miércoles 17, julio, 2024, Eduardo Castex, La Pampa

Femicidio en Monte Nievas: El hijo de la víctima apuntó al intendente Wilberger

El hijo de la asesinada Raquel Amaya, Sergio Melín, realizó duros cuestionamientos al intendente de Monte Nievas, Germán Wilberger (Juntos por el Cambio), y lo calificó de «cobarde» porque «se escondió en la intendencia cuando fuimos a hablar con él». «Mi madre se iba a quedar en Pico Truncado (Santa Cruz) con nosotros, pero pasó algo muy importante para que esto haya terminado así, porque el intendente (Germán Wilberger) le mandaba mensajes para que volviera, porque él le iba a hacer los trámites para que la casa (que compartía con el femicida Fabricio Borges) pase a nombre suyo y él abandoné la vivienda», relató en una entrevista con Radio DON 101.5 Mhz.





«El fue el causante de que mi madre volviera a Monte Nievas y esto va a surgir cuando periten los teléfonos donde encontrarán esos mensajes», agregó. «Cuando mi madre regresó nadie se hizo cargo y nadie le cumplió con lo prometido», se lamentó.

El asesinato de Raquel Amaya (53 años) se produjo el pasado viernes «entre las 6 y 7 horas» en una vivienda social ubicada en la zona noroeste de Monte Nievas, y después su ex pareja Fabricio Borges (48) intentó ocultar el cuerpo en dos ocasiones. Inicialmente trasladó el cuerpo a orilla de las vías entre Monte Nievas y Eduardo Castex y por la tarde lo recogió y lo llevó hasta una alcantarilla cercana a la ruta provincial 102, en la bajada del denominado «Camino a la Cruz». Ahí lo encontraron los investigadores. Borges confesó su autoría y argumentó una «disputa de vieja data» con la víctima.

El trabajador legislativo de Pico Truncado siguió de cerca la desaparición y búsqueda de su madre hasta que fue hallado el cadáver. Arribó el domingo para el velatorio, y en estas horas está regresando a su ciudad de residencia, donde se trasladó con el cuerpo de su madre y su hermanastro de 8 años.

«Cuando me avisaron lo primero que se me cruzó fue el peor escenario, porque estaba en conocimiento que la relación estaba rota con esta persona y que él no se quería ir de la casa», admitió. «Siento un dolor desgarrador porque una cosa es una muerte natural y otra cosa es una muerte en estas circunstancias», explicó.

«Muy agradecido».

Melín estuvo reunido -el domingo- con el fiscal Guillermo Komarofky en la Fiscalía de General. Destacó el trabajo de la policía de Eduardo Castex y Monte Nievas y de los funcionarios judiciales de General Pico. «Fueron muy eficaces en la investigación y desplegaron un operativo muy importante que permitió rápidamente el esclarecimiento cuando desafortunadamente encontraron el cuerpo de mi madre», dijo.

-¿Se constituirá como querellante en la causa judicial?

-Eso lo dejó en manos del fiscal (Guillermo Komarofky) porque tengo entendido que el caso está cerrado y solamente hay que esperar el juicio. Hoy no sería necesario ser querellante porque las pruebas son muy contundentes, pero igualmente veremos qué pasa en el transcurrir del tiempo.

Al sur.

El entrevistado indicó que ahora su hermanastro «se quedó sin madre y su padre es un asesino», y espera que la vivienda quede a su nombre para «cuando sea mayor de edad». El niño, hijo de Amaya y Borges, se irá a Pico Trucando, donde contará «con un equipo de profesionales para asistirlo», destacó.

«En Monte Nievas tengo tías y primos, pero no los puedo hacer responsables de quedarse a cargo del niño, y en Santa Cruz tiene tíos, primos y toda una familia. Ahora ya estamos haciendo todos los trámites legales y después partimos hacia el sur. Y también trasladaremos el cuerpo de mi madre, para que también la puedan despedir los familiares y amigos, y ya después descansará en paz con todo el cariño que se merece», dijo.

«Permitimos el velatorio acá porque fue mucha gente a despedirla y me hizo sentir que era una excelente persona y que era muy querida en el pueblo, y también agradezco todo el amor y cariño que le transmitieron a mi hermano», concluyó.

«Falta de empatía».

El secretario privado del concejal de Pico Truncado, Carlos Morán, cuestionó a las autoridades montenievenses. «Me duele que en un pueblo de 600 personas donde todos se conocen, (el intendente Germán Wilberger) no haya actuado adecuadamente», dijo.

«Los vecinos estaban en conocimiento y él conocía lo que estaba ocurriendo, porque él la llamaba a mi madre para que vuelva porque le iba a poner la casa a su nombre y lo iban a sacar a él de la vivienda. Mi hermano con 8 años iba al psicólogo, eso significa que algo estaba ocurriendo y debería ser un alerta para las autoridades», planteó.

El entrevistado recordó que Amaya viajó en diciembre a Pico Truncado, donde tenía pensado radicarse para no continuar con las disputas con el femicida Fabricio Borges por la titularidad de la vivienda social que compartían en la zona noroeste de Monte Nievas. Pasaron juntos las fiestas de fin de año y se quedó hasta principio de marzo. Visitó establecimientos educativos para inscribir a su hijo de 8 años en la ciudad sureña. Pero, entre los mensajes del intendente Wilberger y un contacto desde la Escuela de Monte Nievas la hicieron desistir, y regresar a la localidad pampeana.

«Desde la escuela (de Monte Nievas) la llamaron para decirle que si no regresaba iban a tener que hacer una comunicación oficial porque se podía considerar que había secuestrado a mi hermano», recordó.

Comentarios

Comentarios