Fan de Norberto Fontana le recuperó un casco que usó en la F1 y le robaron hace 23 años

La historia parece de película pero es real, pasó hace pocas horas y tiene como protagonistas a dos pilotos del automovilismo argentino, uno con fama y trascendencia mundial, y otro de esos que son movidos por la pasión y que luchan por progresar. Por un lado Norberto Fontana, campeón del TC y TC2000 pero que llegó a correr en la Fórmula 1 y en la Fórmula CART, y por el otro a Christian Bodrato Mionetto, quien corre actualmente en Turismo Nacional Clase 2.

El propio Christian contó en sus redes lo que vivió el viernes por la tarde cuando fue a hacer un trámite a un banco de la localidad bonaerense de Tortuguitas y en la puerta vio algo que le llamó la atención: una chica con un casco puesto que esperaba en una moto a su novio.





Pero no era un casco normal, común y corriente, tenía una decoración muy particular y al costado tenía una leyenda: «N. Fontana». Ahí fue cuando el empresario, tras haber hecho su trámite, volvió sobre sus pasos, decidió sacarse la duda, la filmó y subió una historia a su Instagram en la que le preguntó a Fontana si por casualidad ese casco no era suyo, porque todo indicaba que no era una réplica.

Al minuto nomás el arrecifeño lo contactó y le dijo que efectivamente en 1998 había sufrido un robo en su casa en el cual los ladrones se llevaron una serie de elementos de valor, entre los que estaba ese casco. Y le envió un video de las únicas veces que lo había usado: dos pruebas sobre un auto de Fórmula 1.

Tras la confirmación, Bodrato Mionetto se propuso recuperarlo. ¿Pero cómo haría para recuperarlo? ¿Cómo explicar todo esto? ¿Serían los ladrones o gente que lo consiguió de buena fe? ¿Y si se iban y les perdía el rastro?

Según contó luego, encaró al joven dueño de la moto y le dijo que ese casco le pertenecía, que se lo habían robado a él y que tenía pruebas como fotos y la boleta de compra. Y le propuso que en lugar de ir a la Policía a hacer la denuncia le daba 20 mil pesos para acabar con el asunto.

El joven argumentó que el casco no era suyo, que se lo había prestado un amigo para que lo pudiera usar su novia, ya que hacía apenas un mes que tenía la moto, y que debía consultarlo con él porque desconocía esta situación. Pero la novia vaciló y eso fue clave: «Si es de él me parece que corresponde que se lo devuelvan», dijo ella y ahí Bodrato Mionetto logró tener por primera vez el casco en sus manos, y no lo soltó más.

Luego de varios minutos de negociación, le entregó la suma de dinero prometida como para dar el tema por cerrado y que con eso se pudiera comprar otro casco y se fue sin que la pareja supiera el real motivo del asunto. Según dijo, por la edad y por su actitud descartó que los jóvenes fueran los asaltantes o tuvieran algo que ver con aquel hecho delictivo.

Horas después, Norberto Fontana realizó un vivo en Instagram junto a Christian Bodrato Mionetto en el que contó la historia de ese casco, uno de los cuatro que le daba por año una marca japonesa, y que él lamentaba haber perdido a mano de malvivientes que conocían bien lo que se llevaban. «Yo sabía que algún día iba a aparecer», dijo y le agradeció a su colega por semejante «operativo de rescate».

«Norber, al final ganan los buenos , la vida es así» le dijo el piloto del TN quien no quiere más recompensa que encontrarse con su ídolo y comer un asado juntos, algo que anticiparon que se dará en los próximos días.

Comentarios

Comentarios

Telebingo_23enero_lateral