lunes 26, septiembre, 2022, Eduardo Castex, La Pampa

Hoy se cumplen 188 años del natalicio de Luis Miguel Piedrabuena

24 de Agosto de 1833 – Nace Luis Miguel Piedrabuena, en Carmen de Patagones, Provincia de Buenos Aires. Fue un marino cuyas acciones en la Patagonia Occidental y Tierra del Fuego, consolidaron la soberanía nacional, cuando esas tierras estaban poco habitadas de pueblos tehuelches y casi nulos de población blanca, y que no eran protegidas por el Estado Nacional.

Considerado uno de los más relevantes próceres patagónicos.

A continuación una breve cronología de su vida en el mar y contacto con el pueblo Tehuelche:

En 1848, con goleta propia, Piedrabuena toca las islas Malvinas para cargar víveres y luego continuar hacia el cabo de Hornos, cruza al continente antártico cazando ballenas, y regresa a su ciudad natal Carmen de Patagones.

En 1849, Piedrabuena zarpa del puerto de Montevideo a Tierra del Fuego, ya como oficial, para aprovisionar a los misioneros anglicanos del grupo de Allen Gardiner. Como todo un héroe, rescata en la Isla de los Estados, a catorce náufragos de un buque alemán. Al llegar a la isla Navarino, se entera de que los misioneros ingleses se habían trasladado a Puerto Spaniard, y dirigiéndose allí por el canal de Beagle, se encuentra con una de las dos naves con siete cadáveres, no encontrando la otra adonde estaría Gardiner (esa característica de solidaridad y arrojo quedaría como eslogan de marino que fue Piedrabuena).

En 1850 es el primer oficial de la goleta “Zerabia”. Lleva lanares y vacunos a las islas Malvinas. Regresa a la Antártida. Navega los canales fueguinos, conoce a los pueblos Ahonikenk de la Patagonia (hoy más conocidos como «tehuelches» o «patagones»), tratando de inculcarles el sentido de la Patria.

En 1854, Piedrabuena otra vez auxilia a 24 náufragos de un temporal.

En 1855, al mando de la goleta “Manuelita”, armada por el capitán norteamericano William H. Smiley (maestro de Piedrabuena y apodado “el cónsul de los mares”), rescata de la muerte en Punta Ninfas a la tripulación de la barca ballenera “Dolphin”, de los Estados Unidos.

En 1859 remonta el río Santa Cruz, llegando a una isla fluvial a la que denomina «Pavón», la cual le es cedida por el gobierno, instalando en ella una factoría y además, habilita un puesto de apoyo en la Isla de los Estados, al este-sudeste de Tierra del Fuego, llamado Puerto Cook.

En 1860, cuenta con su propio buque, la goleta “Nancy”, que procede a armar para defender el territorio y las costas del sur patagónico, en tanto continúa salvando vidas. Como pasaban los meses y no se tenía noticias de la nueva misión anglicana (fundada en Octubre de 1859) ni de la goleta “Allen Gardiner”, el pastor George Pakenham Despard, padre adoptivo de Thomas Bridges, de la misión anglicana de la isla Vigía del archipiélago de Malvinas (había sido fundada en 1856), contrató sus servicios con la goleta “Nancy” en la que se dirigió a bahía Wulaia (en la costa occidental de la isla Navarino), a la que arribó en Abril de este mismo año, encontrándola fondeada y desmantelada en el puerto, siendo su único tripulante el cocinero Alfred Cole, en pésimas condiciones físicas y mentales.

En 1862, arma en la Isla de los Estados un pequeño refugio en cabo San Juan, futuro lugar que en Abril de 1884, el comodoro Augusto Lasserre construiría el Faro de San Juan de Salvamento, más conocido como “el faro del Fin del Mundo”, quedando al cuidado de los hombres de su tripulación y alzando en él la bandera nacional.

En 1863, arriba a la bahía San Gregorio, en la orilla continental del Estrecho de Magallanes, y hace amistad con el cacique Casimiro Biguá, un importante tehuelche criado desde 1829 por el marino argentino de origen francés y comandante del fuerte de Carmen de Patagones, Francisco Fourmantin, transportándolo a Buenos Aires y consiguiendo de las autoridades nacionales designar oficialmente a Biguá “Cacique de San Gregorio”. Piedrabuena obsequia a Biguá el pabellón de su barco, que ha dejado de llamarse «Nancy» para nombrarlo como al heroico marino criollo: “Espora”. Escribe sobre un peñasco del cabo de Hornos: “Aquí termina el dominio de la República Argentina” (señalando el extremo sur reclamado por Argentina en el Continente de América).

Fallece el 10 de Agosto de 1883 en Ciudad de Buenos Aires.

 

Comentarios

Comentarios

Telebingo_18setiembre_lateral}