Declaran culpable al policía blanco que mató al afroestadounidense George Floyd

El exoficial Derek Chauvin fue encontrado culpable del homicidio del joven afroestadounidense ocurrido en Minnesota el año pasado.

Mientras el jurado decide si el acusado es culpable o inocente, en el sistema estadounidense la sentencia, es decir, la definición de la pena de cárcel u otra forma de sanción, es prerrogativa del juez.





Minutos antes de conocerse la decisión final del jurado, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, había calificado de «abrumadoras» las pruebas contra Chauvin y había pedido un veredicto «correcto» en Minnesota.

Mientras se espera esta decisión, políticos, dirigentes civiles, activistas y familiares y amigos de Floyd celebraron lo que sintieron fue el resultado de un año de movilización.

«Una justicia ganada con dolor llegó para la familia de George Floyd y la comunidad aquí en Minneapolis, pero el veredicto de hoy va más allá de esta ciudad y tiene una repercusión significativa en todo el país y hasta en el mundo. Una justicia para el Estados Unidos negro es una justicia para todo Estados Unidos», aseguró la familia de la víctima y su abogado, Ben Crump, en un comunicado difundido a la prensa.

La comunidad negra en el país reaccionó al unísono.

Imágenes de familias, amigos y hasta de la sub bancada de legisladores negros del Congreso federal en Washington pegada a la televisión siguiendo la lectura del veredicto y emociona hasta las lágrimas al escucharlo se volvieron virales en las redes sociales.

Pero las principales instituciones y organizaciones civiles de esta comunidad dejaron en claro que lo de hoy fue apenas un grano de arena.

«Déjennos ser claros: esto no nos trae de vuelta a nuestros seres queridos. No trae de vuelta a George Floyd. Su hija y su familia crecerán sin él», destacó en un comunicado la Fundación de la Red Global de Las Vidas Negras Importan.

Aún más contundente fue la NAACP, la organización defensora de los derechos de los negros más antigua del país.

«La pelea contra la impunidad policial y por el respeto de las vidas de los negros está lejos de haber acabado», sentenció la histórica organización en otro comunicado.

En el mismo sentido, Amnistía Internacional aprovechó el veredicto para reiterar su pedido de una reforma policial profunda en todos los estados del país.

El asesinato

El 25 de mayo del año pasado, Floyd fue detenido en la ciudad de Minneapolis luego que el dueño de una tienda lo acusara de haber pagado con un billete de 20 dólares falso.

La policía respondió al llamado del dueño del local e inmediatamente lo redujo en el piso.

Con varios policías alrededor, Chauvin, de 45 años, se arrodilló sobre el cuello de Floyd durante más de nueve minutos y, pese a los ruegos del hombre, se mantuvo allí hasta que el corpulento hombre de 46 años dejó de respirar.

Su muerte fue filmada por una persona que se encontraba allí e inmediatamente se viralizó.

Las imágenes y el sonido de los ruegos de Floyd desataron una ola de protestas en el país e inclusive en el exterior, que pronto se convirtieron en uno de los ejes de la campaña presidencial del año pasado y en uno de los temas más usados por el entonces presidente Donald Trump para profundizar la polarización política y la escalada de violencia en el país.

Biden consideró que EEUU enfrenta “la oportunidad de comenzar a cambiar la trayectoria”, evaluó que “este puede ser un momento de cambio significativo” e instó al Senado a votar el proyecto de ley de reforma judicial aprobado ya por la Cámara de Representantes para que él pueda firmarlo inmediatamente.

Un comunicado de la Casa Blanca, además, señaló que Biden y la vicepresidenta Kamala Harris “vieron el veredicto con el personal en el comedor privado” y que después el mandatario “habló con el gobernador Tim Walz”.

Agregó el texto que Biden, Harris y la primera dama conversaron luego con Philonise Floyd. «Estamos todos tan aliviados. Ustedes son una familia increíble. Me hubiera encantado estar allí para abrazarlos», dijo Biden en esa charla.

Por eso, para el expresidente Barack Obama -el primer mandatario negro del país- el veredicto de este martes es importante, pero no suficiente.

«Una verdadera justicia requiere que se reconozca que los estadounidenses negros son tratados de manera diferente, todos los días. Requiere que reconozcamos que millones de nuestros amigos, familiares y conciudadanos viven con miedo de que su propio encuentro con miembros de las fuerzas de seguridad pueda ser el último», sostuvo en un comunicado.

Comentarios

Comentarios