La odisea de los camioneros pampeanos que están varados «desde hace 10 días» en los piquetes de Neuquén

Decenas de camioneros de Eduardo Castex y otras localidades pampeanas están atravesando, desde hace 10 días, un verdadero calvario por los cortes de las rutas provinciales que realizan los trabajadores de salud de Neuquén, quienes desde hace 50 días mantienen un plan de lucha en reclamo de un recomposición salarial. «Hace 10 días que estamos varados acá en cercanías de El Chañar, pero tenemos compañeros que quedaron en medio del desierto donde nadie les lleva comida, ni tienen para bañarse», se quejó ayer el joven transportista castense Juan Sabugo, en una comunicación telefónica con Radio DON 101.5 Mhz.

«Acá hay unos 60 kilómetros de camiones en doble fila, esto es una locura en medio de una pandemia, porque más allá que nos cuidamos mucho también hay un amontonamiento de gente tremendo», resaltó el entrevistado. «Pedimos piedad y que piensen en los que estamos varados, porque además acá hay gente que ya está muy nerviosa y esto puede terminar en una tragedia en cualquier momento», advirtió.





El plan de lucha de los trabajadores de salud neuquinos comenzó hace 50 días con la solicitud de una recomposición salarial, y los cortes de tránsito en las rutas provinciales y la denominada «ruta del petróleo» ya llevan 13 días. Y anunciaron que desde hoy se endurecerán las protestas con los cortes de los puentes que unen Neuquén capital con Cipolletti, y para mañana anunciaron una «marcha de antorchas».

Un grupo de camioneros pampeanos, que traslada arena desde Rosario, Campana y Zárate para las empresas petroleras de Añelo, quedó varado en cercanías El Chañar. «Hace 10 días que estamos varados. Acá debe haber 60 kilómetros de camiones en doble fila. Porque desde El Chañar hacia atrás tenemos Villa Manzano que está a 30 kilómetros, y tenemos hacia adelante otros 30 kilómetros hacia Añelo», graficó el entrevistado.

«En los pueblos no hay más combustible y tampoco mercadería, porque no pasa nada ni nadie. No tenemos manera de circular y acá nos tienen a todos porque nadie (del gobierno neuquino ni la policía provincial) hace nada», se quejó.

Sabugo relató que tampoco se pueden alejar de los retenes por los caminos vecinales, porque «son muy complicados y solamente pueden circular camionetas o autos, pero es imposible andar con las cargas que tenemos en los camiones».

«Tenemos compañeros que lograron escaparse por unos caminos vecinales recorriendo como 200 kilómetros de tierra, y aparecieron en 25 de Mayo, pero ahora se avivaron y cortaron todo. Y no queremos volver cargados a nuestras casas. Estamos en un gran problema porque adelante tenemos el piquete y atrás están los camioneros que dicen que acá salimos todos o no sale nadie», relató.

-¿Las expectativas inmediatas son complicadas?

-Sí. Acá tenemos para rato, porque cuando se libere no habrá capacidad operativa (en Añelo) para descargar todos estos camiones que están varados, así que tenemos para varios días más acá en Neuquén. Encima están pronosticando cuatro días de lluvias, donde no te bajan la carga porque es una arena especial.

SOBREVIVIENDO

«Estamos muy complicados porque esto nos genera un costo muy alto y no nos permite trabajar. Acá somos varios camioneros y la gente del pueblo a veces nos dona un paquete de fideos, pero sino juntamos entre todos un poco de plata para comprar comida, y lo hacemos lo más económicamente posible, porque encima comer en Neuquén es carísimo porque tienen precios altos por los sueldos de los petroleros», explicó Sabugo.


«La carne no sabemos lo que es desde hace diez días…(risas)…compramos cada tanto, pero no tan seguido porque no sabemos cuándo va a terminar esto», narró.
En los piquetes hay varios camioneros de Castex, pero también de otras localidades pampeanas. Y están acompañados por colegas de Misiones, Córdoba, Buenos Aires y otras provincias.

VIOLENCIA

«Podemos comprar algo en el pueblo, pero también se están quedando sin provisiones. Después le pagamos a un chico que conocimos para que nos preste el baño para bañarnos», explicó.

Sabugo destacó la inacción gubernamental y policial de Neuquén, e indicó que presume de la presencia de infiltrados que ayudan «a mantener los piquetes».

«Estos no son médicos y enfermeros, acá hay infiltrados. Incluso hubo violencia porque el segundo día tuvimos que correr los camioneros para descomprimir la situación. Y hubo camiones rotos porque los atacaron con piedras», transmitió.

SILENCIAMIENTO MEDIÁTICO

Juan Sabugo manifestó preocupación porque en los piquetes «hay mucho amontonamiento de gente» y las versiones indican que hay alto índice de circulación de Covid-19 en la provincia sureña. Es más, ayer detectaron un paciente con la cepa de Manaos en la ciudad capital.

«Nos cuidamos mucho porque hay mucho Covid en esta zona. Ahora no entendemos cómo en plena pandemia pueden hacer este corte porque es un amontonamiento de gente increíble y acá no hay más alcohol en gel, no hay más nada en el pueblo», aseguró.

Se quejó por el silenciamiento que tiene este piquete que ya lleva más de una decena de jornadas y tiene paralizada a la provincia que gobierna el Movimiento Popular Neuquino. «Si esto pasará en Buenos Aires sería un escándalo, pero como estamos en medio del desierto nadie dice nada. Solo muestran un poco la situación de Añelo, pero acá la situación está complicada en varios pueblos y también en los pasos fronterizos a Chile», relató molesto.

Los canales porteños, propiedad de los grandes grupos económicos, nuevamente demuestran sus intereses políticos atacando a las provincias gobernadas por el Frente de Todos, pero son sumamente benévolos con las provincias que gobiernan el macrismo y sus aliados de la derecha.

Comentarios

Comentarios

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.