¿El todo o el gesto?: JxC define listas con el fantasma de 2017 detrás (*)

Son horas decisivas para Juntos por el Cambio en La Pampa. A través de charlas cruzadas de todos con todos, se están definiendo las listas en medio de una fuerte incertidumbre y varios nombres en danza que disputan la principal candidatura de la oposición al peronismo y a su vez el rumbo de esa coalición de cara a 2023.

La situación del JxC pampeano no es muy distinta a lo que ocurre en otros distritos del país. Se está reconfigurando el espacio opositor al peronismo y disputándose liderazgos tras la salida del gobierno nacional en 2019. En casi todos los distritos, desde los más importantes a los más chicos, se observa el choque entre listas radicales y del PRO y además varios sectores de la UCR presentando sus propios postulantes.





Lo mismo ocurre en la UCR pampeana, con cinco sectores que quieren presentar candidatos y candidatas. Se disparó así la tradicional rosca, en la que todos hablan con todos, y se espera la definición para los últimos 15 minutos antes de la presentación de listas, que esta vez es digital. Hay una situación de empate, replanteos de roles y liderazgos en disputas.

Hay dos cuestiones a tener en cuenta en todo esto que condiciona a los armadores: todos quieren encabezar la boleta para el Senado, que en la actual situación va a definir líderes y espacios a futuro. La lista que gana, se lleva los dos premios juntos: senador y diputado. Y por otro lado, ronda el fantasma del 2017, cuando la división en dos boletas de los y las radicales favoreció el triunfo del PRO.

Encuestas que se hicieron, y otras que dicen tener cada candidato, midieron a los que estaban en carrera hace un mes: Daniel Kroneberger, Hipólito Altolaguirre y Martín Maquieyra. Uno más arriba que el otro, pero todos en un tercio de las adhesiones. Maquieyra ante la eventual presentación de varias listas radicales corre con una ventaja: el apoyo que tendrá de las principales figuras del PRO nacional, sobre todo de Rodríguez Larreta que mide bien en estos momentos, también en La Pampa.

Para algunos, es a todo o nada. Altolaguirre ya se presentó como el candidato con más estructura interna y apoyos nacionales, además las pelea a todas las que se enfrenta; Kroneberger con una campaña a gobernador encima y una oportunidad que siempre esperó; los Azules queriendo mantener su lugar dentro de la UCR y un Hugo Pérez inflexible; las mujeres radicales entendiendo que deben ser consideradas en lugares de preeminencia; Coppo plantando la bandera de Pico y la renovación.

Salvo en los casos de Altolaguirre y Kroneberger, que ya avisaron no se iban a bajar por nada en una postura de máxima, en el resto parece avisar que se buscan consensos y entendimientos, con los nombres que proponen dentro de las boletas en lugares expectables.

La discusión igual es difícil: un candidato puede tener más estructura interna que otro, pero en una PASO la gente es la que define.

Pero también la postura de a todo o nada entra en contradicción con lo que piensa el radicalismo en su conjunto. Si la división lleva a una derrota frente al PRO, se perderían los dos cargos, y el principal que tiene la oposición en La Pampa. Y se comenzaría a discutir qué fuerza es la que lidera al arco antiperonista en la provincia. Los radicales arriesgan mucho.

Hay dirigentes que igualmente afirman que se podrá finalmente llegar a un entendimiento para evitar una derrota segura. “Si no los une la racionalidad, al menos los empuja el espanto”, indicó uno de los consultados. Por eso se espera que ante una posible victoria del PRO, algunos de los postulados hagan el gesto de bajarse “a pedido del partido”.

En el PRO el seguro candidato es Maquieyra. Fuerte en General Pico y otros puntos y con apoyos nacionales. También entre los amarillos, que tienen sus divisiones, el ganar es apremiante porque se quedarían sin un cargo en el Congreso, lo que significaría un retroceso político. Mientras tanto, los otros partidos que han sido aliados del PRO como el Mofepa y el MID también conversan si van por las suyas o integran una lista en conjunto de Propuesta Federal. En ese sentido el PRO es más ordenado que la UCR, donde reina el desorden.

Quedan dos días de frenéticas charlas, presiones y definiciones. Juntos por el Cambio en La Pampa está revolucionado y no es para menos: este sábado comienza el camino hacia 2023 y todos quieren picar en punta.

(*) Por Norberto G. Asquini (periodista e investigador)

Comentarios

Comentarios