Crean una Cámara Civil en Rafaela y el concurso podría beneficiar al hijo de Ricardo Lorenzetti

La Legislatura de Santa Fe puso la lupa en el proceso de selección de jueces porque sospechan que el hijo del ministro de la Corte es número puesto.

El llamado a concurso, que se efectivizó en julio del año pasado amenaza con convertirse en un escándalo de dimensiones luego que se advirtiera que el hijo de Ricardo Lorenzetti quedara a las puertas del cargo.





Los puestos a cubrir son cuatro magistraturas; tres jueces para conformar la totalidad de la Cámara de Apelación en Civil, Comercial y Laboral de Rafaela y uno para completar el tribunal de la ciudad de Reconquista. La convocatoria tuvo muy buena recepción con 49 postulantes de los cuales quedaron en carrera 21 luego del examen, ponderación de antecedentes y entrevista.

 De acuerdo a la Resolución 013/2021 que eleva las propuestas del tribunal del concurso al Poder Ejecutivo, paso previo para que llegue a la Legislatura para ser discutido, Pablo Ricardo Lorenzetti, hijo mayor del juez de la Corte Suprema, quedó en una posición más que cómoda para el cargo.

Lorenzetti quedó en cuarto lugar para el Tribunal de Rafaela pero dos de los que lo anteceden también fueron seleccionados para el puesto en la localidad de Reconquista por lo cual, no tendría mayores inconvenientes para su llegada al Poder Judicial, salvo que no logre los votos en la Legislatura.

Pablo Lorenzetti tiene 37 años y es especialista en Medio Ambiente y como tal, integra los equipos de la Fundación Expoterra, una ONG que promueve el derecho a un ambiente sano, explica en su página web.

En su currículum detalla que cursó la carrera de grado en la Universidad Nacional del Litoral y luego se especializó en Derecho Ambiental en las universidades de Salamanca y Castilla La Mancha, además de una extensa lista de actividades académicas vinculadas a la temática.

Pero tanto en los pasillos de la política como en Tribunales, afirman que el antecedente más preciado es ser hijo del juez de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti quien sigue encumbrado en los lugares de poder de la ciudad de Rafaela, de donde es oriundo junto con el gobernador Omar Perotti.

Desde su estudio jurídico, que heredó su hijo Pablo cuando se trasladó a Buenos Aires como juez supremo, Lorenzetti fue ganando poderío en la ciudad de Rafaela en el negocio de la salud donde llegó a manejar la mutual de la Asociación Médica. Desde allí, se hizo de los hilos de la gerenciadora Apreme con la que logró jugosos contratos con obras sociales de la talla de PAMI y OSECAC.

Por esos años, en Apreme, el magistrado selló un acuerdo estratégico con otro peso pesado de la salud, Carlos Tita, titular del grupo que lleva su apellido y que tuvo los mandos del Ministerio de Salud de Santa Fe apenas asumió Perotti a través del ex ministro Carlos Parola que fue eyectado de la cartera cuando el Grupo Villavicencio, de Rosario, logró poner al frente a Sonia Martorano para que comande la pandemia.

En definitiva, Lorenzetti es un pez gordo en la política de Rafaela, corazón del complejo agrícola exportador de la zona núcleo. Una ciudad pequeña que concentra riquezas astronómicas.

En la Legislatura no desconocen estos antecedentes y el poder que ejerce el integrante de la Corte en la localidad donde su hijo podría convertirse en juez de Cámara, por ello, adelantaron a La Política Online que analizarán con lupa todo el proceso del concurso.

Comentarios

Comentarios