En Castex, trabajadoras con licencia se encargan de monitorear a contagiados y aislados de Covid 19

Algunos lo denominan solidaridad, y otros consideran que se trata de empatía. Este grupo de trabajadoras de la salud castense conjugó ambas definiciones, y en medio de la pandemia improvisaron un centro logístico de seguimiento de los vecinos aislados y ahora se sumaron los pacientes contagiados de Covid-19. «Nos reinventamos en un campo de trabajo que no conocíamos, pero desde la Dirección de Epidemiología (de La Pampa) nos ayudan mucho, nos aporta información y nos explican todo lo necesario para hacer mejor nuestro trabajo», destacó la bioquímica Fedra Domke Márquez.

El equipo se conformó con una bioquímica, otra kinesióloga, una enfermera y hasta una radióloga, quienes estaban comprendidas en el artículo 80 que establece licencias especiales durante la pandemia de Covid-19, pero consideraban que podían aportar «un granito de arena» en esta inédita crisis sanitaria.





Y así fue. Con unas pocas hojas y en el living de una vivienda particular, comenzaron con este valioso trabajo, que ahora se intensificó alcanzando un cúmulo muy significativo de horas diarias. Y así tuvieron que apelar a informatizar los registros y la comuna cedió las instalaciones del Centro Cultural Municipal (CCM) para que puedan desempeñar esta tarea con mayor comodidad y mejores condiciones.

El mayor inconveniente que afrontan es el ocultamiento o mentiras de las más de 400 personas aisladas en esta localidad, que así impiden determinar nexos epidemiológicos y poner en aislamiento a vecinos para bloquear la propagación del virus.

«Nos encontramos de todo, pero pareciera que la gente ahora empezó a tomar conciencia que nosotros buscamos el bien común y estamos trabajando por el bienestar de la ciudadanía», destacó Domke Márquez.

«Están más amigables, más allá que cuesta un poco, porque estar encerrados 14 días no resulta fácil, pero los vamos acompañando y ayudando, y hablando para que lo tomen de la mejor manera», agregó.

«MUCHO MÁS TRABAJO»

La bioquímica Fedra Domke Márquez continúa trabajando en el laboratorio del Hospital Pablo F. Lacoste de esta localidad; pero Anabel García (radióloga), Carina Piorno (kinesióloga) y Claudia Benvenutto Díaz (enfermera) están alcanzadas por las licencias especiales. Ahora se sumó a colaborar la doctora Nancy Jouly.

«Estamos conformando el grupo que a medida que crezcan los casos tendremos que ir sumando gente. Tenemos mucho más trabajo, estamos más cansados y estamos sumando gente de las instituciones para que nos ayuden a continuar con este trabajo», explicó la entrevistada.

Asimismo, indicó que se trasladaron al CCM por «una cuestión de espacios», porque «nos podemos distribuir mejor para hablar por teléfono con tranquilidad» con los pacientes contagiados y vecinos aislados.

Diariamente comienzan a trabajar a las 9, y hubo días que permanecieron hasta las 22.30 horas, donde frenaron solamente para almorzar. «La extensión de la jornada depende de los hisopados y los casos positivos que van surgiendo», explicó.

PREOCUPACIONES Y MOLESTIAS

Domke Márquez transmitió que los pacientes contagiados y los vecinos aislados el principal «temor es contraer el virus», y cuando deben permanecer en aislamiento anhelan «ser hisopados».

«La segunda preocupación es laboral, porque el aislamiento provoca 14 días sin poder trabajar; y en esos casos nos comunicamos con el municipio para analizar cómo se puede ayudar a algunas familias», detalló.

«El municipio -continuó Domke Márquez- ayuda mucho porque realizan los mandados; les acercan cosas, porque no todos tienen una familia amiga que les realice las compras o algunas diligencias que parecen insignificantes, pero cuando estás aislado, resultan de mucha importancia y te das cuenta que necesitas colaboración del exterior».

«NOS MIENTEN»

La entrevistada destacó que este trabajo de monitoreo diario de pacientes contagiados y personas en aislamiento demanda «mucho tiempo», pero la mayor dificultad es que los interlocutores «no nos dicen dónde estuvieron, con quién se relacionaron, con quién tomaron mates, si usaron barbijo».

«El otro problema que tenemos es la Trazabilidad Social en los negocios, porque esto nos ayudaría mucho para recabar información», agregó.

«La verdad -detalló Domke Márquez- es que la gente nos miente y nos cuesta llegar al nexo epidemiológico, y nos cuesta seguir aislando más gente para frenar el virus. Obviamente, no los podemos obligar a que nos digan la verdad, pero vivimos en un pueblo y vamos obteniendo mucha información, entonces vamos sumando información por distintos canales, para poder interrogar a las personas para que nos brinden la mayor información».

-Diariamente, ¿cada una tiene una línea de investigación epidemiológica o se van cruzando los datos que van obteniendo?

-Cuando llega un caso, se hace la línea de investigación. Se llama a la persona, se consultan los contactos, los sitios donde concurrieron, para armar toda la red de la persona, con números de teléfono, para que luego otra persona haga el seguimiento diario, para ver cómo se encuentra y qué necesita. Y cualquier inconveniente que surja de esa red, se la elevamos a los médicos a cargo.

-Actualmente habría dos líneas centrales de contagio en esta localidad, ¿esto es así?

-Sí. Tenemos los positivos que ya se saben, y las personas que se van hisopando para ver cómo están. Hoy cada una de nosotras está siguiendo mínimamente entre cinco y seis líneas (de contagios). Y se van sumando personas con síntomas, más personas hisopadas, por lo cual se armaron más líneas de investigación.

-¿Hay gente que se comunica para compartir información que les puede servir para proceder a los aislamientos?

-Hay gente que te pasa información, y nosotros vamos corroborando esos datos. Verificamos todos toda la información, porque nos llegan fake news.

-El problema que surge con la Trazabilidad Social sería que algunos comercios llevan actualizados los registros, pero no los cargan al sistema on line del gobierno provincial. ¿Esto es verdad?

-Sí. Es un tema, porque si no está la información en el sistema, no nos permite el acceso. Tenemos que hacer más trabajo, porque ahí tenemos que ir a los comercios y siempre amablemente nos brindan la información. Pero, si suben la información al sistema, nos facilitaría el trabajo a nosotras. Hoy necesitamos la colaboración de todos, porque la mínima ayuda que se brinden, nos permite optimizar más los tiempos.

Comentarios

Comentarios

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.