Los fueros no penales durante la pandemia: Familia el fuero con más ingresos y cobros ejecutivos el ítem más tramitado

La pandemia trajo la ampliación del Sistema Informático de Gestión de Expedientes (SIGE) a todos los organismos no penales, el trabajo a distancia, el uso multiplicado de las nuevas tecnologías y la agilización en la tramitación de los causas. ¿Pero qué produjo en materia de demandas y recursos? ¿Cuál fue el ranking de los expedientes que se gestionaron este año en los juzgados en civil, comercial y minería; ejecución, concursos y quiebras; familia, niñas, niños y adolescentes, y laboral? ¿Cuáles fueron los tribunales que recibieron más causas?

Tomando en cuenta que en el SIGE se gestionaron durante los primeros ocho meses de 2020 (enero/agosto) un total de 4865 expedientes –con algunas etapa de suspensión de los plazos procesales como consecuencia del coronavirus–, los legajos por cobros ejecutivos (sumando cobros ejecutivos con medidas cautelares y ejecuciones prendarias) quedaron al tope con 685, lo que equivalió al 14 por ciento del total.





En segundo lugar aparecieron las sucesiones ab intestato, un término procedente del latín que significa «sin testamento», con 664; es decir que significaron el 13,6 por ciento.  Mientras las sucesiones se tramitan en los juzgados civiles, los cobros se diligencian en los tribunales de ejecución.

Los expedientes por alimentos, que se diligencian en los tribunales de familia, acumularon 511 causas (sumando aumentos y ceses de las cuotas alimentarias), quedando en el tercer lugar y abarcando el 10,5 por ciento del total de ingresos. Muy cerca, con 504, figuró el ítem «litigar sin gastos» –se sumaron los expedientes de todos los fueros que se clasificaron bajo ese nombre– y en el quinto puesto se ubicaron los apremios (más las ejecuciones fiscales) con 319 expedientes.

Si a esos cinco ítems se le sumase el sexto, que fue divorcios con 298 ingresos, entre todos alcanzarían los 3021 expedientes; explicando el 62 por ciento de las causas que entraron al SIGE entre enero y agosto.

Más allá de los números, es importante destacar que –en general– las ejecuciones y las sucesiones son procesos menos complejos que otros como daños y perjuicios, despidos o alimentos, y que en el volumen general suman menos causas. A modo de ejemplo, en la gran mayoría de los cobros ejecutivos no intervienen la contraparte ni las procesos se abren a prueba, sino que el juez libra un mandamiento, embarga los bienes y luego dispone el cobro de la deuda.

Por fueros.

En La Pampa funcionan 22 juzgados de esos cuatro fueros, más un Juzgado Regional Letrado en 25 de Mayo. Once en la Primera Circunscripción, con sede en Santa Rosa; ocho en la Segunda, con asiento en General Pico; tres en la Tercera, con cabecera en General Acha; y uno en la Cuarta, con sede en Victorica. Una aclaración: el juzgado civil de General Acha recibe también las causas laborales; mientras que el de Victorica es multifueros.

Mirando los números de acuerdo a ingresos por fuero, los tribunales de familia, niñas, niños y adolescentes quedaron al tope al recibir 1834 causas, a un promedio de 366 por juzgado (incluye las expedientes de familia que se derivaron al juzgado civil de Victorica y al Juzgado Regional Letrado).

En ellos se diligencian cuestiones complejas y delicadas como adopciones, internación de menores, regímenes comunicacionales entre padres e hijos, divorcios, cuotas alimentarias, cuidados personales, guarda de menores, etc.

A su vez, los fueros civil, comercial y de minería, en el período enero-agosto, le dieron tratamiento a 1576 expedientes; mientras que los tres juzgados de ejecución diligenciaron 1110; los cuatro laborales 338 y el Juzgado de 25 de Mayo 90. El remanente de siete expedientes está radicado en el ex Juzgado en lo Civil 6, que se transformó en el Juzgado en lo Laboral 2 de Santa Rosa.

Por causas.

En familias, niñas, niños y adolescentes, detrás de alimentos (511) y divorcios (298), aparecen en orden decreciente, las medidas autosatisfactorias –incluyendo las relacionadas con la ley 26485 de Protección Integral a las Mujeres– con 254 expedientes; los regímenes comunicacionales (119), la homologación de convenios (96); cuidados personales (58), control de legalidad (35), internaciones (33) y filiaciones (28).

Además, durante este año ingresaron 13 pedidos de cambios de nombres y apellidos; y se diligenciaron 15 causas por adopción y 13 por guardas.

En el fuero civil y comercial, luego de la sucesiones (664) se ubicaron las demandas por daños y perjuicios (171), los cobros por pesos (60) y las medidas cautelares (47). Allí se tramitaron 28 causas por posesiones decenales y veinteañales, 25 desalojos y 20 amparos.

Los juzgados laborales acumularon el 60 por ciento de los ingresos en cuatro ítems: cobros de créditos laborales (74), despidos directos e indirectos (67), medidas cautelares (32) y accidentes y enfermedades laborales (28).

A su vez, los jueces de ejecución, concursos y quiebras solamente con las ejecuciones y los apremios englobaron el 90 por ciento de las causas ingresadas a sus tribunales.

Por jurisdicción.

Al momento de hablar de cada una de las circunscripciones, por una lógica poblacional Santa Rosa recibió el mayor cúmulo de causas (2611), que equivalieron al 53,7 por ciento de las 4865; General Pico se quedó con 1675, o sea el 34,4 por ciento; General Acha con 399, el 8,2; y Victorica con 180, es decir el 3,7 por ciento.

Por último, de acuerdo a los datos relevados por la Secretaría Técnica del Superior Tribunal de Justicia, junio fue el mes que más causas ingresaron en toda la provincia con 960.

Comentarios

Comentarios

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.