Menu
Radio en vivo

| Eduardo Castex, La Pampa.

Otro diputado de La Pampa anticipó que votará a favor de la despenalización del aborto

“Porque estoy a favor de proteger las dos vidas, voto a favor de la despenalización” del aborto, anunció el diputado nacional Daniel Kroneberger (UCR La Pampa). El legislador nacional del PJ pampeano, Sergio Ziliotto, también votorá por la despenalización, mientras que Martín Maquieyra (PRO) anunció que se pronunciará en contra de esta iniciativa. Aún no se conocen las posturas de los diputados nacionales del PJ, Melina Delú y Ariel Rauschenberger.

Kroneberger anunció que su postura “está basada en la importancia de proteger a las dos vidas y es por eso que voto a favor de la despenalización del aborto y brego por una educación sexual integral y que llegue a toda la población”. “Todas las personas deberían contar con información sobre diversos métodos anticonceptivos disponibles como así también la provisión de los mismos previstos en el PMO y en el Programa Nacional de Salud Sexual  y Procreación Responsable. Se debe garantizar la educación sexual y el acceso a los anticonceptivos inclusive en zonas rurales”, expresó.

“Este despenalizado o no, las mujeres que decidan hacerse un aborto lo harán. La diferencia es que en un caso se ve forzada a realizarlo en un centro clandestino donde el negocio es rentable cuantos más abortos se realicen y por lo tanto si va a recibir la palabra de alguien va a ser indudablemente la de reafirmar su decisión y puede morir en la práctica y en el otro se le brinda alternativas, contención y asesoramiento y no se pone en riesgo su vida”, planteó en el comunicado de prensa.

“La realidad impone y pide a gritos que esta situación sea regularizada. Es un problema de salud pública y el estado no puede ni debe estar ausente. Tampoco puede estar ausente el estado en el tema de la educación y la anticoncepción, el estado debe brindar las herramientas para que la sociedad día a día esté más preparada y así evitar que se llegue a la práctica del aborto que es una práctica obviamente no deseada por nadie. Pero, hasta que ello suceda no podemos dejar morir a las mujeres que se ven obligadas a una absoluta clandestinidad, no podemos esconder las cosas como si no sucedieran porque suceden. La realidad es evidente y debemos ocuparnos y legislar”, agregó el ex intendente de Colonia Barón.

“Tal y como están las cosas en la actualidad pareciera que las leyes obligarían a las mujeres a proseguir con un embarazo contra su voluntad. Que el estado a una mujer que no desea continuar con el embarazo le indica que así debe hacerlo y entonces ella prosigue y da a luz a su hijo.  Todos sabemos que esto no es así. Sabemos que el estado no puede obligar a nadie a ser madre. Sabemos que las mujeres se practican abortos y también sabemos que algunas mujeres con capacidad económica al otro día siguen con sus vidas y otras pierden su vida.  Es por eso que considero que debemos despenalizar el aborto para intentar vivir en una sociedad más equitativa y menos hipócrita”, concluyó Kroneberger.

Leer más ...

Maquieyra y Kroneberger apoyaron los tarifazos energético

Los diputados nacionales Martín Maquieyra (PRO) y Daniel Kroneberger (UCR) defendieron el tarifazo de la administración macrista, mientras que los peronistas Sergio Ziliotto, Melina Delú y Ariel Rauschenberger votaron alineados con la mayoría que aprobó el proyecto para limitar el aumento de tarifas de los servicios públicos y logró la media sanción para que este proyecto ahora pase al Senado de la Nación.

La Cámara de Diputados de la Nación aprobó –el miércoles- el proyecto para limitar el aumento de tarifas de los servicios públicos propuesto por partidos de la oposición. La iniciativa recibió 133 votos afirmativos, 94 negativos y 3 abstenciones.

Maquieyra y Kroneberger votaron a favor de los tarifazos energéticos. La actitud era previsible teniendo en cuenta que ambos legisladores faltaron -el 18 de abril- al Congreso cuando se frustró la sesión porque el macrismo no dio quórum para intentar tratar esta problemática. Así anticiparon que apoyaban el aumento del precio de los servicios públicos.

