Menu
Radio en vivo

| Eduardo Castex, La Pampa.

Para Fitch, la inflación será de 27,5% y la deuda llegará al 52% del PBI este año

La calificadora Fitch Ratings redujo este lunes la proyección de crecimiento de la economía argentina para este año desde el 2,6% hasta el 1,3%. Esta compresión a la mitad de las expectativas sobre el nivel de actividad económica estuvo acompañada de una estimación de la inflación de 27,5% para 2018 y de un incremento de la deuda pública muy por encima de las previsiones de Macri y Dujovne, ambas producto de la "abrupta depreciación del peso", que ayer llegó al 40% en el año.

"Fitch proyecta ahora una suba de la inflación en Argentina de 27,5% para todo 2018 con motivo del traslado a precio de la devaluación del peso, lo que perjudicará el salario real y la confianza, mientras que el ajuste fiscal y monetario pesará en el consumo y la inversión", indicó la calificadora de riesgo en un documento en inglés difundido hoy.
"Hemos reducido el pronóstico de expansión del PBI a 1,3% dando continuidad a un patrón de crecimiento débil y volátil", sostuvo el informe publicado en Londres. Pese a estas proyecciones menos optimistas que las previas, la calificadora de deuda decidió sostener la calificación actual y su perspectiva: el pasado 4 de mayo Fitch la había bajado de perspectiva positiva a estable, publicó el sitio LPO.
"El acuerdo del país con el Fondo mitiga el riesgo financiero local luego del daño en la confianza por parte de los mercados, lo que respalda la calificación 'B' y de panorama 'estable' de Argentina", resaltó la agencia.
No obstante, "las perspectivas futuras de calificación dependen de la aplicación de medidas que restablezcan la credibilidad y reduzcan las vulnerabilidades macroeconómicas, que enfrentan una incertidumbre considerable".
De hecho, desde que el Dujovne y Sturzenegger anunciaron el pasado jueves el préstamo del FMI y los lineamientos generales de la política macroeconómica, el riesgo país tuvo una leve baja el viernes que fue nuevamente superada este lunes, ya que hoy subió 2,31% acompañando el alza del dólar hasta ubicarse en 487 puntos básicos.
"El acuerdo con el FMI debería apoyar a Argentina en su estatus crediticio de 'B/Estable' en momentos de mayor dificultad para contener los riesgos de financiamiento; el desembolso inicial de 15.000 millones de dólares ayudará a la necesidad de tomar crédito en 2018-2019, con la disponibilidad de acceder al resto como referencia precautoria", analizó Fitch.
De acuerdo al estudio de la agencia calificadora de riesgo soberano, los impuestos ya son elevados y el 60% del gasto primario es rígido por corresponder a beneficios sociales que se ajustan con "una nueva fórmula referenciada a la inflación pasada más elevada". Por esto, y anticipando resistencia a los ajustes "políticamente sensibles", ve difícil que el Gobierno pueda avanzar con el programa fiscal que se fijó en su carta de intención al FMI para la solicitud del crédito Stand-by.
"Acelerar la consolidación fiscal probablemente sea la medida más dificultosa. Fitch espera que se alcance en 2018 un déficit de 2,7% del PBI a partir de nuevos recortes en el gasto, la animada recaudación de principios de año y la inflación por encima de lo esperado (que hace que los ingresos crezcan más rápido que las erogaciones). Pero alcanzar las subsiguientes metas de 1,3% en 2019, 0% en 2020 y superávit de 0,5% en 2021 será mucho más arduo", consideró la calificadora de deuda.
Cómo sigue la deuda
Mientras que el Gobierno espera que la relación deuda sobre PBI vaya a la baja a partir del año próximo, Fitch tiene sus dudas y espera que este año se eleva prácticamente al doble de las proyecciones oficiales.
En efecto, según el cuadro de sostenibilidad de la deuda pública presentado por el ministro Dujovne en el anuncio del acuerdo del FMI señala que en 2018 la deuda pública con el sector privado y organismos internacionales ascienda al 35,2% del PBI y promedio el 34,8% los próximos dos años para comenzar un sendero descendente de cerca de un punto del PBI hasta 2023. De esta forma, los intereses de deuda en 2018 y 2019 se ubicarían en 2,4% del PBI y luego bajarían gradualmente una décima por año hasta llegar al 2% en 2023.
Por el contrario, para la agencia calificadora "la dinámica de la deuda es elevadamente sensible a variables macroeconómicas inciertas. La abrupta deprecación del peso ha revelado una trayectoria de la deuda más empinada, que anteriormente estaba enmascarada en la medida en que la depreciación iba por detrás de la inflación".
"Fitch proyecta que la deuda del Gobierno nacional sobrepase el 70% del PBI en 2018. La cifra es menor, 52% del PBI, cuando se la netea de deuda fácilmente refinanciable en manos del Banco Central (Lebacs), pero solamente se ubica ligeramente por debajo de la mediana [de la categoría] ‘B' de alrededor del 60%. Los intereses contra ingresos se ubican por encima de la mediana en 11%".
"La acumulación de deuda ha excedido ampliamente los déficits fiscales reportados en los últimos años, lo que sugiere que cuestiones contables pueden estar subestimado las necesidades de financiamiento y, por ende, los efuerzos necesarios para la estabilización de la deuda. Por ejemplo, el endeudamiento neto del Gobierno del año pasado de 55.000 millones de dólares excedió el déficit de 34.000 millones de dólares, lo que probablemente refleje la inclusión de algunos ítems no devengados como ingresos y cancelaciones de obligaciones bajo la línea", concluyó el documento.

