miércoles 24, julio, 2024, Eduardo Castex, La Pampa

Un fotógrafo argentino entre los mejores retratistas de la Vía Láctea

Son pocas las fotografías de la Vía Láctea que compiten en concursos internacionales de imágenes estelares tomadas desde suelo argentino; sin embargo el registro estético de estos cielos está por segundo año consecutivo entre los mejores de todo el mundo, de la mano de Gonzalo Santile, argentino aficionado a la práctica de la astrofotografía que ganó un espacio en el ”Milky Way Photographer of the year”, este año con las estrellas de Cafayate, en Salta, el anterior con las de Vinchina, en La Rioja.





La foto de las estrellas tomada desde La Pirámide, un extraño accidente geográfico riojano, “es espectacular y única, creo que nadie había fotografiado antes la Vía Láctea en ese lugar, lo mismo que Cafayate, un cielo del que jamás habíamos visto imágenes, además de que la calidad técnica y la composición son impecables”, explica el español Dan Zafra, responsable de Captura el Atlas, https://capturetheatlas.com/, sitio que desde hace seis años lleva a cabo el singular certamen.

“A diferencia de lo que ocurre con los cielos del desierto chileno de Atacama por ejemplo, de Argentina no hemos visto muchos trabajos en astrofotografía sobre la Vía Láctea», señala Zafra.

«aunque creo que reconocimientos como los que ha recibido Gonzalo hacen que eso pueda cambiar. Argentina tiene zonas muy vastas, particulares en su hermosura y poco exploradas en estos términos, como Catamarca y Jujuy en el noroeste”, dijo.

Más allá de las cuestiones técnicas que hacen que una foto pueda pasar los primeros filtros, “estrellas en foco y buena presencia” de la Vía Láctea dice Zafra sobre algo que parece una obviedad pero que no es tan fácil de lograr sin el equipo técnico ni la pericia necesarias.

«Está lo que hace única a cada imagen: la originalidad de la composición -como los árboles de Socotra o los pináculos de tierra en la misma foto de Santile, que dialogan con el cielo, sin perder nunca de vista la peculiaridad de la localización, habiendo hoy día millones de fotografías valoramos muchísimo sitios inéditos para la astrofotografía”, afirmó.

El caso del argentino Santile es tan peculiar como los sitios adonde hace llegar la astrofotografía por primera vez.

Licenciado en administración de empresas, nacido en 1973 en el barrio porteño de Villa Urquiza, hace más de 20 años que trabaja en la misma fábrica de envases para alimentos y no estaba en sus planes convertirse en una referencia a la hora de fotografiar galaxias y fenómenos celestes.

Empezó así: viendo tutoriales por internet y mandando las imágenes a foros especializados a ver qué opinaban, aprendiendo de otros profesionales, a los siete meses ya se apuntó a los primeros concursos: “La astrofotografía es un cable a tierra emocional tremendo, adrenalina pura”, asegura.

En 2022 ganó el segundo premio en el concurso abierto del Mundial de Fotografía de Sony, con una foto elegida entre 170.000. El Atlas muestra los trabajos de los mejores fotógrafos del planeta.

Comentarios

Comentarios