martes 18, junio, 2024, Eduardo Castex, La Pampa

Victorica: Cometió dos robos y fue condenado a prisión efectiva

Primero ingresó a los vestuarios del club Cochicó en Victorica para sustraerle un celular y dinero a un futbolista que estaba entrenando y, al otro día a la noche, se llevó alrededor de 25.000 pesos de una billetera que estaba adentro de un auto.





Por esos dos hechos, el juez de control de esa localidad, Carlos Espínola, condenó a Claudio Andrés Alcorta a diez meses de prisión de cumplimiento efectivo, por ser autor del delito de hurto simple en dos ocasiones y en concurso real y, además, le mantuvo la condición de reincidente. Además el magistrado dispuso la devolución del teléfono y del dinero a los damnificados

El fallo fue dictado como consecuencia de un acuerdo de juicio abreviado presentado, en forma conjunta, por el fiscal Enzo Paolo Rangone, la defensora oficial María Soledad Trímboli y el propio imputado, un hombre de 40 años en situación de calle y con instrucción universitaria incompleta.

A principios del mes pasado, el miércoles 2, Alcorta ingresó a la noche a los vestuarios de Cochicó –que estaban sin llave– y sustrajo de la mochila de un futbolista menor de edad un celular y 2.000 pesos. Durante un allanamiento al domicilio de una hermana, el aparato fue hallado «dentro de un trapo blanco, junto con 3.800 pesos, que se encontraban escondidos dentro de una pila de ladrillos ubicada en el patio», detalló Espínola.

Previamente, la policía había observado, a través de una ventana, cómo el acusado manipulaba los ladrillos.

«Haber hallado en poder del imputado, y de entre una pila de ladrillos el celular cuya sustracción se había denunciado dos días antes, junto al reconocimiento realizado por él me persuadieron de que efectivamente el celular y los 2.000 pesos de dinero, los sustrajo aprovechando que los vestuarios del club Cochicó se encontraban sin llave, y no como expresara en su indagatoria, que lo encontró tirado en la calle», señaló Espínola.

«Esa afirmación, efectuada como defensa material, no pudo ser corroborada ni tampoco se condijo con el hecho de proceder a ocultar en una pila de ladrillos un teléfono supuestamente encontrado en la vía pública», acotó.

A su vez, a la noche siguiente, Alcorta sustrajo de adentro de un Chevrolet Aveo, que estaba estacionado junto a un carrito de comidas, una suma cercana a los 25.000 pesos.

«La circunstancia de haber concurrido el imputado el jueves 3 al carrito a comprar un súper pancho, considero que fue el momento utilizado por Alcorta para proceder a sustraer sin ejercer violencia el dinero que se encontraba dentro del vehículo (…) El hecho de encontrar debajo de la pila de ladrillos el importe de 24.000 pesos, además del reconocimiento efectuado por él, junto a la evidencia precedentemente mencionada, me persuadieron de que efectivamente el delito de hurto fue debidamente probado».

Alcorta había sido condenado por última vez, en otro abreviado, el 11 de abril de 2021. En esa ocasión, el juez de control santarroseño, Carlos Chapalcaz, le impuso una pena de un año y tres meses de prisión de cumplimiento efectivo por dos hurtos agravados por escalamiento.

En los juicios abreviados, los jueces y juezas no pueden imponer sanciones más severas que las requeridas por el Ministerio Público Fiscal, ya que así está previsto en el artículo 369 del Código Procesal Penal de La Pampa.

Comentarios

Comentarios