Menu
Radio en vivo

| Eduardo Castex, La Pampa.

Bensusán ratificó la postura del PJ para las elecciones 2019 en La Pampa

  • Publicado en Audio

El ministro de Gobierno y Justicia de La Pampa, Daniel Pablo Bensusán, ratificó la postura del PJ pampeano para desdoblar las elecciones el año próximo en La Pampa. Las declaraciones fueron formuladas en Radio DON 101.5 Mhz, durante una visita a la localidad de Arata. El proyecto de desdoblamiento de las elecciones en La Pampa había quedado postergado en el debate público, después de la importante caída que tuvo la imagen del presidente de la Nación, Mauricio Macri, y la gestión macrista en todas las encuestas de opinión pública. Los tarifazos y posterior veto presidencial de la Ley Anti tarifazos, la solicitud de financiamiento al FMI y hasta los pedidos de indagatoria de funcionarios nacionales, hicieron mella en la sociedad argentina. ESCUCHE EL AUDIO.  

Leer más ...

El Club de los 40: ¿Hay vida en el PJ después de Verna? (*)

Que el lector no se entusiasme ni se indigne con la pregunta de inicio. Es solo retórica. Vamos a hablar sobre una categoría inasible, reiterada, relativa, líquida como es la renovación generacional, en el marco del PJ gobernante en La Pampa.

El analista político Hugo Haime, durante una charla, indicó al autor ante la posibilidad de la reelección en 2019 del gobernador Carlos Verna que "necesariamente siempre aparece un proceso de emergencia de nuevos dirigentes. En La Pampa se ve la persistencia de un equilibrio entre dirigentes de mucha experiencia y a los jóvenes les cuesta emerger, pero llegado el momento van a tener que ponerse los pantalones largos". La pregunta es cuándo será ese momento.

El Club de los 40

Actualmente se puede entender que la permanencia como actores centrales en el PJ, y la política provincial, del gobernador Verna y del presidente del PJ, Rubén Marín, figuras que se mantiene en lugares de preeminencia desde 1983, podría verse como la carencia o el freno a la renovación. Pero esto no ha sido así. Si bien la mayoría de los ministros está en los 60 años, tenemos que bajar la vista para observar en el organigrama la proliferación del Club de los 40, dirigentes y funcionarios que están en torno a esa edad, poco más o poco menos. Entre ellos hay dos ministros a los que se observa como potenciales candidatos en 2019 como Daniel Pablo Bensusán en Gobierno y Justicia y Fernanda Alonso en Desarrollo Social. Pero también encontramos de esa generación en segundas y terceras líneas, como secretarios, subsecretarios o directores, que podrían llegar a reemplazar a los actuales titulares de sus carteras. Algunos funcionarios del Ejecutivo se sienten identificados por esa cuestión generacional y se juntan informalmente cada tanto.
También los hay en la Legislatura, como Espartaco Marín por mencionar al más conocido, y en las intendencias: Tato González en Eduardo Castex, Ariel Rojas en Toay, Federico Ortiz en Miguel Riglos o Saúl Echeveste en Telén, son algunos de los que están en funciones a los que se les ve proyección provincial.
Por supuesto, el mencionar al Club de los 40 es solo a modo de ejemplo de una generación que va asomando, y que no desmerece el lugar que tiene otros de la edad intermedia con un poco más de años y con camino por delante, desde ministros como Martín Borthiry, legisladores como Sergio Ziliotto o Daniel Lovera o el vicegobernador Mariano Fernández, entre otros. Y mencionamos a los que tienen cargos ejecutivos y legislativos, pero también hay hacia abajo muchos que pertenecen a esta franja etaria.