Leer más ...

Prevén una suba de 10% en combustibles a partir de julio

Desde la Federación de Expendedores de Combustibles del Centro de la República (FECAC) estimaron que a partir de julio habrá un incremento de 10% en los combustibles.

Según dijo Gabriel Bornoroni, prosecretario de la entidad cordobesa, el acuerdo por congelamiento de precios entre el Gobierno y las petroleras está firme. "Es imposible que se rompa. Si lo rompen, el Gobierno tranquilamente podría volver a regular los combustibles y se acabó todo. Van a respetarlo y el 5 de julio habrá un aumento gradual, de alrededor de 10%. No será un incremento importante automático", dijo el dirigente empresario en diálogo con ámbito.com.
Los analistas del mercado miran azorados las planillas de Excel. Desde la firma del acuerdo por el congelamiento de precios del 8 de mayo pasado, el dólar trepó 15%, el barril de crudo tipo Brent creció 8% al superar la barrera de los u$s 80 -hoy está en u$s 79,81- y bioetanol se encareció 8,4% promedio. Las tres variables que fijan el costo de las naftas y el gasoil minoristas se dispararon y el atraso ya roza el 40%. Según los cálculos de las estaciones, el litro de Súper en una YPF de la ciudad de Buenos Aires ya debería cotizar por arriba de $ 35.
Un informe de la consultora Economic Trends, de Gastón Utrera, elaborado para FECAC pronosticó otro escenario para fin de año. "El precio de la nafta premium, cuyo valor teórico se mueve al ritmo del precio internacional del petróleo y de la cotización del dólar, y cuyos impuestos internos (Combustibles Líquidos y Dióxido de Carbono), desde marzo de 2018, se mueven al ritmo de la inflación de cada trimestre, podría superar los $ 49 por litro en diciembre de 2018, si el petróleo alcanzara el valor actual de los contratos a futuro de petróleo Brent del New York Mercantile Exchange, y si el tipo de cambio subiera un 10% sobre los valores actuales. Implicaría un incremento del 75% en comparación con el precio promedio de diciembre de 2017 en Córdoba", estimaron.

En tanto, a menos de un mes de la venta del negocio de refinación y comercialización de combustibles de Shell en la Argentina a la brasileña Raízen, la petrolera subió 8,5% el precio mayoristas de las gasolinas.
Según pudo saber este medio, la compañía picó en punta y modificó sus tarifas para los grandes compradores desde este miércoles a última hora. En rigor, eliminó los descuentos y beneficios escalonados que poseían esos clientes por comprar en cantidades y estableció un importe único. "Esto no significa una traducción posterior al precio del surtidor, son mercados diferentes. Con el mayorista se abastece a las actividades agropecuarias, algunas industrias y al transporte de pasajeros", aclararon fuentes del sector.
Hasta julio sigue vigente el congelamiento de precios minoristas sellado entre el ministro de Energía, Juan José Aranguren, y las principales petroleras del país. YPF, Pan American Energy y Shell aceptaron a principios de mes postergar los aumentos previstos para mayo y junio a cambio de poder compensar los costos en el segundo semestre del año. La propuesta de Aranguren buscó "amortiguar los efectos de los aumentos" del precio internacional del crudo y las variaciones del dólar y "contribuir a la estabilización de los precios de la economía" local. 
Sin embargo, en el sector ponen en duda la fuerza del pacto y desconfían del cumplimiento a rajatabla de la desconocida letra chica del acuerdo. La suba de precios mayoristas de Shell demuestra el estado en que se encuentra la medida ultra intervencionista del ministro. Advierten que algunas petroleras no quieren desprenderse de sus productos hasta que no haya ajustes de tarifas y retacean la provisión. 
En marzo pasado el valor de venta a granel se incrementó 4,5% promedio, un porcentaje que a los pocos días se trasladó directamente a las estaciones de servicio. Por ahora, trascendió que YPF no prevé seguir los pasos de Shell. La decisión de los anglo-holando- brasileños tomó por sorpresa a la firma de mayoría estatal, que controla el 60% del mercado. Al mismo tiempo, se conoció que otras marcas comenzaron a aplicar cupos a la entrega.
Si bien la suba del precio mayorista no se trasladará de inmediato a los surtidores, hay temor que llegue al resto de la economía doméstica e impacte fuertemente en los costos de algunas actividades productivas del país, como el trabajo en el campo, las fábricas pymes y la logística y distribución de mercaderías. A esta situación de olla a presión se le suman quejas de algunos dueños de estaciones del interior -como en Jujuy- que comenzaron a denunciar desabastecimiento de gasoil y rechazan los límites a la demanda.