La iniciativa de la oposición busca indexar la suba de tarifas al mismo nivel que la movilidad de los salarios y también plantea que las empresas devuelvan lo que cobraron por encima de ese índice. Además intenta bajar el IVA a servicios públicos de pymes y crear una tarifa social.

Leer más ...

El “oficio mudo” del legislador pampeano de Cambiemos

A pesar de ser un año electoral, el anterior fue casi tan intenso en el recinto como 2016. Emilio Monzó fue el que más palabras expresó, y por segundo año consecutivo el segundo que más habló fue un representante de la izquierda. El informe del sitio Parlamentario ubicó al legislador pampeano Daniel Kroneberger (UCR – Cambiemos) entre los diputados que no pronunció ni una palabra en el recinto de la Cámara de Diputados de Nación. El peronista Sergio Ziliotto (puesto 76) fue el mejor posicionado entre los pampeanos; seguido por el justicialista –que finalizó el mandato el 10 de diciembre- Gustavo Fernández Mendía (114), el radical Francisco Torroba (157) y el macrista Martín Maquieyra (193).

Año electoral, no hubiera sorprendido que la actividad bajara de manera notoria en 2017, pero terminó no siendo así. El oficialismo se las arregló para mantener las puertas abiertas en los recintos de ambas cámaras, aunque siempre para realizar sesiones especiales. Una cuestión que ha motivado airadas críticas de parte de la oposición y una promesa del presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, para corregir esa situación este año. Se verá si eso sucede.
Un elemento muy utilizado para realizar sesiones sin riesgo para el oficialismo fue el recurso de las visitas del jefe de Gabinete para brindar los informes que constitucionalmente debe dar cada mes en una de las dos cámaras. Así, el año pasado fue cuatro veces a cada una y en Diputados sumó nada menos que 72.086 palabras. Más que cualquier diputado, incluso el presidente de la Cámara, que por obvias razones suele ser el que más palabras expresa.
Y 2017 no fue la excepción: Emilio Monzó pronunció 64.007 palabras y se constituyó nuevamente en el que más habló. Tiene sentido: es el encargado de dar la palabra, y eso suma. Lo hizo en más de 3.600 oportunidades a lo largo del año y en cada una de esas intervenciones suma cada vez un mínimo de ocho palabras.
A la importante actividad que tuvo a lo largo del año la Cámara baja hay que sumar la cantidad de sesiones extraordinarias que se realizaron: hubo cuatro reuniones, incluida la fallida del 14 de diciembre, y todas ellas muy extensas, al punto tal que sumaron 45 horas y 16 minutos. En consecuencia, no solo sumaron palabras a este informe, sino que hicieron participar de manera inédita a los nuevos diputados. Esto es, nunca como esta vez, desde que Parlamentario realiza estas mediciones para su Indice de Calidad Legislativa, los legisladores que asumieron tras el recambio tuvieron tanto protagonismo.
En definitiva, durante 2017 se expresaron 1.169.074 palabras, a corta distancia de las 1.557.287 pronunciadas en 2016, año récord desde 2007, cuando comenzamos a hacer estas mediciones. Y además, el pasado fue récord para un año impar, electoral.