Con la mirada en 2023

La posibilidad de una nueva reelección de Verna no va a impedir que muchos en 2019, de mantenerse el PJ en el gobierno, puedan subir la "escalera invisible" del poder. En ese sentido, como pasa con muchos, la mira a largo plazo está en 2023, cuando entonces se cierre el ciclo de los gobernadores de la camada política que comenzó en 1983. Lo cierto es que de ser nuevamente electo Verna el próximo año, empezará al día siguiente la disputa por la sucesión, aunque sea solapada, y esto suene apresurado e ilógico.
Frente a esta mirada algunos tiene una visión apocalíptica, sobre todo en la oposición. Vislumbran que sin un liderazgo fuerte, sin los "dueños de los votos", se desatará en el PJ una "guerra civil" para ver quién será el candidato y que quedará debilitado por no tener una figura convocante.
La otra mirada es más lógica: entiende que de mantenerse Verna hasta 2023 se irá conformando no un nuevo conductor con la influencia de su antecesor, porque ya no será tiempo de verticalismos y figuras fuertes, sino un equipo de aquellos dirigentes de la generación intermedia. "El peronismo nunca se suicida en La Pampa, a pesar de las más crueles internas. Y ya pasó dos muy bravas. Además, habrá muchos dirigentes que tienen sueños y expectativas, pero no hay tantos que tengan posibilidades para llegar a ser", indica uno de los consultados.
Y surge aquí un interrogante: ¿podrá dejar Verna, con su centralidad, un sucesor de llegar ese momento? Algunos afirman que será difícil, otros que podría dejar (como ha sido su estrategia) que todos echen a correr para ver quien llega más lejos y hay quienes sostienen que definirá con su dedo a quien continúe su gestión.
Lo que sí se estará lejos es de una renovación "a los golpes", como se pretendió en la interna de 2015 entre el jorgismo-kirchnerismo, que se presentó como "lo nuevo", frente al vernismo-marinismo, calificado como "lo viejo". Finalmente se impuso la línea "histórica" del PJ, encarnada en Verna. Y la renovación no llegó a la fuerza sino como un ciclo mesurado y a mediano plazo. Hay que considerar que ese ciclo jorgista igualmente dejó dirigentes que si bien no están en los principales lugares, se fueron sumando a esa nueva generación como el caso de Ariel Rauschenberger como diputado nacional.

No solo edad, sino ideas

Finalmente, algunos plantean que el recambio generacional no es solo una cuestión de edad, sino que también debe ser de ideas y sentidos para aggiornar al PJ a los nuevos tiempos. En algunos sentidos esta modernización ya comenzó a manifestarse, aunque persistan viejas prácticas. Se observa tanto en la agenda como en las metodologías políticas. En el Ejecutivo y sobre todo en la Legislatura se han abordado temas novedosos y urgentes que antes no eran considerados, como la cuestión del aborto. Son discusiones que van a llegar, o ya están presentes. También en lo metodológico con la incorporación forzosa de la comunicación digital a la campaña electoral luego de las PASO de 2017 para mejorar la llegada a la ciudadanía. Algunos comenzaron a entender que por sobre los prejuicios políticos y las miradas tradicionales, la política pampeana ingresó al siglo XXI y que se deben usar las herramientas tecnológicas que son parte de nuestra cotidianidad.
Haime, durante la charla con el autor, avisó: "Cuando hay un espacio vacío, alguien lo ocupa". El Club de los 40 está esperando que le hagan lugar.

(*) Por Norberto G. Asquini (periodista - investigador)

Leer más ...

Antes del invierno: el PJ del entusiasmo y la preocupación (*)

La tormenta económica pareció pasar, pero dejó sus consecuencias para el gobierno nacional, lo que entusiasma al PJ de cara a 2019. En ese escenario el invierno llegará a la política provincial: el político de los días del Mundial de fútbol y el económico del ajuste que prepara la Casa Rosada.

