Día de la Abogada y el Abogado: Presentaron un libro y entregó reconocimientos

La Caja Forense de La Pampa y el Colegio de Abogados y Procuradores de La Pampa realizaron en conjunto el acto por el Día del Abogado y la Abogada, en la que presentaron el libro “Compendio normativo para el ejercicio de la Abogacía y Procuración en la Provincia de La Pampa”, publicado junto con la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas (FCEyJ) de la UNLPam.

El acto fue encabezado por la titular de Caja Forense,  Sandra Abdo, y del Colegio, Susana Gemignani. Durante la ceremonia, en la que también estuvo el decano de la FCEyJ, Francisco Marull, y que fue realizada con los protocolos de seguridad por el Covid-19, se homenajeó a los doctores Jorge Viñuela y Carlos Lorda, integrantes de Caja.





También se reivindicó el trabajo en conjunto que ambas instituciones vienen desarrollando en el último tiempo, acrecentado por las necesidades surgidas por la pandemia entre las y los colegiados y las y los afiliados.

Abdo indicó que “cuando las y los abogados pampeanos juran y tienen así su matrícula, una reitera que esta profesión es siempre perseguir el sentido del principio de Justicia». «Y como siempre agrega Susana, la ética y la honestidad. La Justicia, ética y honestidad son las conductas que debemos tener. Y no perder esa mirada de que somos justamente desde lo técnico, auxiliares de la Justicia. Somos quienes representamos los intereses de nuestros clientes para hacer Justicia”, agregó.

Gemignani completó: “Tenemos que empezar a dar una mirada a las personas más vulnerables, que creo que son las más olvidadas. Empezar a educar, o por lo menos culturalizar, acerca de cuáles son los derechos que tienen las personas para que puedan ver sus derechos ser reivindicados. Enseñarles cuáles son las obligaciones que tenemos como ciudadanos. El Derecho no es una ciencia. Tenemos que afianzar la Justicia y como operadores externos del sistema judicial pampeano, tenemos que buscar la excelencia y la excelencia para mi parte de ser cada día mejores personas y después mejores profesionales”.

TRABAJO CONJUNTO

Abdo destacó el trabajo entre ambas instituciones. “El trabajo en conjunto aparece en momentos de crisis, donde las instituciones tienen que fortalecerse y unirse. Eso ya empieza a concretarse con la presentación del libro que va a entregar el Colegio de Abogados a las y los nuevos matriculados. Es un compendio de las leyes que rigen la actividad. Porque por un lado, el profesional es colegiado con una ley que rige su actividad y una ley de ética profesional, y por otro es afiliado a un sistema previsional en La Pampa», expresó.

«Creemos -continuó- que es importante que las dos instituciones se muestren juntas desde el momento en que el profesional ingresa al sistema del ejercicio de la profesión en la provincia. Eso se está viendo en las juras donde hacemos una presentación general de la actividad profesional en La Pampa. A su vez, cada profesional va a tener un carnet único que lo identificará con su matrícula profesional y su número de afiliado”.

Gemignani indicó que “el compendio es la forma de entregarle a los nuevos matriculados las primeras herramientas para que comiencen a ejercer y poder defender su actividad, su profesión. Más allá que incentivamos a que se perfeccionen día a día, la carrera que hemos elegido es un estilo de vida y a diario debemos seguir trabajando con nuevos desafíos».

«El nuevo carnet, que es de PVC con un código QR, lo vamos a usar para obtener beneficios entre ambas instituciones respecto de algunos comercios u algunas otras posibilidades que se logren para las y los profesionales. Las instituciones se fortalecen cuando trabajan juntas y se trazan objetivos, tenemos que ser solidarios entre nosotros. Cuando una tiene algún inconveniente, la otra institución pueda salir en su auxilio. Esta pandemia nos ha enseñado, nos sigue poniendo a prueba en un montón de cosas, nos ha aggionado. Vamos a salir más fortalecidos porque va a mejorar las interrelaciones humanas, que es lo que pretendemos, y como siempre digo, tratar de perseguir diariamente un objetivo, mirar la mitad del vaso lleno y no la mitad del vaso vacío”, añadió.

Abdo explicó que “tener miradas comunes es lo importante del trabajo en equipo. El escuchar y tomar lo que ayuda. El mayor problema que tuvimos el año pasado fueron los días en que no se pudo ejercer la profesión por las distintas medidas de restricciones. Lo que hizo Caja Forense, con otras cajas profesionales, fue que gestionamos un convenio con el Banco de La Pampa por el cual el abogado pasó a ser parte del sistema productivo. Con lo cual accede a una línea de créditos que es muy ventajosa y de la cual las instituciones somos garantes. Y a su vez puede tener su carpeta en el BLP como si fuera un productor agropecuario. Fue para empezar a salir un poco de los días sin trabajo y eso lo fuimos hablando con el Colegio, porque el abogado no distingue donde reclama sino que lo hace en su contexto».

«También en el caso de Caja Forense los aportes de los días no laborados fueron descontados. Cuando el profesional se jubile verá que hace, si espera unos meses más o aporta la diferencia. Y podemos sumar el auxilio a quienes sufrieron las secuelas del covid. Porque fallecieron afilados y colegiados en actividad y jubilados. Hubo también quienes sufrieron las secuelas del covid que implicaron estar más de un mes internados con una rehabilitación. Entonces la Caja pensó aplicar algo que ya está resulto para situaciones de accidente importantes con subsidios y colaboraciones con el abogado hasta que pueda volver a ejercer la profesión”, agregó.

Gemignani dijo que “todo ese trabajo que estamos haciendo en forma conjunta es justamente para tratar de colaborar desde las instituciones con poner lo mejor de cada uno para que se pueda trabajar. En el año de la pandemia llegamos al expediente digital, ya está digitalizada prácticamente toda la Justicia de La Pampa. Estamos con algunas cuestiones que debemos ajustar con el Poder Judicial y que se están charlando. Estoy persuadida que vamos a llegar a buen término. Somos todos parte de un sistema y en ese sistema tenemos que relacionarnos y el poder tener disensos no significa que no podamos llegar a criterios comunes que sirvan para que las instituciones se vayan fortaleciendo».

«También desde el Colegio se trabajó en la modificación de la Ley de Aranceles, teníamos una ley vieja del año 1980, que estaba obsoleta. Se conformó una comisión en la que ayudaron algunos abogados externos. Elevamos el proyecto al Poder Legislativo y la ley se sancionó en el mes de agosto, que entra en vigencia a corto plazo. Tenemos trabajo por delante, reaprender, reinventarnos y seguir intentando nuevos desafíos”, concluyó.

Comentarios

Comentarios