LA IZQUIERDA VOLVIÓ A DAR LA NOTA

Igual que en 2016, un diputado de la izquierda fue el que más habló en el recinto, luego del presidente de la Cámara. Ese lugar privilegiado le correspondió el último año a Juan Carlos Giordano, que expresó 26.969 palabras, quien ya el año anterior había dado muestras de su locuacidad, al sumar 3.348 palabras en apenas dos sesiones, las que sumó tras reemplazar a Myriam Bregman por el sistema de rotación que acostumbra a realizar la izquierda.
El año anterior quien ocupó ese lugar había sido Néstor Pitrola, que este año solo estuvo hasta junio, cuando le dejó su banca a Nathalia González Seligra. Y ese medio año le alcanzó para sumar bastante: 7.390 palabras que lo ubicaron en el puesto 41° de la medición. Su reemplazo no le fue en zaga, pues en el medio año restante que estuvo en el recinto sumó 13.496 palabras y quedó entre los 20 que más hablaron.
Lo cierto es que la izquierda se caracteriza por su participación activa en todos los debates, en todos los temas. Así las cosas, si bien no tienen número suficiente para incidir de manera determinante en las votaciones, se hacen escuchar. Y vaya si lo hacen, pues a Giordano (2°), González Seligra (16°) y Pitrola (41°), hay que sumar a Soledad Sosa (27°), y sobre todo a los que se sumaron a partir del 10 de diciembre: Romina del Plá, tercera entre los diputados nuevos que más hablaron, y Nicolás Del Caño, quinto. Entre todos, sumaron la friolera de 73.459 palabras. Mucho.

EL PRESIDENTE DE LA CÁMARA

Como decíamos, suele suceder que el titular de cada cuerpo es el que más habla en el recinto. Una cosa habitual que solo se alteró -desde que realizamos estos informes- en 2010, cuando el entonces presidente del bloque oficialista, Agustín Rossi, habló más que Eduardo Fellner, que conducía entonces Diputados, y en 2014, oportunidad en la que Julián Domínguez quedó en segundo lugar, desplazado por el radical Mario Negri.
Monzó fue el año pasado el que más habló, con 64.007 palabras, menos que las 78.598 del año anterior, a pesar de que en 2017 fue reelecto al frente del Cuerpo y sumó entonces un discurso extenso de 1.928 palabras, en el que agradeció la confianza delegada.
Sumaron de ese modo otros diputados que también presidieron las reuniones, en ausencia de Monzó, comenzando por la ahora designada embajadora en Costa Rica, Patricia Giménez, que ocupó el 67° lugar, con 4.327 palabras; José Luis Gioja, 40° con 7.872 palabras, y Luis Petri, que ocupó una vicepresidencia a partir del 10 de diciembre y figuró 23°, con 10.102.
Hubo otros que circunstancialmente presidieron tramos de sesiones, y en particular Mirta Pastoriza, en su condición de legisladora de más edad a cargo de la sesión preparatoria de diciembre pasado en la que juraron los nuevos diputados. La santiagueña sumó 1.216 palabras en todo el año.

LOS DIEZ PRIMEROS

Completa el podio de los diputados que más hablaron durante el año el presidente del interbloque oficialista, Mario Negri, autor de 26.680 palabras. Como se ve, por apenas 300 palabras lo aventajó Giordano. Y lo cierto es que bien pudo haberlo superado largamente si tan solo hubiera dado un discurso de cierre cuando se trató la reforma previsional. Esa vez solo pronunció 46 palabras: “A diferencia de lo que normalmente hago, en esta oportunidad la responsabilidad me indica tomar otra decisión”. A continuación dijo: “En primer lugar, la oposición responsable no reparte fósforos donde se anda con nafta. En segundo término, le pido al señor presidente que proceda a la votación”.
El cuarto lugar fue para la presidente del bloque massista, Graciela Camaño, que pronunció 25.610 palabras, enmarcadas en el protagonismo especial que suele tener en la Cámara baja, donde su palabra es seguida con atención y respeto no solo por la oposición, sino también por el oficialismo.
Quinto quedó Axel Kicillof. El exministro había sido tercero el año anterior y, con 22.104 este año fue también el kirchnerista mejor ubicado. Un escalón detrás aparece el cordobés democristiano Juan Fernando Brügge (20.392) y séptimo el economista Marco Lavagna (18.587).
Octava figura la diputada del Peronismo para la Victoria Araceli Ferreyra, protagonista de varias polémicas en el recinto y autora de numerosas cuestiones de privilegio que sumaron para que ocupara ese lugar entre los diez primeros lugares.
Noveno aparece otro presidente de bloque, el ahora exdiputado Héctor Recalde, que condujo hasta el 10 de diciembre pasado el bloque Frente para la Victoria-PJ, mientras que cierra el “top ten” el salteño Pablo Kosiner, que desde el recambio legislativo preside el estratégico bloque Justicialista, por lo que sin duda el próximo año ascenderá varios puestos en esta tabla.
Quedó fuera de los diez primeros lugares Luciano Laspina, que había figurado séptimo el año anterior, y que pese a presidir la estratégica Comisión de Presupuesto y Hacienda no tuvo tanto protagonismo este 2017 y quedó 11°.

