En La Pampa, los salones de fiestas volverán a funcionar «en los próximos días”

La gerenta de la Cámara de Comercio, Rosalynd Valenzuela, confirmó que en los próximos diez días los salones de eventos recibirán la autorización para abrir. La referente de la Cacip comentó que trabajaron en el tema alrededor de un mes y en los últimos días concretaron una reunión con el secretario de Trabajo y Promoción del Empleo, Marcelo Pedehontaá.

“En un principio se le pidió al Gobierno que los salones de eventos pudieran quedar exceptuados del pago del impuesto inmobiliario, como están exceptuados ya la parte de hotelería, los cines. Grandes superficies que no están trabajando, en el caso de los salones de eventos no tenían ese beneficio y nos pareció que era fundamental porque justamente no estaban trabajando», dijo en diálogo con Radio Noticias.





Durante la reunión, se llevaron el compromiso de que volverán a funcionar y además «se logró el diferimiento del pago del impuesto inmobiliario de un año para el otro, porque la realidad es que es el sector que menos ha trabajado. Están sin ingresos, cerrados y tienen prohibido la apertura desde el mes de marzo. Funcionaron únicamente tres meses, así que la verdad es que es un sector muy castigado que había quedado de lado con todas las medidas de ayuda».

Según indicó Valenzuela, el secretario de Trabajo afirmó que iban «a volver con las mismas características que tenían hasta el mes de marzo. Son las que ya conocemos, un aforo del 50 %, capacidad máxima de 80 personas, sin la posibilidad de movimiento, sin baile y sin shows en el interior. Pero la realidad es que hay mucha gente que con esas características igual quiere celebrar un cumpleaños o juntarse con amigos… Eso da la posibilidad de empezar abrir». La apertura, continuó, se va a dar «dentro de los próximos diez días».

Situación provincial

Por otro lado, trazó un panorama de la situación del sector. «La realidad provincial es muy distinta dependiendo de la localidad. En el caso de Toay, los salones de eventos automáticamente se reconvirtieron en gastronomía por lo cual pudieron seguir trabajando independientemente de la prohibición que tuvieran», explicó.

Sin embargo, en Santa Rosa ocurre algo diferente. «Los salones de eventos tuvieron un plazo por el cual se les autorizó trabajar como gastronomía, este plazo se venció y no se lo volvieron a habilitar. Todos los salones de Santa Rosa quedaron cerrados y lo mismo pasa en General Pico», afirmó.

Comentarios

Comentarios