En 2023 habrá más de 600 parques industriales en todo el país

La cantidad de parques industriales, precintos industriales y sectores industriales planificados se quintuplicó en la última década y si se cumplen las previsiones oficiales y del sector privado, para finales de 2022 habrá más de seiscientos establecimientos en todo el territorio nacional, con la generación de una actividad económica que podría superar el equivalente del 30% del total del producto bruto industrial.

La dinámica de los parques industriales cobró recientemente un nuevo impulso con el anuncio formulado en la localidad santafesina de Las Parejas por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, acerca del financiamiento de 40 nuevos emprendimientos en el curso de este año.





Si se tiene en cuenta que, según relevamientos privados, en la actualidad hay 580 parques, precintos y sectores industriales planificados, la concreción de esos nuevos emprendimientos llevaría a superar los 600 emplazamientos.

«La importancia del parque industrial, sobre todo en el interior, es lo que contribuye a mejorar la competitividad de las empresas alojadas», señaló a Télam Rodolfo Games, presidente de la Asociación de Parques Industriales Argentinos (APIA) y de la Red Internacional de Agrupamientos Industriales (RIA), quien agregó que esos emplazamientos «tienen otras dos incidencias no menos importantes».

Games, ex director nacional de Parques Industriales entre 2008 y 2015, resaltó que «proveen al desarrollo local, agregan valor, empleo genuino y fomentan el arraigo de los jóvenes, pero también contribuyen a la buena convivencia en la zona donde están localizados, colaborando con la disminución de accidentes de tránsito, ruidos molestos y humo. Hay cuestiones sanitarias que, ahora con la pandemia, son más fáciles de controlar en un ámbito cerrado como un parque industrial», aseguró.

Por su parte Daniel Rosato, presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA) y del Parque Industrial de Plátanos, en el partido bonaerense de Berazategui, valoró la importancia de la constitución de verdaderas «comunidades empresarias» en las que no sólo existe la ayuda mutua sino una reducción de costos en seguridad, compras de insumos y materiales de trabajo, así como gestiones conjuntas, como misiones comerciales a otros países.

El crecimiento tanto del número de parques como de las empresas radicadas permitió a la Red Parques (organizadora de la Exposición de Parques Industriales de Buenos Aires, Epiba) a proyectar que para fines de 2022 «el 30% de las industrias del país» esté ubicada en esos establecimientos.

Games fue más allá y estimó que la participación de las empresas radicadas en parques industriales en el PBI industrial «debe andar por el 35%».

UNA HISTORIA QUE YA LLEVA MÁS DE SEIS DÉCADAS

La historia de los parques industriales en la Argentina no estuvo ajena a los vaivenes de las políticas económicas aplicadas desde mediados del siglo pasado, cuando comenzaron a esbozarse los primeros proyectos.

El presidente de la APIA (Asociación de Parques Industriales Argentinos), Rodolfo Games, se remonta a la década de los 60 para identificar al de San Antonio Oeste, en Río Negro, como uno de los primeros en erigirse en el país, en el marco de una tendencia universal que tomó impulso luego de la Segunda Guerra Mundial, si bien el primer caso registrado data de 1894, cuando el avance de la industria en Manchester desembocó en la construcción del Trafford Park.

El primer impulso destacado se concreta en las décadas de 1970 y 1980, pero en los ’90 «con la desindustrialización, la mayoría de estos espacios quedaron inactivos» según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que agregó que «en la mitad de esa década existían 154 predios, los cuales se encontraban casi todos en San Luis, La Rioja, Tierra del Fuego, Chubut y Entre Ríos, pero con bajos niveles de ocupación».

En el 2002 quedaban parcialmente activos 80 parques pero a partir del año siguiente «se inició un nuevo ciclo, creándose un promedio de 21 parques y áreas industriales por año», añadió la entidad.

Games recordó su paso por la función pública como director nacional de Parques Industriales del Ministerio de Industria y que al dejar el cargo, en 2015, «había casi 400».

Asimismo, tuvo una visión crítica de la llegada del macrismo al poder en cuanto a las políticas de apoyo al sector: «se hizo muy poco, se desactivaron los programas, los ANR (Aportes No Reembolsables), sobre todo en la provincia de Buenos Aires», donde «sólo se registró un parque industrial, el de Morón, donde estaba la fábrica de motores Deutz».

Desde 2020, aseguró, «se restablecieron los ANR, se hicieron capacitaciones y se impulsó el ONPI (Observatorio Nacional de Parques Industriales)».

Los ANR consisten en una asistencia financiera del Estado nacional de hasta 0 millones por parque para la realización de obras intramuros, con el compromiso de una contrapartida del 10% que no es exigible si en el proyecto presentado se incluye la ejecución de políticas con perspectiva de género para los entornos productivos del parque.

Este año se prevé destinar un total de .300 millones en ANR para diferentes proyectos, además de la continuidad de la línea de créditos bonificadas para empresas instaladas o a instalarse. En 2020 y 2021 se financiaron 67 proyectos en 21 provincias con ANR por .656 millones, y se otorgaron créditos a tasa bonificada por un total de .480 millones a 36 proyectos.

Comentarios

Comentarios

Telebingo_29mayo_lateral