Un debate en las redes sociales renovó la polémica por los cosméticos testeados en animales

El debate se desató en las redes con el hashtag #saveralph en la previa al 24 de abril, cuando las organizaciones protectoras de animales recuerdan el Día del Animal de Laboratorio. Ricky Gervais y Zac Efron son dos de los actores que colaboraron en el video de esta cruzada internacional.

La consigna no es nueva y las marcas lo saben. Por eso muchas comenzaron a aclarar en sus publicidades que “son cruelty free” y que sus productos no son probados en animales. Sin embargo, fue un video de poco más de tres minutos el que reinstaló el tema hace unos días y convirtió el hashtag #saveralph en tendencia en las redes sociales.





El corto animado con la técnica de stop motion fue dirigido por Spencer Susser y reúne las voces de unos cuantos famosos: el director y actor neozelandés Taika Waititi y los actores Ricky Gervais, Zac Efron, Olivia Munn, Pom Klementieff, Tricia Helfer y Rodrigo Santoro. Se llama “Save Ralph” y simula ser un reportaje documental a un conejo cuya ocupación es ser sujeto de pruebas en un laboratorio que testea cosméticos.

El personaje no se cuestiona su oficio y relata, con cierta ironía, que lo heredó de sus padres y que tanto ellos como sus hermanos murieron haciendo su trabajo. Curiosamente, aunque cuenta que está ciego de un ojo y solo oye zumbidos, Ralph no se queja ni busca la denuncia. Incluso pide que borren la escena cuando uno de sus compañeros en el laboratorio pide que los realizadores del cortometraje los ayuden a liberarse.

Pero el efecto del corto promovido por la organización defensora de animalesHumane Society International fue inmediato y reactualizó el debate. La reflexión final del personaje a la cámara se multiplicó en las redes y conmovió a los usuarios: “Solo me gustaría decirles a todos los que aún compran cosméticos probados en animales, como delineador de ojos, champú, crema de protección solar, prácticamente todos los productos que hay en tu baño… Bueno, sin ti y los países que permiten la experimentación con animales, me quedaría sin trabajo. Estaría en las calles. Bueno, no tanto en las calles, más bien en un campo, supongo. Ya sabes: como un conejo normal”.

Después de la difusión del video, las redes se llenaron de consignas contra el uso de animales para el testeo en laboratorio, enfocado especialmente en la industria de la cosmética. Aunque las consignas se multiplicaron especialmente en México y en Chile donde están en discusión varios proyectos de regulación de los experimentos en animales.

La repercusión en la Argentina

En el país también el hashtag #saveRalph se impuso en las redes. Por eso varias “influencers” del sector del maquillaje y la cosmética salieron a hacer aclaraciones. “No tenía planeado hacer post, pero fue increíble la cantidad de mensajes que me llegaron pidiendo recomendaciones de marcas Cruelty Free”, argumentó Daniela López, una productora de contenidos digitales que realiza reseñas de cuidado de piel y maquillaje bajo el nombre de «Dadatina» y tiene 450 mil seguidores en Instagram y Twitter.

Después de enlistar a las compañías argentinas y a las internacionales que venden sus productos en la Argentina que no realizan testeos en animales e invitar a los laboratorios que no lo hacen a contárselo a ella y a sus seguidores, Dadatina aclara que, en el país, para que un producto para el cuidado de la piel o maquillaje se apruebe y pueda decir que es dermatológicamente testeado o hipoalergénico, tiene que haber sido probado. “Actualmente y de manera privada en el resto del mundo existe el testeo en pieles sintéticas.En universidades argentinas se está trabajando para su desarrollo, pero, por el momento, solo se prueba en animales o en personas”, apunta la especialista.

Luego explica que el testeo en animales tiene un costo más bajo por producto que el que se realiza en humanos voluntarios. “Confirmamos que los testeos Cruelty Free en Argentina valen un 800% más de lo que vale uno en animales. Con suerte, cuantos más consumidores exijan los sellos de libres de testeos en animales, más accesible se hará para marcas emergentes acceder a ellos”, aseguran en la empresa de cosméticos Pers, y precisan que incluso las materias primas con el sello “cruelty free” son más caras.

 

Comentarios

Comentarios