El nuevo entusiasmo peronista

Vamos primero a la cuestión política. La dirigencia peronista en La Pampa, como en otros puntos del país, mira con más tranquilidad 2019. La caída que marcan las encuestas en el nivel de aprobación de la gestión de Macri y de las expectativas fue observada en el PJ pampeano con cierto entusiasmo. Las declaraciones del presidente de la UCR provincial afirmando que el PJ "teme perder" la gobernación el próximo año fueron recibidas este domingo con cierta sorna por uno de los últimos consultados antes de cerrar esta columna. "¿En qué país vive este muchacho?", dijo. A los funcionarios justicialistas se los nota más distendidos luego de los turbulentos días que sacudieron a Cambiemos.
A nivel país los dirigentes del peronismo también comenzaron a entusiasmarse luego de quedar arrinconados por el macrismo, pero todavía es muy pronto para pensar en triunfos. Las últimas semanas de inflación y de disparada del dólar alentaron otra forma de percibir 2019. Todavía no alcanza para hacerle fuerza a Cambiemos, pero al menos hay más esperanzas.
Sin una figura convocante, el peronismo por ahora es un PJ troquelado, al decir de Diego Genoud. Todo indica que puede haber dos candidaturas: una del PJ federal y otra del kirchnerismo. "Alguna pasará a segunda vuelta y puede hacerle fuerza a Macri", indica un analista. La única dirigente que pareció ganar algo con el traspié de Macri, aunque fuera muy poco, fue CFK. Pero el techo sigue siendo bajo para ella. La ex presidenta afirma que no quiere ser candidata el año próximo, y ya hay algunos globos de ensayo desde su sector por las dudas.
Otros dirigentes desde los dos peronismos no K hacen sus propias cuentas. Están quienes quieren un candidato del PJ sin olor a kirchnerismo, y están quienes son proclives a sumar a todos, con un acuerdo que incluya a dirigentes K, pero sin Cristina. Suenan presidenciables de todos lados: Urtubey, Massa, Schiaretti… Y se suman otros posibles postulantes al listado. En momentos que pocos miden, cualquiera se anima, o se propone.
En La Pampa mientras tanto todo parece estar en calma, salvo cuando hay que apuntarle a Macri por sus desaciertos. La reelección de Carlos Verna y el desdoblamiento están en stand by, lo habíamos analizado. El mandatario habla permanentemente con sus pares de otras provincias sobre lo que está ocurriendo en el país, aunque esto no trascienda. Se espera que el Mundial "congele" un poco la política provincial, menos para los candidatos a gobernador de Cambiemos que juegan su propia pelea a ver quien llega y quien se queda en el camino.

El invierno económico

El otro invierno es el económico: el gobierno nacional ya anunció que habrá ajuste tras definir el camino hacia un acuerdo con el FMI y eso se derramará a las provincias para compartir los costos políticos de la decisión. En este tema, ya comienza a percibirse cierta preocupación en quienes manejan las cuentas pampeanas, si bien los recortes no impactarán tanto en La Pampa como sí lo harán otras variables económicas.
Se habla con el entorno vernista, y afirma uno de sus voceros: "No estamos tan preocupados por los fondos que nos pueden sacar, porque la verdad no llegan obras ni programas que fueron cortados. ¿Qué nos van a cortar, si ya lo hicieron con todo? La restricción de gastos ya la tenemos desde hace mucho. Los fondos que llegan son los automáticos por ley y los tienen que mandar sí o sí".
Otras provincias están más complicadas, apretadas con las deudas con Nación y con obras en marcha o prometidas. Los gobernadores que buscan su reelección saben que deben sostener su gestión como puedan.
Las consecuencias del ajuste no inquietan tanto como el impacto de la inflación y la escalada del dólar en el nivel de actividad. "Se va a resentir en La Pampa la economía local y habrá menos recaudación. Hay cuestiones indirectas como el aumento de tarifas que le pega al consumo. Vamos a ver cómo además impacta todo esto en el funcionamiento del Estado por los costos en aumento. También habrá un efecto arrastre en la masa salarial: ya se proyecta una inflación a mediados de año del 15%, y al aplicarse la cláusula gatillo a los sueldos de la administración pública, se debe aplicar un aumento porque la pauta que se había acordado era del 10% para esa fecha. Eso será un gasto importante", explican sobre lo que puede venir.
La turbulencia económica complica el escenario político. Por ahora habrá que esperar el rumbo que toma el gobierno de Macri: si no puede frenar las malas noticias y la debacle económica se profundiza o si vuelve a repuntar a pesar de las dificultades que se suman.

(*) Por Norberto Asquini (periodista - investigador)

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
asdasdasdasdasd