«Operación London Bridge»: el plan de Inglaterra para el día que muera la reina Isabel II

Según reveló Politico, medio que pudo ver elementos inéditos del plan «London Bridge», el día en que muera la reina Isabel II de Inglaterra habrá un «apagón» en las comunicaciones a través de las redes sociales por parte de las instituciones públicas británicas.

Si bien la reina tiene 95 años y un buen estado de salud, en la actualidad se dio a conocer una estrategia preparada por el gobierno de Londres, con evidente anticipación, en previsión de un destino que espera a todos, y cuyas directivas principales ya habían trascendido hace más de cuatro años a la prensa del Reino Unido.





Como se sabe desde 2017, la palabra clave con la que el palacio de Buckingham y Downing Street darán la noticia en forma reservada, inmediatamente tras el luctuoso evento, será «London Bridge is Down» (es decir, «el Puente de Londres se derrumbó»). En esta línea, además se desplegará un control en la posible multitud de personas que quieran ir a Londres a despedir a la reina, en los discursos oficiales pautados, en la posible gira del rey Carlos por Gran Bretaña.

Asimismo, se prevé que todas las banderas estén a media asta durante diez minutos y un apagón de las redes sociales.

La noticia oficial será dada por el palacio de Buckingham sobre fondo negro, mientras todos los sitios institucionales y de gobierno tendrán simultáneamente un enfoque de luto: se interrumpirá toda difusión de contenido no urgente, y se suspenderá temporalmente la posibilidad de rettwitear los mensajes.

Se confirmaron además las disposiciones sobre el último saludo a la «reina de los récords»: entre otros, el traslado del cuerpo al palacio de Westminster, sede del parlamento, donde se establecerá la capilla ardiente y se dará la oportunidad de que asista al público a tres días de homenaje.

Por su parte, los funerales de Estado solemnes se realizarán diez días después del deceso, sobre el trasfondo de una jornada de luto nacional.

El plan cita finalmente los pasos formales hacia la sucesiva coronación del príncipe Carlos, indicado personalmente en su carácter de heredero del trono. Y atribuye al ministerio de Exteriores responsabilidades específicas para recibir a los invitados de honor extranjeros y afrontar el previsto incremento de turistas.

También se cita al ministerio de Defensa para el cuidado de los aspectos ceremoniales militares de los desfiles fúnebres, incluyendo las salvas de cañones en vista de las exequias.

El acceso a los documentos permitido a Politico, se observó hoy en Gran Bretaña, no parece ligado a ninguna alarma o hipotético empeoramiento de las condiciones de la soberana, de 85 años, de los cuales casi 70 los pasó al mando del trono.

Comentarios

Comentarios