domingo 14, julio, 2024, Eduardo Castex, La Pampa

El salario real tuvo una contracción del 1,6% en enero y complica el consumo y la actividad

El salario real continuó en caída en el arranque de 2023, tal lo esperado frente a una inflación que sorprendió con un 6% mensual en enero. Como en febrero no aflojó, y para marzo se espera un piso de 7%, vale esperar una continuidad, lo que afecta las posibilidades de repunte del consumo y, por ende, de una actividad económica que terminó el 2022 en baja generalizada, pero con especial énfasis en el gasto de los hogares en el último trimestre del año. 





La contracción real de los salarios registrados en enero fue de 1,6%, según los datos del Indec publicados en el Índice de Salarios.

En el último año, además, acumularon una contracción de 3%, que se montó sobre una seguidilla de cinco años en baja. Esa racha negativa se inició en 2018, con la debacle cambiaria que signó a los últimos dos años de Cambiemos en el gobierno.

Desde Ecolatina remarcaron al respecto: «Los salarios reales, tanto formales como informales, vienen de hilvanar cinco años de caída consecutiva y se encuentran en niveles muy por debajo de aquel entonces (por caso, la caída acumulada es de un 22% con respecto a diciembre 2017). Los elevados niveles de inflación dificultan una recuperación sostenida de las remuneraciones».

En términos nominales, los salarios registrados, tanto públicos como privados, subieron un 4,3% durante enero y un 96,4% en el último año, en ambos casos bien por debajo de una inflación que ubicó en el 6% durante el primer mes del año y en un 102,5% en la medición interanual.

Los salarios no registrados fueron muy por debajo, pero no hay datos actualizados ya que el Indec publica sus números a partir de una EPH que opera con rezago.

 

Comentarios

Comentarios