Cuatro condenados por intento de robo con armas a una familia de Santa Rosa

Cuatro hombres fueron condenados a dos años y medio de prisión como coautores del delito de robo doblemente agravado, por haber sido cometido en poblado y en banda y por el uso de arma, en concurso ideal, en grado de tentativa. Para dos de ellos las penas son de cumplimiento efectivo y para los otros dos en suspenso. Se trató de un intento de asalto a una familia santarroseña.

El conflicto penal se resolvió por el procedimiento de acuerdo abreviado, rubricado por el fiscal Andrés Eduardo Torino, el defensor particular Carlos Pérez Funes y los cuatro imputados, Alberto Manuel Coria (36 años, mecánico), Cristian Ermindo García (37, albañil), Brian Nicolás Muñoz (22, albañil) y Sergio Maximiliano Cabrera (26, albañil). La víctima, al ser notificado sobre sus alcances, también prestó consentimiento.





Coria y García permanecen detenidos y se dispuso penas de cumplimiento efectivo porque registran antecedentes penales (a tres y seis meses de prisión en suspenso, respectivamente); mientras que Muñoz y Cabrera fueron liberados hace tres semanas porque, al carecer de ellos, sus penas son de ejecución condicional.

Con las pruebas incorporadas durante la investigación fiscal preparatoria –declaraciones testimoniales, allanamientos, registro de un vehículo, actas de secuestros, etc.–, se probó que el 16 de marzo pasado, a la tarde, García, Muñoz y Cabrera –previo acuerdo con Coria, que los trasladó en su Ford Escort y los esperó afuera–llegaron hasta una vivienda en Villa Santillán.

Los tres, luego de saltar un tapial, ingresaron a la casa. García con un palo de “grandes dimensiones” y Muñoz con un “machete de una hoja de corte de unos 50 centímetros aproximadamente”, según detalló el juez de control, Carlos Matías Chapalcaz, en la sentencia.

Ellos manifestaron a viva voz “dame todo, dame todo”; mientras que la víctima, junto a su esposa y un hijo, se refugiaron en un galpón. Los acusados golpearon la puerta con fuerza, pero no pudieron entrar al lugar. En esas circunstancias sustrajeron una planta marihuana y atacaron “con violencia” a un amigo de la familia, que en un primer momento trató de esconderse, pero que al ser descubierto “tuvo que protegerse, de los golpes que recibió, con una pala que pudo agarrar del piso del patio, logrando saltar un tapial y caer de espaldas en el patio del vecino y así pedir auxilio”, añade el fallo.

Posteriormente, García y Muñoz se escaparon –llevándose la plata– en el auto con Coria, siendo aprehendidos en Tupungato y Giacchino, luego de una persecución policial; mientras que Cabrera huyó por los patios de la vivienda sin ser visto.

“Más allá del reconocimiento realizado por todos los imputados al suscribir el acuerdo de juicio abreviado, y posteriormente ratificado en la audiencia de visu, considero que el hecho se encuentra debidamente probado con la denuncia formulada por el damnificado, las declaraciones prestada por los testigos presenciales (el amigo y un vecino que es policía) y los registros fílmicos aportados por el denunciante”, señaló Chapalcaz.

En los juicios abreviados, los jueces no pueden imponer sanciones más severas que a las requeridas por el Ministerio Público Fiscal, según lo establece el Código Procesal Penal de La Pampa.

En los casos de Muñoz y Cabrera deberán cumplir con reglas de conducta durante el tiempo que dura la pena, a saber: fijar residencia, someterse al cuidado del Ente de Políticas Socializadoras, y no acercarse a menos de 200 metros del damnificado y su grupo familiar ni mantener contacto con ellos.​

Comentarios

Comentarios