En La Pampa, los ginecólogos vuelven a atender a los afiliados de SEMPRE y las obras sociales

«Con agrado anunciamos la reincorporación de todos los compañeros ginecólogos al Colegio Médico de La Pampa». Con esta leyenda en su página web, el círculo profesional celebró ayer la conclusión del conflicto iniciado el año pasado, cuando miembros de la Asociación de Ginecología y Obstetricia (Agolp) se escindieron con la intención de discutir su propio nomenclador con las obras sociales.

Además de ponerle fin a un conflicto que se prolongó durante cuatro meses, esta masiva reincoporación permitirá que todos los profesionales de la Agolp vuelvan a atender pacientes de obras sociales a partir de hoy, en las mismas condiciones que existían antes del conflicto. El regreso posibilitará, además, que en los próximos meses estos profesionales se sumen a la discusión del «nuevo nomenclador único pampeano», junto al resto de las especialidades médicas.





Durante las últimas semanas, al mismo tiempo que comenzaban a llegar profesionales de otras provincias para radicarse en La Pampa, varios miembros de la Agolp iniciaron los trámites para regresar al Colegio Médico. Hace unos días, Nicolás Muñoz, directivo de Agolp había confirmado a este diario que «la decisión de nuestra entidad es volver al Colegio Médico» y participar en la elaboración «del nuevo nomenclador único pampeano».

CUATRO MESES

Disconformes con los aranceles pactados para sus consultas y prácticas, 41 profesionales de ginecología y obstetricia abandonaron el Colegio Médico y dejaron de atender por obras sociales, a partir del 1º de diciembre del año pasado. La pretensión de la Agolp era negociar de manera particular con cada actor del sistema solidario de salud para actualizar sus aranceles e incluir nuevas prácticas.

Sin embargo, la necesidad de impedir una cartelización de las distintas especialidades consolidó la unidad entre las obras sociales privadas y prepagas junto al sistema público de salud, que rechazaron de plano esa posibilidad. Mientras tanto, la atención por fuera de las obras sociales provocó un importante aumento de los costos para las pacientes, quienes debían afrontarlos de su bolsillo y esperar luego el reintegro de las obras sociales, que solo cubrían los aranceles ya fijados.

Los inconvenientes generados por esta disputa afectaron especialmente a embarazadas y mujeres que debían someterse a tratamientos y cirugías, y derivaron en marchas y movilizaciones públicas en distintas localidades. Frente a los reclamos por una solución del conflicto, desde el gobierno provincial iniciaron una campaña para incorporar profesionales de otras provincias.

Precisamente, ante el desembarco progresivo de media docena de ginecólogos foráneos y la sólida negativa de las obras sociales, los miembros de la Agolp decidieron volver sobre sus pasos y recapitular ante el Colegio Médico, para continuar trabajando en La Pampa.

La reincorporación total de los profesionales al sistema habitual de prestaciones le pone fin a un conflicto que se extendió durante cuatro meses y cuyas principales perjudicadas fueron las pacientes, utilizadas como rehenes de una batalla que nunca debió haber ocurrido.

Comentarios

Comentarios

Telebingo_29mayo_lateral