Leer más ...

La inflación de abril fue del 2,7% y en el primer cuatrimestre alcanzó 9,6%

El índice de precios al consumidor a nivel nacional registró un aumento de 2,7% en abril, según informó el INDEC. La suba estuvo impulsada por el incremento de las tarifas públicas, el transporte y los alimentos. En tanto, la inflación núcleo se incrementó 2,1%

Con estas cifras, en el primer cuatrimestre del año la inflación minorista fue de 9,6% y quedó solo a 5,4 puntos de la meta anual de 15% que fijó el equipo económico en diciembre pasado. En tanto la variación interanual se ubica en el 25,5%.
La medición oficial es menor a las de las consultoras privadas y los gremios que marcaron subas para este mes cercanas al 3%. También quedó por debajo que la inflación de la Ciudad de Buenos Airesque marcó un aumento del 3%. 
El INDEC difundió también que los precios de los bienes subieron en abril 2,2%; mientras que los servicios avanzaron 3,7%.
Los precios regulados, como las tarifas de los servicios públicos, aumentaron 5,3% en abril; los de los productos de carácter estacional, como artículos de librería y prendas de vestir, avanzaron 0,9%; mientras que el "IPC Núcleo" -que comprende a alimentos de consumo masivo y otros productos de primera necesidad- se incrementó 2,1%.
La suba de la inflación durante abril estuvo impulsada mayormente por el aumento de las tarifas de los servicios públicos, con un incremento de 8% en el rubro vivienda, agua electricidad y otros.
Transporte también explicó parte de la suba al registrar los precios del rubro un incremento de 4% respecto al mes previo, mientras que los valores de alimentos y bebidas, con un avance de 1,2%, incidieron también. En este último segmento se anotaron alzas de 3,3% en el precio del pan; 6,5% en la harina; 2,2% en arroz blanco, y 2,5% en leche, entre otros.
La suba del 2,7% el IPC a nivel nacional estuvo en línea con el resultado por regiones, con excepción de Cuyo que presentó un incremento de 3,4%, impulsado por un aumento de 6,2% en los valores de los servicios educativos. 
El relevamiento de precios comprendido en el IPC Nacional abarca a 39 aglomerados urbanos de todas las provincias, entre las que se encuentran ciudades cabeceras como La Plata, Córdoba, Santa Rosa, Paraná, Santa Fe, San Salvador de Jujuy, Salta, San Miguel de Tucumán, San Fernando del Valle de Catamarca, La Rioja, Santiago del Estero, Corrientes, Posadas, Resistencia, Formosa, Gran Mendoza, San Juan, San Luis, Neuquén, Viedma, Rawson-Trelew, Río Gallegos y Ushuaia. 
También se recolecta información de Bahía Blanca, Zárate-Campana, Mar del Plata, Tandil, Río Cuarto, Villa María, Concordia, Rosario, Rafaela, San Ramón de la Nueva Orán, Presidencia Roque Sáenz Peña, San Rafael, San Carlos de Bariloche, Comodoro Rivadavia, Puerto Madryn y Río Grande.
En la víspera el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, reconoció que este año habrá "una mayor inflación y un menor crecimiento" de la economía a causa de la fuerte suba que registró el dólar en las últimas semanas.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
asdasdasdasdasd