





Además revelaron que ante el conmocionante hecho, y una vez que le avisaron a sus padres, que se encontraban en la vecina provincia de La Pampa, se efectuaron las habilitaciones correspondientes para proporcionarle el ingreso a sus progenitores a la provincia para que lleguen sin problemas a San Rafael.

El abuso

Los medios de 25 de Mayo, como Radio Génesis, reprodujeron la mala noticia, pero pusieron en superficie una trama oculta que podría ser causante de la tragedia. La joven había denunciado el año pasado haber sido víctima de un abuso sexual ocurrido en abril, pero estaba desencantada con la Justicia.

La policía pampeana demoró dos convoy agrícolas en el límite con la provincia de Córdoba

En noviembre se conoció un escrito de Mariana, que el grupo de mujeres en lucha hicieron circular con su consentimiento para que tome estado público. En el texto contó su experiencia. Aseguró que fue víctima de un «amigo de toda la vida», al que identificó como «Nacho», que la habría narcotizado mediante una bebida y, aprovechando su inconsciencia la violó «arriba del auto de su abuelo y en un descampado». También que le llevó tiempo decidirse a presentar la denuncia, cosa que efectivizó a fines del año pasado.

La joven graficó su sentimiento de angustia y descreimiento de la Justicia. «No quería asumir que era una más, no quería sentir que la persona a la cual llamaba amigo, me había violado, me dejó destrozada, triste y asustada, ya no salgo como antes a la calle, ya no confío en nadie y tampoco puedo ser feliz en paz sabiendo que él está libre, impune» , expresó.

«Me anime a hablar, hablé y ya no me calle más, hice la denuncia y aun así nada cambió, yo no me callo más. Lo único más grande al amor a la libertad es el odio a quien te la quita», agregó.

Movilización

Ayer, aproximadamente a las 16.00 la comunidad de 25 de Mayo protagonizó, a pesar de las medidas por la pandemia, una multitudinaria concentración y marcha que confluyó en la plaza San Martín. Allí estaban familiares, amigas y amigos, vecinos portando pancartas y ensayando un atronador y sostenido aplauso.

Durante el encuentro sobraron voces de repudio al hecho y a la inacción de la Justicia ante la denuncia. Asimismo repudiaron al joven que es sindicado como el autor del supuesto ataque sexual, al que apuntan como percutor de la fatal decisión de la joven.

 

Comentarios

Comentarios