Se cumplen hoy 59 años, del fallecimiento de Celia Torrá

16 de Diciembre de 1962 – Fallece Celia Torrá en la Ciudad de Buenos Aires. Violinista, compositora. Habia nacido en Concepcion del Uruguay, Entre Rios.

Siendo aún muy joven, con todo el sueño que aporta la juventud, aspira a los más altos ideales, y viaja a Paraná (capital de Entre Ríos), luego a Buenos Aires, en donde estudia piano con Alberto Williams, y violín con América Montenegro y con el concertista -compositor Andrés Gaos. Su afán de superación la lleva a ganar el famoso Premio Europa, beca máxima del Gobierno Argentino en esos tiempos.

En 1909, parte para Europa, en donde estudia en Bruselas con Cesar Thomson, uno de los más renombrados violinistas europeos de ese momento. Pero Celia quería profundizar más sus estudios y decide trasladarse a Hungría donde se perfecciona en violín con Jenö Hubay y estudia composición con Zoltán Kodály. Allí, en 1913 obtiene el título de “Virtuoso del violín”.

Como a otros tantos artistas argentinos, la Primera Guerra Mundial la obliga a quedarse en Europa, en donde en Lyon (Francia), comienza una de las actividades que signarán su vida: la acción social y comunitaria. En efecto, se dedica a tocar a beneficio de las víctimas y heridos de guerra, trabajando junto a la Cruz Roja.

Terminada la guerra, y tras ocho años de ausencia, vuelve a su Entre Ríos natal, llena de vitalidad y proyectos. Ante el gran contraste entre la fecunda, numerosa y secular actividad musical europea, y la humildad de su ciudad natal, decide donar la recaudación de sus conciertos para la compra de un órgano de la Iglesia de Concepción del Uruguay. En 1919 obtiene otra beca que le otorga el gobierno de Entre Ríos para terminar sus estudios de composición en París, junto a Vincent D´Indy.

Regresa en 1921 y comienza por encargo del Gobierno Nacional, una labor de difusión musical en el norte y noroeste de nuestro país. Nunca se cansa de progresar, y continúa sus estudios de composición bajo la guía de Athos Palma. En 1930 funda la Asociación Coral Argentina, de la cual es directora, organismo que en 1938 se fusiona con la Asociación Sinfónica Femenina, logrando dar unos 200 conciertos que la califican como una directora de orquesta de excepción. En 1934 compone su Sonata para piano, demostrando no sólo su conocimiento de este instrumento (que será el que más abordará en la segunda mitad de su vida), sino dando al corpus musical argentino una de las mejores sonatas de su tipo de nuestro repertorio.

Y así llegamos al año 1949, en el que obtiene su gran reconocimiento, siendo elegida para dirigir fragmentos de su propia Suite Incaica en el gran escenario del Teatro Colón, empuñando la batuta de la orquesta más prestigiosa de la Argentina. Fue ella, la primera mujer que subió al podio en el gran teatro.

Celia Torrá se había impuesto naturalmente contra cualquier posible prejuicio social, por su personalidad y talento únicos, había dominado el violín, el piano, la composición y la dirección sinfónico-coral… Sin embargo, tampoco había dejado de lado la importancia de la docencia. Bajo sus manos, abría nuevos caminos en un campo muy especial de la composición: la producción musical para Jardín de Infantes, pues Celia Torrá, la concertista aclamada internacionalmente, también conservó su humildad y arte para darlo a los más pequeños, trabajando en el Jardín de Infantes «Mitre».

Los últimos años, los ocupa en fundar y dirigir un nuevo coro… el coro de obreros de la Fábrica Phillips, en donde realizará sus últimas actividades de acción artística y social, antes de fallecer en 1962.

Autora de «Suite incaica», «Coqueando», «Rapsodia entrerriana», «Fiesta indígena»y con Domingo Zerpa, «Oración a la bandera». La Escuela Superior de Música de Concepción del Uruguay, lleva su nombre. Tenía 73 años.

Comentarios

Comentarios

Telebingo_23enero_lateral