El Gobierno estatizó la histórica empresa de energía de Pescarmona

La empresa de tecnología energética mendocina IMPSA pasó a ser una compañía estatal a partir de la capitalización nacional y provincial por un total de 20 millones de dólares. El gobierno decidió aportar 1.363 millones para capitalizar IMPSA y se quedó con el 64% de la empresa. Mendoza será dueña del 21%, de la compañía líder en la construcción de centrales hidroeléctricas y nucleares.

Así lo anunciaron este viernes el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y el gobernador Rodolfo Suárez mediante un encuentro virtual del que también participaron el ministro de Economía y Energía de Mendoza, Enrique Vaquié; el titular de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló; el CEO de IMPSA, Juan Carlos Fernández.





La capitalización estatal para la ex Industrias Metalúrgicas Pescarmona (IMPSA) llega luego de un largo período de reestructuración de pasivos que casi la deja en la quiebra y la posterior decisión estatal de rescatarla por su posición en las cadenas de valor para el desarrollo tecnológico del país.  Y también llega luego de que el Gobierno intentase una estrategia de salvataje muy similar con la cerealera Vicentin, también con la capitalización conjunta con el Estado provincial.

«La principal diferencia es que la iniciativa surgió de IMPSA, que fue quien pidió ayuda al Estado el año pasado. Desde entonces se trabajó fuerte en la reestructuración de la deuda y en diseñar la estrategia para asistirla, que terminó siendo esta capitalización conjunta desde Mendoza y Nación a través del Fondep. Vicentín en cambio se resistió a recibir ayuda del Estado, mientras que IMPSA primero intentó hace ya tres años reordenarse por sí misma y luego salió de la empresa el pedido de asistencia», explicó a LPO Jorge Tanús, presidente de BICE Fideicomisos que es quien administra el Fondep.

Esta iniciativa que se maduró entre el sector público y el sector privado, también se configuró como un ejemplo que cerró la grieta: gobiernos de distintos signos políticos trabajaron a la par con un objetivo común y también recibieron apoyo parlamentario mediante la senadora Anabel Fernández Sagasti. 

La firma del acuerdo de capitalización y suscripción de acciones estuvo a cargo Tanús, ya que BICE Fideicomisos es fiduciario del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (Fondep). Por el lado de la provincia, la capitalización fue a través de la Empresa Mendocina de Energía S.A. (EMESA) firmó con un aporte de $454 millones. Con este acuerdo el Estado Nacional y la provincia de Mendoza pasaron a ser los principales accionistas.  

Con más de cien años, la empresa que supo ser líder mundial en energía hidroeléctrica, pero su situación financiera implosionó en 2013 cuando entró el default y entró en concurso de acreedores. Ese mismo año, la empresa había ganado una licitación para el desarrollo de un reactor nuclear. La metalúrgica se centra en la producción de equipamientos de generación de energía, los cuales son usados en centrales hidroeléctricas, nucleares, eólicas y solares y también desarrolla tecnología para la industria del petróleo y gas.

«IMPSA es una empresa estratégica para el desarrollo nacional. Debemos trabajar para que con profesionalismo podamos volver a colocar a IMPSA en los principales mercados del mundo. Industria es investigación, desarrollo, tecnología y trabajo. Industria es un desarrollo nacional posible con justicia social. Industria es IMPSA. Hoy es un día feliz para este ministerio, el país recupera las capacidades productivas de IMPSA y comienza una etapa que esperemos nos permita ofrecerle al mundo trabajo argentino con alto valor agregado», dijo Kulfas respecto de la fabricante de turbinas para energía hidroeléctrica y energía eólica.

«El presidente Alberto Fernández ha estado al tanto de todo este proceso, me ha hecho llegar su satisfacción con la capitalización de IMPSA», agregó.

En concreto, el Estado nacional inyectará un total de $1.362.900.000 al capital de IMPSA, por lo que su participación accionaria pasa a ser del 63,7%, mientras que el Estado provincial aportará $ 454.300.000, y se quedará con el 21,2% de las acciones.

«El porcentaje restante (15,1%) permanecerá en manos privadas, correspondiendo un 9,8% de las acciones al fideicomiso de acreedores y otro 5,3% para el fideicomiso de la familia fundadora», detallaron desde el Ministerio de Desarrollo Productivo.

Para esta ampliación de capital, la legislatura de Mendoza aprobó una ley provincial. Mientras que Desarrollo Productivo, a través del Comité Asesor del Fondep solicitó informes internos, al INTI, al Tribunal de Tasaciones de la Nación y al Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses para valuar la inversión. «Se trató de un proceso largo, que siempre tuvo como prioridad encontrar un camino que permita la continuidad de una empresa que tiene más de 720 empleados y genera trabajo a más de 100 PyMEs mendocinas»,agregaron desde el Ministerio.

Al momento de la firma, Tanús remarcó el valor de la empresa por su capital humano y técnico, a la vez que señaló «su potencial y la importancia de la articulación en este plan conjunto para contribuir al apoyo de proyectos productivos y al crecimiento económico del país».

En este sentido,  Tanús destacó que «se trata de una empresa histórica, reconocida por su impronta innovadora en la generación de proyectos de alto valor agregado, y que hoy logra una mayor perspectiva de negocios». De hecho, es una empresa multinacional.

Al respecto, el gobernador Suárez destacó lo que representa IMPSA en materia de trabajo «para tantas empresas que giran en su entorno generando empleo indirecto y la importancia que tiene para el país estratégicamente». Además, aseguró que la firma no sólo será «muy buena» para la compañía sino también para «la Argentina» y puso en valor el trabajo conjunto del Gobierno provincial y nacional «para poner en valor IMPSA en estos tiempos tan difíciles, de tanta grieta».

Por su parte, el CEO de IMPSA, Juan Carlos Fernández manifestó: «El apoyo de los Estados provincial y nacional permitirá producir y exportar talento, promover empleo y potenciar una cadena productiva de más de 100 PyMES. Uno de los puntos más importantes de esta capitalización es que se preservan años de inversión en tecnología y de formación en el capital humano». A partir de hoy, agregó, «IMPSA vuelve a ser un referente internacional en materia de energía para la exportación de productos industriales de alto valor agregado y reafirma su liderazgo en materia de diseño y fabricación de equipamientos hidroeléctricos, eólicos, nucleares y para la industria del oil & gas. Su alto nivel de especialización y calificación es reconocido a nivel mundial». 

A su turno, Caló destacó: «Es una alegría como representante de los trabajadores estar presenciando la capitalización de esta empresa tan emblemática de la que salieron grandes dirigentes metalúrgicos. Es importante que una empresa de esa magnitud y relevancia se vuelva a poner en marcha y es una señal de lo que ocurre cuando se trabaja en conjunto».  

Comentarios

Comentarios

Telebingo_15mayo_lateral