PRESIDENTES DE BLOQUES

Suelen ser los que más hablan, por corresponderles más tiempo para sus intervenciones. Entre los diez primeros, se ubicaron cuatro presidentes de bloque (uno de ellos solo a partir de diciembre). Victoria Donda Pérez se ubicó en el puesto 22°, en tanto que la socialista Alicia Ciciliani estuvo tres escalones detrás.
La puntana Ivana Bianchi quedó en el puesto 51°, tras suceder al frente del bloque Compromiso Federal a su comprovinciano Luis Lusquiños, que se ubicó 95°, habiendo pronunciado 2.879 en medio año, pues falleció en el mes de junio. El misionero Jorge Franco se ubicó en el puesto 38° y Oscar Romero, presidente del bloque Justicialista y hoy sin banca, quedó en el 112° lugar, con apenas 2.470 palabras. Leonardo Grosso, del Peronismo para la Victoria, figuró 77°.
Nicolás Massot, presidente del bloque Pro, se ubicó 119°, con 2.119 palabras, mejorando su performance de 2016, cuando apenas pronunció 553.
FIGURAS DESTACADAS
Diego Bossio suele tener protagonismo en los debates, sobre todo cuando se trata de temas económicos o previsionales, y 2017 no fue la excepción, pues se ubicó en el 13° puesto, con 15.852 palabras.
Margarita Stolbizer estuvo en campaña, aunque finalmente quedó fuera de ambas cámaras. En el recinto igual se hizo notar, pues se ubicó en el puesto 18°, con 11.054 palabras, dos escalones delante de Felipe Solá (10.670), que compitió por la gobernación bonaerense.
Con 8.104 palabras, Elisa Carrió se ubicó en el 39° lugar, mientras que su archienemigo Julio De Vido figuró 55°, con 5.139 palabras pronunciadas antes de que la Cámara votara su desafuero y un juez dispusiera su detención.
Diana Conti tuvo un último año legislativo con mucho menos protagonismo, no obstante lo cual expresó 4.606 palabras, en tanto que Facundo Moyano figuró 79° y Ricardo Alfonsín 99°.
Máximo Kirchner habló dos veces en el recinto el año pasado -lleva tres desde que es diputado-, ubicándose en el puesto 107°, con 2.548 palabras, mientras que Carlos Kunkel sumó 1.793 en su último año como legislador. La exsecretaria parlamentaria del bloque kirchnerista, María Teresa García, figuró 139°, en tanto que la expresidenta del bloque K Juliana Di Tullio, apenas pronunció 246 palabras en su último año como diputada.

