sábado 22, junio, 2024, Eduardo Castex, La Pampa

Frigoríficos en crisis: En La Pampa ya habría despidos y temen cierre de plantas de faena

El sector frigorífico de La Pampa, al igual que el del resto del país, ingresó en zona de inestabilidad, producto de la pérdida del poder adquisitivo en el mercado interno y la pérdida de competitividad en el frente externo, donde Brasil se impone con un mayor volumen a mejor precio. En La Pampa se encendieron las alarmas por la posibilidad de despidos y cierres de plantas frigoríficas.





“El mercado interno se cayó a pedazos por el menor poder adquisitivo. Y la exportación, los mercados principales, como China, están con valores deprimidos. El principal factor es la gran cantidad de volumen a precios más interesantes del mercado brasileño”, explicaron.

“A esto se suma, la pérdida de competitividad de la carne argentina producto de la sobre valuación del peso. La oferta de hacienda está cayéndose debido a las ventajas industriales pecuarias logísticas, y demás, que cuentan otros mercados”, explicaron fuentes del sector a cronistas del diario La Arena.

FUENTES LABORALES

Ayer corrieron versiones contrapuestas. Por un lado, se escucharon rumores del posible cierre de una planta, de una empresa que cuenta con dos frigoríficos en el norte pampeano.

En este caso, los comentarios resultaban más que preocupantes, pues hay 160 trabajadores en riesgo.

Otra fuente consultada, sostuvo que solo se despidió personal jornalizado. E indicaron que en el mes de junio no están previstos despidos masivos, sino que se abocarán a reestructurar el giro comercial.

Aunque la misma fuente alertó sobre un problema que está teniendo otra firma, la cual faena cortes Kosher, los cuales está obligada a producir por contrato, lo cual, en la coyuntura actual, le está provocando una pérdida de 400 mil dólares semanales. En este caso culpan a la situación cambiaria, pues sostiene que el dólar para exportar está barato, mientras que el precio del ganado se encareció.

PREOCUPACIÓN

El intendente de Arata, Henso Jorge Sosa, no ocultó su preocupación por el despido de trabajadores aratenses de una planta frigorífica en la localidad de Trenel.

“Estamos muy preocupados porque el Frigorífico despidió gente, y nos genera mucha incertidumbre porque ahí trabaja gente de Arata, de La Maruja, de todas las localidades de la ruta provincial 4”, expresó Sosa en una comunicación telefónica con Radio DON de Eduardo Castex.

“Nosotros diariamente llevamos 45 personas trabajando ahí, que los llevamos y los traemos en una combi nuestra, y lo mismo hace La Maruja con menos trabajadores”, explicó el jefe comunal norteño. “Algunos jóvenes nos comentaron que se quedaron sin trabajo porque hubo un achicamiento momentáneo de la empresa”, ratificó Sosa.

El entrevistado también se refirió a la incertidumbre que genera la reactivación de la planta frigorífica de Arata, que la iba a poner en funcionamiento la firma Patagonia Meat. “Ayer enviaron la autorización de Senasa para que Patagonia Meat pueda comenzar a funcionar y ya se hicieron todas las inspecciones de todos los organismos competentes”, relató. Pero, reconoció: “me preocupa mucho el contexto y veremos si ponen en funcionamiento la planta en este momento”.

ATRASO CAMBIARIO

Hace un mes, un artículo del diario Perfil alertó que industria frigorífica enfrentaba problemas en el mercado interno por la caída del consumo de carne vacuna y la exportación debido a lo que consideran un atraso cambiario en un mercado que también paga menos en dólares con respecto a dos años atrás. “Esta situación está generando suspensiones y hasta se habla de empresas exportadoras que podrían entrar en convocatoria de acreedores”, decía.

“La actividad este año va a caer 10% en faena de bovinos, es 1,5 millón menos en cantidad de animales”, le dijo a Perfil el vicepresidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales de Argentina (FIFRA), Daniel Urcía.

“Hoy tenemos frigoríficos con hasta 30% de caída y, por eso, la participación de los costos por kilo de carne se disparan. Además, no podemos cargar el precio a la venta porque el consumidor no lo puede pagar”, agregó. Según el empresario, el aumento de costos tiene que repartirse en el precio de la hacienda, condicionado por el consumo, “o achicando costos dentro de la fábrica, donde no se puede dejar de pagar la energía, gas y combustible”.

Ya en ese momento se advirtió que las empresas del sector comenzaron a reducir y suprimir las horas extras, así como dejar de contratar de personal tercerizado. “No me consta que haya despidos, pero algún frigorífico que tenía dos o tres turnos y personal tercerizado, hoy no lo está haciendo. No tengo conocimiento de suspensiones en planta permanente”, afirmaba Urcía hace un mes.

Comentarios

Comentarios