Condenado por pegarle botellazo en la cabeza a la expareja: “Si pedís ayuda te mato y me mato”

Un hombre, con antecedentes penales, fue condenado hoy a un año y cuatro meses de prisión de cumplimiento efectivo, por ser autor de los delitos de lesiones leves agravadas por haber mantenido una relación de pareja; en concurso real con lesiones leves agravadas por haber mantenido una relación de pareja, amenazas simples y privación ilegal de la libertad. Los hechos fueron enmarcados en la ley 26485 de Protección Integral a las Mujeres. Se trató de dos episodios de violencia de género y la víctima fue la pareja del imputado.

La condena recayó sobre Rubén Osvaldo Dupó, a quien además se le mantuvo la prisión preventiva hasta que el fallo dictado por el juez de audiencia santarroseño, Carlos Alberto Besi, quede firme.





Con las pruebas incorporadas durante el juicio oral, el magistrado dio por probado que una noche el acusado discutió y forcejeó con su pareja en la vivienda que compartían. En esas circunstancias, la mujer sufrió una lesión en el brazo izquierdo.

A su vez, en otra ocasión y durante la madrugada, en el mismo lugar, Dupó golpeó a la mujer con un botellazo en la cabeza, provocándole heridas. Además le dijo: “no pidas ayuda porque te mato y después me mato yo”. El imputado, inmediatamente, agarró las llaves de la casa, cerró la puerta y dejó a la víctima encerrada. También se llevó el teléfono fijo (inalámbrico).

La víctima recién pudo salir cuando le pidió ayuda a un taxista, quien avisó a la policía. Para asistirla debieron forzar un de las aberturas que no tenía rejas y luego fue trasladada al hospital Evita para su atención.

Durante los alegatos, el fiscal Cristian Casais había requerido la pena que impuso Besi. Para ello tuvo en cuenta que, en 2015, Dupó fue condenado a un año de prisión en suspenso, por el Tribunal Oral Federal, por un delito vinculado con estupefacientes. Y pidió que se le mantenga la prisión preventiva hasta la finalización del proceso por existir peligro de fuga, ya que durante el proceso debió emitirse una orden de detención en su contra, ya que a pesar de estar notificado no se había presentado en la Justicia.

La querella, ejercida por la defensora oficial, Carolina Díaz, en representación de la víctima, adhirió a la solicitud del Ministerio Público Fiscal.

El defensor particular, Gastón Gómez, planteó la absolución del imputado al negar la existencia de los hechos tal como fueron descriptos por la fiscalía y señaló que, en caso de encontrarse alguna responsabilidad penal, se le imponga el mínimo de la pena. También requirió que se le levante la prisión preventiva.​

Comentarios

Comentarios

Telebingo_29mayo_lateral