MUDOS EN EL RECINTO

No fueron tantos, comparados con otros años, pero sí es una cifra apreciable la de diputados que no hablaron en todo el año. Sumaron 30, doce de los cuales corresponden al oficialismo. Así, en términos porcentuales, el 11,5% de la Cámara baja no participó en los debates durante el año. El año anterior ese porcentaje apenas había sido del 4,2%.
Por el oficialismo, no hablaron Samanta Acerenza, María Paula Lopardo, Soledad Martínez, José Luis Patiño, Carlos Roma, Gisela Scaglia y Marcelo Sorgente, todos del Pro, y los radicales Gabriela Albornoz, Daniel Kroneberger, Héctor Roquel, María de las Mercedes Semhan y Gustavo Valdés.
Por la oposición, estuvieron en “mute” todo el año Gustavo Arrieta, Dulce Granados, Rodrigo Rodríguez, Héctor Tentor, Ramón Tovares (FpV-PJ); Hermes Binner (PS); Graciela Caselles (bloquista); Verónica Couly, María Azucena Ehcosor, Sergio Massa (Frente Renovador), Ramón Domínguez (Compromiso Federal), Eduardo Fabiani (Juntos por Argentina), Sandro Guzmán (Frente Norte), José Alberto Herrera (Frente Cívico por Santiago), Oscar Macías (Justicialista),María Peñaloza Marianetti (Compromiso por San Juan), Silvia Risko (Frente de la Concordia) y Adrián San Martín (MPN).
De todos estos, obviamente el más conocido es el líder del Frente Renovador, que terminó su último año como diputado sin pronunciar una palabra. En rigor, Sergio Massa no se caracterizó por hablar durante sus cuatro años en la banca. En 2014 pronunció 1.311 palabras en dos sesiones en minoría; en 2015 no habló, y en 2016 solo dijo 791. En definitiva, durante sus cuatro años como diputado, solo tuvo cuatro intervenciones (en 2014 y 2916), en las que sumó 2.102 palabras.
De todos los que no hablaron el año pasado, veamos quiénes tampoco lo habían hecho en 2016: los oficialistas Héctor Roquel y María de las Mercedes Semhan; Dulce Granados, Eduardo Fabiani, Sandro Guzmán y Adrián San Martín. De estos, cumplieron tres años sin hablar Dulce Granados y Adrián San Martín, pero el caso más extremo fue Sandro Guzmán, con cuatro años sin pronunciar ni una palabra. Y como ya dejó de ser diputado, el exintendente de Escobar no tiene chance de revancha: cumplió todo su mandato como diputado sin expresar ni una palabra.
Hay casos especiales que no quedaron en cero por razones especiales. Como Carlos “Cuto” Moreno, el diputado kirchnerista que durante sus tres mandatos como diputado varias veces figuró en cero; en este 2017 solo pronunció 13, obviamente ninguna durante discursos. “Presidente de Vittal…”, fue una acotación que hizo en una sesión, y las restantes correspondieron a la siguiente frase: “Señor presidente: solicito que se dé lectura del artículo citado”.
El radical Julián Dindart, ahora exdiputado, no habló en 2016, y el año pasado evitó volver a quedar en cero con esta simple intervención: “Señor presidente: deseo aclarar que mi voto ha sido negativo”.
La kirchnerista Josefina González apenas pronunció 22 palabras, y fueron al jurar por un nuevo período en su banca: “¡Por los treinta mil compañeros desaparecidos, por mi familia, por mis compañeros, por mis viejos, por Nacho, Néstor y Cristina, sí, juro!”. Pero hay que hacer la salvedad de que la legisladora santafesina sufrió un gravísimo accidente automovilístico en el mes de junio, por lo que estuvo ausente buena parte del año.
El camporista Rodrigo Rodríguez no habló el año pasado, mientras que el anterior apenas había pronunciado 9 palabras para hacer constar un voto negativo. En el caso de la macrista Soledad Martínez, cumplió su último año como diputada sin decir nada, y durante todo su segundo mandato solo pronunció 547 palabras en 2016.

NUEVOS DIPUTADOS

Con sus sesiones extraordinarias cargadas de temas controvertidos este 2017 tuvo la particularidad de que durante las mismas los diputados nuevos tuvieran activa participación. Previsiblemente el que más habló fue el presidente del bloque del principal partido de oposición, Agustín Rossi, quien pronunció 11.765 palabras, que en la tabla general lo hubieran ubicado, con esas pocas sesiones, en el puesto 18°, por sobre Margarita Stolbizer. En segundo lugar entre los nuevos se ubicó alguien que ya fue diputado, Martín Lousteau, con 8.922 palabras. Y más allá del mencionado caso de Romina Del Pla -tercera entre los nuevos-, quien figura cuarto parece no irle en zaga a ninguno de los que hablan mucho: el socialista Luis Contigiani se ubicó cuarto, con 5.924 palabras.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
asdasdasdasdasd