Historias de los inicios de Eduardo Castex: Un duelo, dos muertos (*)

La foto pertenece al policía Castellanos, frente a la Comisaría de Toay, en la década de 1920.

Esta nota es una investigación realizada del historiador Pedro Vigne sobre un hecho policial ocurrido en Eduardo Castex en las segunda década de 1900, cuando se iba conformando esta población. El material de investigación corresponde al Archivo Histórico Provincial. 

Un duelo, dos muertos (*)





En la segunda década de 1900 ocurrió un hecho de sangre en Eduardo Castex producto del cual resultaron dos hombres muertos. Lo más curioso que ambos se mataron entre si. Esta es la crónica.

El sumario policial inicia el 10 de agosto de 1915 con un informe del encargado de la Comisaría de Eduardo Castex dando cuenta que ese día, siendo las ocho treinta de la noche, en circunstancias que andaba recorriendo el pueblo, escuchó varias detonaciones de arma de fuego del lado de la fonda «La Bilvaína».

Al dirigirse al lugar observó varias personas y al cabo Luis Ordoña quien conducía hacia la farmacia a una persona que identificada resultó ser José Viscardi, quien se hallaba herido y unos metros más allá, estaba otra persona tendida en el suelo de cúbito abdominal, quien luego se estableció era Lucio Hernández, propietario de la fonda y se encontraba sin vida.

El cabo Ordoña dijo que en circunstancias estaba ensillando el caballo para salir a recorrer, escuchó varias detonaciones de revólver y al ir hacia la fonda «La Bilvaína», vio el cuerpo tendido boca abajo de una persona y a pocos metros al chacarero José Viscardi apoyado en la pared herido, con un revólver en la mano, el cual le secuestró y lo condujo a la farmacia, pero al llegar el mismo ya había fallecido.

Se recibió declaración también al cuñado de Hernández, Baltasar Villamor y a su hermana Vicenta Villamor (esposa de Hernández), quienes dijeron que estando atendiendo en la fonda se hizo presente José Viscardi y se puso a conversar con Hernández. Que en un momento ambos se desafiaron a salir fuera del local y a los pocos instantes se escucharon los disparos. Al salir vieron a Hernández herido que seguía disparando su revólver colt hacía Viscardi que lo hacía con el suyo, hasta que el primero cayó al suelo y el otro herido se apoyaba en la pared empuñando un 38. En esos momentos llegó el cabo Ordoña y lo demás ya es de conocimiento.

Preguntados el porqué de la discusión y si existía alguna enemistad entre los fallecidos, dijeron que no tenían mayores problemas y al momento del hecho estaban sobrios. Que Viscardi era agresivo y de mal hablar y calculan que el enfrentamiento podía ser porque el hijo de éste quería noviar con la hija de Hernández y él se oponía.

Así las cosas, el sumario fue mandado archivar por la justicia, teniendo en cuenta que los dos protagonistas del hecho estaban fallecidos, siendo la carátula de la causa «Homicidio Recíproco». 

(*) Por Pedro Vigne (historiador)

Comentarios

Comentarios

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.